Los judíos y el Papa

Los judíos españoles deberían animar a los católicos a que el Papa  se disculpe por el papel de la iglesia en el holocausto.

Como  descendiente de veinte generaciones de judíos polacos, por mi rama materna,  exterminados en la Shoá, me identifico con los judíos como pueblo, que han “gozado” de la persecución de los nazis,  aunque no sea practicante de la religión judía.

He leído  disgustada,  unas declaraciones del vicepresidente de  la Comunidad Judía de Madrid, David Hatchwell, que con el título: “Los judíos españoles animan a los católicos a ignorar a  la ultra izquierda”, en donde critica a la ultra izquierda por intentar deslegitimar a la Iglesia y a los Católicos.   Según nos dice,  a nivel práctico la comunidad judía estará presente en la JMJ  a través se la Fundación Madrid Vivo,  pues entiende que los judíos  “somos sin duda alguna parte del mismo tronco ¿y?comparten valores espirituales y morales con los Cristianos”.

Pero como nos explica  Daniel Jonah Goldhagen en su libro “La iglesia católica y el Holocausto, una deuda pendiente “

“…El cristianismo es una religión que, a lo largo de la historia, consagró en su seno y expandió por todos los dominios un odio descomunal hacia un grupo de personas :los judíos .Los difamó ,considerándolos asesinos de Cristo, hijos del demonio, …este odio hizo que los cristianos, durante dos milenios, cometieran muchos y graves crímenes contra los judíos y que les causaran  otros sufrimientos, entre ellos  la ejecución en masa. El Holocausto es el asesinato  masivo  más conocido y en el que más judíos perecieron… El antisemitismo condujo al Holocausto y  ha sido un componente esencial de la  Iglesia católica…  Pio XII   no ayudó a los judíos, como se demuestra en muchos estudios,   aunque  sus defensores pretenden exonerarle de su antisemitismo…

Pero si nos ponemos en el presente, encontramos  que el actual Papa alemán, Benedicto XVI, con su pasado nazi,  no suscita  tampoco muchas simpatías entre algunas  comunidades judías,  por ejemplo de  Israel, que en su pasada visita a dicho país, le criticaba su falta de sensibilidad frente al antisemitismo  en la actualidad.

Se hace muchas ilusiones el Sr. David Hatchwell , si cree que los católicos van a cambiar  en el fondo su antisemitismo  respecto a los judíos,  pues no tiene más que ver que el galardón creado (por la democracia cristiana) en el año 2007  “sello patrimonio europeo”, con participación de la UE, un tema que ya he explicado en otros artículos , como el titulado “Rojos y judíos, juntos de nuevo”,  de los 86 lugares elegidos entre los 27 países de la UE y Suiza, no aparece ninguno dedicado a la cultura y religión judía, como podía ser sinagogas, cementerios, etc.,   y el 90%  tienen relación con  la religión cristiana (protestante y católica) dejando al margen cualquier otra representatividad de la “identidad europea” como pudiera ser la judía ó la laica.

A esto no lo llamaría yo  “compartir valores espirituales y morales con los cristianos” como nos dice el Sr. Hatchwell, pues claramente ellos, los cristianos europeos no tienen el mínimo interés en hacerlo, si nos  fijamos en este galardón.

Por otro lado,  en la Fundación  Madrid vivo, con la que participa la Comunidad judía de Madrid, vemos que entre sus patronos (Fundación Ramón Areces, Fundación Botin, FCC, Caja Madrid, etc.) están  algunos de los que son protectores de la Real Academia de la Historia, y su diccionario biográfico español, que ha sido muy cuestionado, por  dar una versión  de la historia en muchos casos fascista, como es el caso de la biografía de Franco, ó la de Escrivá de Balaguer, creador del Opus Dei, secta católica muy cercana al Vaticano, y que participa muy activamente en la Jornada Mundial de la Juventud , a través del párroco de la Iglesia del Espíritu Santo, situada en el campus del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Javier Cremades, coincidiendo casualmente con Abogados  Cremades –Calvo Sotelo que también participa como  patrono de la JMJ.

No creo  que el Opus Dei, ni el Franquismo sean buenos compañeros de viaje de  los judíos, a los que se ocuparon en exterminar, sino por activa, si por pasiva, ó por ambas a la vez.

Creo que lo que la Comunidad judía de Madrid, debería solicitar al Papa es que se disculpara del papel de la Iglesia católica en el Holocausto judío, pues los que hemos tenido familiares judíos exterminados en la Shoá, ni olvidamos, ni perdonamos.

Más artículos de la autora

Victoria a la impunidad

Hasta hace muy poco,  una placa que estaba pegada al Instituto de Física – Química  en el Campus del CSIC, calle Serrano de Madrid,  decía  “A la Junta para ampliación de estudios e investigaciones científicas 1907-1938 Consejo superior de investigaciones científicas  -MCYLXXXYI”

Recientemente han sustituido esa placa por otra nueva en donde dice lo mismo, pero en vez de 1938 pone 1939.

Esto podría parecer,  que no tiene demasiada importancia, pero no es así y conseguir que se modificara ha supuesto mucho tiempo y esfuerzo de muchas personas, que paso a resumir a continuación:

La relación que ha tenido el Consejo Superior de Investigaciones Científicas con la Junta para Ampliación de Estudios, ha  basculado, desde   su aniquilación  y olvido  total   durante el franquismo,  a una reivindicación a partir  de 1986, fecha en la que se coloca esa placa, hasta llegar a la actualidad, en donde   a partir de la conmemoración del centenario de la JAE  en el año 2007, los actuales investigadores dicen sentirse más herederos de la JAE que del CSIC franquista. Recordaremos que la JAE fue hija de la ILE (Institución Libre de Enseñanza ) y que alumbró a su vez a la Residencia  de Estudiantes , al Centro de Estudios Históricos, el Instituto Nacional de Ciencias Físicas y Naturales, ó el Instituto Escuela.

Por otro lado , en febrero del 2010 , un grupo de personas relacionadas con familias de la Institución Libre de Enseñanza y de la Junta Para  Ampliación de Estudios , nos unimos para solicitar , mediante una carta dirigida a los Ministros de Justicia y de Ciencia e Innovación ,  en donde  exponíamos(entre otras reivindicaciones ) que el decreto franquista de mayo de 1938  que pretendía disolver a la JAE repartiendo sus servicios entre las Universidades y el Instituto de España, carecía de cualquier valor legal, pues cuando se promulgó, la JAE existía, como lo prueba el nombramiento del Dr. Calandre (mi abuelo ) en octubre de 1938, posterior a la fecha del mencionado decreto firmado por Franco en Burgos, y que por ello había que  “eliminar la fecha de 1938 de la placa dedicada en 1986 por el CSIC a la JAE y su sustitución por la de 1939, como fecha en la que dejó realmente de existir “.

La solicitud, fue apoyada por unas 200 firmas, entre ellas de destacados historiadores como Ángel Viñas. Adjuntamos los nombramientos del Dr. Calandre por la JAE en octubre de 1938, así como el sello oficial de la Subdelegación en Madrid, y el funcionamiento de dicha JAE plasmado en la Gaceta de la República. Hasta un total de 15 documentos, y  lo colgamos en la red.

Durante el año 2010 y 2011, hice una serie de  reclamaciones al   Ministerio de Ciencia e Innovación,  del cual depende el CSIC, pues en principio aceptaron alguna de las peticiones (como era la de la retirada del friso, con alabanzas a la victoria de Franco, que estaba desde 1944 en el frontispicio  del edificio principal del CSIC y que fue tapado en Agosto del 2010) pero  no la del cambio de fecha de la finalización de la JAE, a pesar de todas las pruebas presentadas .  Les recordaba que Madrid en 1938 no era todavía franquista, y que en el Centro Documental de la Memoria Histórica  de Salamanca, se encontraba el nombramiento oficial, como Subdelegado del Dr. Luis Calandre Ibáñez, indicándoles que mantener esa fecha de 1938 iba directamente contra el honor de mi abuelo y que era además una falsedad histórica.

Pero creo,  que lo que finalmente animó al CSIC a cambiar la fecha, fue un artículo que salió en el diario  EL PAÍS  del 29 de marzo del 2011 en donde se hacía una cronología de la Residencia de Estudiantes, y con ese motivo  ponen que en “1939  clausuran la JAE, y la Residencia pasa a depender del CSIC que crea la  Residencia Jiménez de Cisneros”. Sabemos lo que les aterroriza a las instituciones que se de publicidad a sus tejemanejes, en un periódico de gran difusión.

Ya ese mismo periódico habían  sacado una carta mía al director el 13 de febrero del 2007 que con el título “La labor desconocida y valiente de la JAE” en donde llamaba la atención sobre el funcionamiento de la JAE hasta el final de la guerra de España, y como prueba ponía el nombramiento de María Moliner  en la Gaceta de la República “cuestión esta que acaba de salir también indicada  en el libro “ El exilio interior, la vida de María Moliner “ que acaba de salir, de Inmaculada de la Fuente periodista del PAIS, en donde en la página 166 escribe ”….en enero  de 1939,  la Gaceta de la República consignaba que  la JAE, radicada en Barcelona,  nombraba a María  Moliner presidenta  de las sedes  de Valencia y Paiporta de la Residencia de Señoritas.

¿Qué implicaciones tiene este cambio de fecha?

Pues además de hacer justicia a mi abuelo, y a la verdadera historia de la Junta para ampliación de Estudios, abre la puerta a una  vieja reivindicación del movimiento memorialístico,  que es la declaración de ilegalidad del franquismo y consiguientemente, la nulidad de los actos represivos.

La declaración de nulidad del decreto (como implícitamente  pone de manifiesto dicha placa) de disolución cuestiona el sistema franquista  así como lo va a cuestionar la anulación que tengo solicitada desde hace 4 años,  al Tribunal Supremo,  Sala  de lo militar, de la condena  “por  auxilio a la rebelión” a mi abuelo por un tribunal militar , y que tiene visos de prosperar, dado que  en el primer juicio  en 1940 fue absuelto y luego, tras recurrir el Colegio de médicos de Madrid, fue condenado en 1942  a la cárcel ,  sin aportar pruebas nuevas. También tendrían que anular su condena por el Tribunal de Responsabilidades políticas, que se basa en la condena militar, y que le hizo pagar 10.000 Ptas., y le confiscó sus cuentas y patrimonio. Para mi es prioritario  limpiar el nombre de mi abuelo, que para la justicia sigue siendo un delincuente, solo por haberse mantenido leal al gobierno legítimo de la República.

Junto a lo anteriormente expuesto, otra  reivindicación que tengo pendiente,  es la de solicitar al CSIC, que tras el cambio de fecha en la placa, haga el reconocimiento del desempeño del cargo de mi abuelo y de  su labor institucional y por ello de su rehabilitación.

Rehabilitación, que va a ser difícil  de conseguir, mientras siga vigente el Decreto ilegal  franquista del 19 de mayo de 1938 desde Burgos disolviendo a la JAE y sobre la que se basa  la Ley fundacional del CSIC de  noviembre de 1939, y  que luego se  incorpora a través del CSIC en las leyes de la ciencia y tecnología de 1986(año en que se pone la placa, año de entrada en la UE) y 2011.

Hace relativamente poco, fue publicado  por el Ministerio de Educación, un Real Decreto del 18 de septiembre del 2010, en donde se regulaba el Instituto de España (IE), derogando los dos decretos que lo creaban el 8 de diciembre de 1937  y  enero de 1938, pero no se deroga el del 19 de mayo de 1938, donde se le trasferían el patrimonio de la JAE.

Queda así  dicho decreto vaciado de contenido, pues  trata de  repartir  los bienes y patrimonio de la JAE, entre  el  Instituto de España y la Universidad, y si la primera desaparece por las  derogaciones  antes indicadas, creo que solo quedaría la Universidad como receptora.

Una ocasión desaprovechada para derogar por fin ese conflictivo decreto,   que va contra el honor de los científicos de la JAE bajo las bombas. , y la legalidad republicana. Tendremos que seguir la lucha, y solicitar su derogación inmediata, en base  a la nueva fecha final que aparece en  la placa:1939, ahora lo tenemos más fácil.

Verdad, reparación y justicia para la Junta de Ampliación de Estudios

Documentos adjuntados en la entrega de la carta de la Plataforma a los Ministerios

Pregunta a la mesa permanente del Congreso de los Diputados, por Izquierda Unida

Un trueque inmobiliario, ideológicamente fascista y antirrepublicano

Más artículos de la autora

Bombardeos fascistas a los hospitales y maternidades de Madrid. 75 años después

Como consecuencia inmediata del alzamiento militar del 18 de julio de 1936 (ahora hace 75 años) se organiza una red hospitalaria en Madrid para poder ir atendiendo  a los combatientes heridos. Para ello se puso en funcionamiento una serie de nuevas instalaciones, que junto a las ya existentes, se englobaron en los llamados “hospitales de sangre”.

Según nos dicen en unas memorias el Dr. Juan Planelles (amigo y discípulo predilecto del Dr Calandre, mi abuelo,  desde la época de la Junta Para Ampliación de Estudios) pieza fundamental en la organización de la sanidad en la que ostentó un alto cargo:

“ …A esta organización de la sanidad popular contribuyó mucho, puede decirse que ejerció una influencia decisiva, un decreto de la junta de Defensa de Madrid, firmado por el camarada Antonio Mije, como delegado de guerra, por el que se concedían plenos poderes para la organización de los servicios sanitarios militares y de la retaguardia al jefe de los servicios sanitarios del Ejercito del Centro… Habían pasado tres meses desde el comienzo de la guerra y los servicios sanitarios del Ejercito del Centro contaba en Madrid con más de 15000 camas en hospitales bien organizados y servidos, un servicio propio de evacuación de  heridos en grandes autobuses, unos talleres de reparación  y mas tarde de construcción de ambulancias…”

Llegaron a funcionar casi 40 hospitales (según mi reciente investigación en curso), algunos de ellos muy sobresalientes.

Algunos ejemplos

El Hospital de Carabineros situado en la Residencia de Estudiantes que dirigió mi abuelo el Dr. Calandre Ibáñez, y en donde se trató exitosamente una epidemia de malaria extendida por los frentes de la Defensa de Madrid.

También el Hospital de Rey, en donde se curó a miles de milicianos infectados de paludismo, de la mano del Dr. Ortiz de Landázuri.

Otros grandes hospitales fueron el Hospital Obrero de las milicias, perteneciente a Socorro Rojo Internacional, situado en el barrio de Cuatro Caminos.

Como podemos leer en el periódico del 5º Regimiento “Milicia  Popular” de septiembre de 1936:

“… El doctor Planelles esta siempre muy ocupado, pues es el alma del Hospital Obrero, que ha curado ya a miles de heridos “una vez incautado procedió a habilitarlo para servir de hospital  de verdad…»

Además del director, trabajaron grandes médicos, como el Dr. Prado Such, Hinojal, Márquez, Navarro Serret, Lagunilla, etc. Entre las mujeres, destacamos la labor de Matilde Landa y Tina Mondoti, de Socorro Rojo Internacional y las enfermeras Mary Bingham, anglo mexicana, y Mª Luisa Lafita, cubana. En dicho Hospital, además de los magníficos quirófanos, funcionaba una comisión de Cultura con sesiones cinematográficas, veladas, conferencias, biblioteca, periódico mural, cursillos de educación política, talleres de mecánica, etc.

Otros muchos edificios fueron incautados para servir de hospitales, como fue el caso del “Casino” de Madrid, el hotel Palace y el Ritz, la Facultad de edicina de San Carlos, colegios como el del Pilar, o el hospital de la Venerable Orden Tercera, etc.

A pesar de la guerra, la capital continúa su proceso de crecimiento demográfico, que rondaba el millón de habitantes. La mayoría de los nacimientos se producían en la maternidad del Hospital de Santa Cristina, situado en la calle de O’Donnell, cuyo nuevo patronato fue presidido por la propia Dolores Ibarruri y siendo vocales, Matilde Landa por Socorro Rojo Internacional y Juan Ruano por el Frente Popular, pasó a llamarse “Casa Central de Maternidad”. Se asistieron 5.000 partos en un año.

En agosto de 1936, tiene lugar la primera alarma antiaérea, pues la guerra de España tendrá el “ triste honor” de ser la primera guerra en donde se utilizan masivamente los bombardeos aéreos a la población civil. Y como vamos a ver seguidamente, especialmente a la población más vulnerable, la que esta en los hospitales y las maternidades, objetivos prioritarios de la aviación nazi-fascista.

Muchos de estos Hospitales de Madrid, construyeron debajo un Refugio antiaéreo para proteger a los enfermos y las parturientas:

-En el Hospital de Carabineros situado en la Residencia de Estudiantes, calle Pinar 21, ya denunciado por mí en muchas ocasiones, y medio destruido ilegalmente durante la rehabilitación.

-Debajo del Colegio de Nuestra Señora del Pilar, calle Castello, en pleno barrio de Salamanca, donde han estudiado personajes importantes de la vida pública española, como Javier Solana, Alfredo Pérez Rubalcaba, José María Aznar, Juan Luis Cebrian, etc., ¿jugarían todos ellos en las galerías del refugio  al escondite?

-El Hospital de Obreros, actualmente conocido como Hospital de Maudes, y que acoge a la Consejería de  Transportes y Comunicaciones  de la Comunidad Autónoma de Madrid, en la calle Raimundo  Fernandez Villaverde y en donde según nos indica  el libro de Agustina Ciudad Jiménez “El Hospital de Maudes, adaptación de un edificio” publicado en 2001 por la Consejería de Obras Públicas, se construyó entre la iglesia y la sala noreste un refugio. Durante las obras de rehabilitación en 1984 se tapió la entrada a una gran galería abovedada, de ladrillo, que se dirigía hacia el Pº de Ronda, también había en 1939 una entrada al refugio por la calle Cicerón.

Otro Refugio es que se encuentra debajo del Hospital de Santa Cristina en la calle O’ Donnell 59, maternidad muy conocida, y que esta de actualidad por el lamentable asunto de los “niños robados del franquismo”.

En la página 111 del volumen 2 de la Guía de “Arquitectura de Madrid” patrocinada, entre otros, por el Colegio de arquitectos de Madrid, y por la Dirección General de Patrimonio Histórico de la CAM dice:

“…en el periodo  1936-39 se construye un refugio subterráneo…”

Con ese motivo, envié un escrito solicitando información a dicha Dirección General de Patrimonio Histórico “que había  patrocinado la guía. El Jefe de área de Protección me contesta el 7 de Junio del 201:

En relación con su escrito presentado el 5 de Mayo del 2011, solicitando información sobre un refugio de la guerra civil , en el Hospital de Santa Cristina, le informo que no existe en esta Dirección General documentación alguna… En nuestros archivos tan solo consta el expediente de la publicación de la declaración como BIC en el B.O.E de 18 de junio de 1999…

En relación al BIC le comunico que el expediente de declaración fue tramitado por el Ministerio de Cultura, donde quizás podría hallarse alguna documentación relativa al elemento que resulta de su interés…”

En vista de la respuesta, fui al ver el expediente en el Ministerio de Cultura. Comienza la incoación el 4 de junio de 1977, para posteriormente tener todos los informes favorables de la Subdirección General de Monumentos y Arqueología del Ministerio de Cultura (1994), informe favorable de la Real Academia de San Fernando (1995) y demás instituciones implicadas, como la Dirección de Patrimonio de la CAM, la Dirección General de Patrimonio del Estado (Ministerio de Economía y Hacienda ), el Ayuntamiento de Madrid y el propio Hospital (Insalud) que no presentaron alegaciones  en contra. En ningún documento vi reflejado el refugio, ni la historia de dicho hospital-maternidad durante la Guerra Civil.

Finalmente en la publicación en el BOE del 16 de junio de 1999 por la que se declara BIC, con categoría de monumento al Hospital y Maternidad, especifica en su artículo 2:

“…la zona afectada por el actual Real Decreto, al estar el inmueble dentro del Conjunto Histórico de Madrid, declarado por la Comunidad Autónoma de Madrid por Decreto  41/1995 de 27 de abril… comprende solamente el inmueble de referencia…”

Luego la CAM si tiene que tener también responsabilidad sobre el estudio de este inmueble, dado que hizo el estudio para el “Conjunto Histórico de Madrid” junto por supuesto al Ministerio de Cultura.

Según nos dicen en la guía de COAM:

 “En 1987 se transfiere al INSALUD y en 1990 se realiza un estudio histórico y arquitectónico a fin de planificar su adaptación a los nuevos requerimientos. En 1994 se inician obras de ampliación y de reordenación del edificio original, conectándose ambos edificios mediante una galería subterránea bajo la calle (Maestro Vives)”.

Mucho me temo que el refugio (y todos los demás que he nombrado) este medio destruido, sin siquiera haber sido inventariado, pues parece que hacer desaparecer cualquier testigo material que deje constancia de que se bombardeaba (entre otros, por los “grandes ases de la aviación española “Carlos Haya y García Morato”) a la población republicana indefensa, y en el caso de una maternidad, puede conllevar que dichos bombardeos contra una maternidad, fueron considerados un crimen contra la humanidad, y eso es un delito internacional, junto al delito urbanístico cometido por las instituciones encargadas de velar por la  protección de ese  patrimonio arqueológico, que 75 años después, sigue secuestrado y medio destruido.

Lo que las instituciones deberían hacer es todo lo contrario, poner en valor todos estos refugios y los hospitales a los que servían, como testimonio de la primera lucha contra el fascismo en Europa y solicitar el galardón “Sello Patrimonio Europeo”, para su merecida protección y puesta en valor.

Más artículos de la autora

Breve biografía de Rosa Hoenigsfeld, violinista judía

Mi pequeño homenaje en el día oficial de Recuerdo a las Víctimas del Holocausto

Rózia Obersztern, (de casada Hoenigsfeld) nació en 1898 en Lublín, Polonia  .Sus padres fueron  David Obersztern y Leoní  Graud, ambos judíos asimilados.  

 Cuando estudiaba en el gymasium de Lublín, ya  sacaba buenas notas en música, y  daba conciertos  en su ciudad, (le gustaba Sarasate) lo que muestra su prematuro talento para el violín, como tantos otros judíos.

Al finalizar el colegio, consigue una beca en el prestigioso Conservatorio de música de Viena, donde estudiará la carrera de violín con el prestigioso profesor judío  Rosé., entre otros., siendo una alumna destacada.

En 1925 se traslada a  vivir a Madrid, con su marido Esteban Hoenigsfeld, ingeniero electrónico formado también en Viena, donde se conocieron, pues a este le ofrece un empleo la empresa AEG. Dada su formación, ambos se integran en la colonia alemana de Madrid, ya que dominaban el idioma alemán y conocían su cultura.

Rosa  hasta el año 1933 estuvo dando conciertos de  Cámara invitada por los alemanes de la “mejor sociedad” como la Sra. von Winlerfeld, junto a la  cantante alemana,  que era su amiga, Alexandra Weitzsacker.  Entre su repertorio podemos destacar a Mahler, Beethoven, Bach,Wieniawski,Shubert ¡Que gran repertorio, y que difícil!

Mi abuela,  todos los días practicaba el violín, para estar a la altura de las circunstancias., costumbre que mantuvo posteriormente, como yo la recuerdo durante mi  adolescencia .Sus largos dedos y sus bellas manos  le ayudaron a ello.   

 Su hija, Ruth Hoenigsfeld, mi madre,estudió varios años en el Colegio Alemán de Madrid, teniendo que salir  en 1933 ante las leyes racistas del nazismo. Ingresó en el   prestigioso  colegio  Instituto Escuela, de la Junta para Ampliación de Estudios, hasta que comenzó la Guerra de España en 1936. También, con motivo del auge del nazismo, la colonia alemana dio la espalda a Rosa, que dejó de ser invitada.

La hermana de Rosa,  Cesia, dentista en Lublín,  fue exterminada en la Shoá, tras pasar por el Guetto de Varsovia., como se atestigua en las tarjetas postales que conservamos. La misma suerte corrieron la familia política de Rosa, los hermanos y los hijos de su  marido Esteban de Pulawy.  El marido de Cesia,  Stanislaw Rosen, también judío, fue asesinado en  el bosque de Kattin por el ejército soviético, con los demás militares polacos. Afortunadamente Rosa, Esteban y Ruth, se salvaron, sino no estaría yo para contarlo.

Entre los violinistas  más sobresalientes la desmesurada presencia de judíos  es ineludible. Alfred Brodsky, Yehudi Menuhin, David Oistrack, Isaac Stern, etc… El violín, se dice que es el superior instrumento de música  de cámara y el que tiende a tocar más notas en las orquestas, y se adapta muy bien al carácter judío como queda plasmado en uno de los musicales de más éxito  de Broadwy “El violinista sobre  el tejado” en donde la imagen del violinista haciendo equilibrios sobre el tejado, mientras mantiene la armonía y el optimismo, es muy representativo del destino del pueblo hebreo, es alegórica.

Optimismo, belleza y armonía eran atributos de mi abuela Rosa, que con su arte y talento colaboró, dando conciertos de violín, tanto en Polonia como en España, que prueba cómo los judíos si participaron en la cultura europea, a pesar que  hasta el  día de hoy no quieran reconocérselo, como pasa con el Galardón “Sello Patrimonio Europeo” en donde de los  más de 60 lugares elegidos por los  27 Ministros de Cultura  y la Comunidad Europea,  en el 2007 , ninguno pertenece a la cultura y patrimonio judío ¡toda una injusticia , por ejemplo contra Rosa Hoenigsfeld¡

Más artículos de la autora

Petición de retirada de símbolos franquistas de los edificios del CSIC

Verdad, reparación y justicia para la Junta de Ampliación de Estudios y la Institución Libre de Enseñanza

Excmo. Sr. Don Francisco Caamaño

Ministro de Justicia

Excma. Sra. Doña Cristina Garmendia

Ministra de Ciencia e Innovación

Madrid, 22 de febrero de 2010

Asunto: Petición de retirada de símbolos franquistas de los edificios del CSIC

Señor Ministro/Señora Ministra:

Nos dirigimos a ustedes con el ruego de que tenga a bien atender la petición que deseamos formularles en cumplimiento de la comúnmente conocida como Ley de la Memoria Histórica, tomando en consideración la exposición de motivos que a continuación se indican.

Antecedentes de la cuestión

En el año de 1907 se creaba en España la Junta de Ampliación de Estudios (JAE) impulsada por Don Francisco Giner de los Ríos, dentro del espíritu de la Institución Libre de Enseñanza (ILE).

Creada con el fin de fomentar la investigación y la educación científicas en la España del siglo XX, la JAE abrió nuevas perspectivas para la ciencia en España al incentivar la investigación en diferentes campos del saber, incluida la concesión de becas a cientos de científicos españoles para ampliar conocimientos en universidades o centros de investigación de Alemania, Francia, Gran Bretaña o los Estados Unidos de América. La JAE significó la apertura de España a Europa y al mundo. De ella formaron parte relevantes personalidades de la ciencia y la cultura españolas, siendo su presidente desde su fundación en 1907 hasta su fallecimiento en 1934, Don Santiago Ramón y Cajal.

Fueron especialmente fructíferos para la JAE los años de la República, en los que las ideas y los principios que habían presidido su creación pudieron desarrollarse plenamente. Tras la muerte de Cajal, desempeñó de manera interina la Presidencia de la JAE, en la que fue confirmado en 1935, el eminente naturalista y entomólogo Don Ignacio Bolívar, quien se mantuvo en el cargo hasta el final de la guerra, durante la cual, pese a las dificultades del momento, no suspendió sus actividades, sino que, gracias al empeño de un puñado de científicos e intelectuales, no dejó de funcionar: la JAE del Frente Popular siguió investigando y publicando desde 1936 hasta marzo de 1939.

En Valencia, donde se había establecido el Gobierno de la República desde el 6 de noviembre de 1936, se creó una Comisión Delegada, y, posteriormente, otra en Barcelona, adonde se trasladó en noviembre de 1937, si bien en Madrid seguían manteniéndose algunos centros. La mencionada Comisión tuvo como Presidente al Dr. Márquez, y, como Secretario, a Tomás Navarro Tomás, mientras que Luis Álvarez de Santullano y José Royo Gómez ocupaban los cargos de vicepresidentes. En octubre de 1938, el Dr. Don Luis Calandre Ibáñez, que dirigía el Hospital de Carabineros de la Residencia de Estudiantes, dedicado a curar a los enfermos de una epidemia de malaria, fue nombrado Subdelegado de la JAE en Madrid, como lo atestigua la carta de agradecimiento que escribió al Secretario Tomás Navarro Tomás:

“He recibido su comunicación designándome Subdelegado de la JAE en Madrid. Acepto este cargo, agradeciéndole su estimación hacia mi problemática capacidad para él, ya que en las actuales circunstancias no se puede rehusar ninguna colaboración sobre todo para la obra como la que la Junta desde tantos años viene haciendo […]” (Archivo JAE- Residencia e Estudiantes).

En su cargo de Subdelegado de la JAE en Madrid, el Dr. Calandre desarrolló una notable actividad. Se reunió con los Directores de los Centros que funcionaban en Madrid: Antonio de Zulueta, del Museo Nacional de Ciencias Naturales, Barinaga del Laboratorio Seminario de Matemáticas, el Dr. Tello, del Instituto Cajal, Benito Sánchez Alonso, del Centro de Estudios Históricos, con el objeto de que continuaran recibiendo subsidios de guerra todos los empleados de esos centros y pudieran éstos seguir funcionando.

El Decreto franquista de mayo de 1938 y la creación del CSIC

El 19 de mayo de 1938 Franco firmaba en Burgos un Decreto por el que se disolvía la JAE y se repartían sus servicios entre las Universidades y el Instituto de España. Ni que decir tiene que este Decreto franquista de disolución de la JAE, de mayo de 1938, carecía de cualquier valor legal, toda vez que, cuando se promulgó, la JAE existía, como lo prueba el nombramiento del Dr. Calandre de octubre de 1938, posterior a la fecha del mencionado Decreto franquista, y otros documentos que atestiguan la existencia y actividad de la JAE hasta el final de la guerra. El Decreto franquista de 1938 representa un antecedente directo de la creación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en noviembre de 1939. Dependiente orgánicamente del Ministerio de Educación Nacional, creado a principios de 1938 por Franco en sustitución del “Ministerio de Instrucción Pública” (llamado de “Instrucción Pública y Sanidad” durante la guerra), el CSIC establecía que pasaban a depender de él todos los centros, incluidos edificios y personal, de la disuelta JAE, es decir que lisa y llanamente se los apropió. Como creación del franquismo, el CSIC es una institución cuyos principios fundacionales no tuvieron nada que ver en su origen con los de la JAE. Frente a los valores laicos y democráticos sobre los que ésta se asentaba, el CSIC se caracterizó en sus orígenes por la defensa de unos principios totalitarios, de un catolicismo integrista, adornados de un falso modernismo, representados principalmente por el Ministro de Educación Nacional, José Ibáñez Martín, destacado miembro de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas (ACNP), y por el sacerdote José María Albareda, destacado miembro del Opus Dei, que fue Secretario General del CSIC de 1939 a 1966.

La política científica de España estuvo desde entonces controlada por miembros del Opus Dei, que ocuparon posiciones privilegiadas en todos los organismos directivos del CSIC y acapararon la mayoría de las cátedras universitarias, dejadas vacantes por sus anteriores titulares, muchos de ellos vinculados a la JAE, después de que éstos fueran encarcelados, partieran al exilio o fueran destituidos y represaliados, cuando no ya fusilados, por su ideas políticas laicas a favor de la República y la democracia.

La impronta dejada por el Opus en el CSIC es hoy visible particularmente en el edificio central, diseñado por el arquitecto opusdeísta Miguel Fisac, y ejemplo de lo que se ha convenido en llamar “neoclasicismo totalitario”. También se advierte claramente en una escultura del busto de José María Albareda, situada en el Campus del CSIC desde 1969. De sus orígenes franquistas el signo más elocuente es la lápida esculpida en el frontispicio del edificio principal del CSIC, en la que se exalta la figura del dictador Franco como vencedor en la guerra.

Después de más de treinta años de instaurada la democracia en España, los actuales dirigentes del CSIC se consideran más los herederos ideológicos de la JAE que del CSIC creado por Franco en noviembre de 1939, después de terminada ya la guerra civil. Ahora bien, si desean ser plenamente consecuentes con lo que proclaman y demostrar que están totalmente desvinculados del franquismo y del Opus, deberían en primer lugar reconocer: 1) que el CSIC fue una creación del franquismo, cuya filosofía no tenía nada que ver en su origen con la de la JAE, de cuyos centros y patrimonio se apoderó el CSIC después de terminada la guerra; y 2) que el decreto franquista de disolución de la JAE de mayo de 1938 fue un decreto ilegal y que la Junta siguió existiendo hasta el final de la guerra, como lo atestiguan los documentos que acompañan a este escrito.

En vista de lo que precede, los abajo firmantes, muchos de los cuales somos descendientes o familiares de miembros de la JAE o de la Institución Libre de Enseñanza (ILE),

– pedimos a la autoridad competente tenga a bien dar cumplimiento al artículo 15 de la comúnmente conocida como Ley de la Memoria Histórica (propiamente, Ley por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra y la dictadura), la cual estipula en su apartado 1) “[…] la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura […]”, y que proceda, por tanto, a ordenar:

1) la retirada del frontispicio del edificio principal del CSIC, de la lápida laudatoria del dictador Franco como jefe victorioso en la guerra;

2) la eliminación de la fecha de 1938 de la placa dedicada en 1986 por el CSIC a la JAE y su sustitución por la de 1939, como fecha en la que realmente dejó de existir la JAE al final de la guerra;

3) la retirada del Campus del CSIC de la escultura del busto de José María Albareda, destacado franquista y miembro del Opus Dei, que fue Secretario General del CSIC de 1939 a 1966;

4) la eliminación del nombre del reconocido franquista Rocasolano del Instituto de Física y Química (antiguo Rockefeller) y la designación del de Física con el nombre de Blas Cabrera, y del de Química con el de Enrique Moles, ambos eminentes científicos de la JAE.

Documentos anexos:

1) Foto del frontispicio del edificio principal del CSIC con su traducción del texto latino.

2) Foto del Instituto Rocasolano- señalización.

3) Foto de la estatua de José María Albareda.

4) Foto de la placa sobre la Junta para la Ampliación de Estudios (1907-1938)

5) Carta de Rafael Lapesa a Rubén Landa, 9 de julio de 1938.

6) Carta de Benito Sánchez al Subdelegado de la JAE, 22 de octubre de 1938.

7) Carta de Luis Calandre a Tomás Navarro Tomás, 23 de octubre de 1938.

8) Carta de Luis Calandre a Tomás Navarro Tomás, 25 de octubre e 1938.

9) Carta de Rafael Lapesa a José Royo Gómez, 26 de octubre de 1938.

10) Carta de Antonio de Zulueta a José Royo Gómez, 18 de noviembre de 1938.

11) Carta de Luis Calandre a Lucía Calvillo, 1 de diciembre de 1938.

12) Sello Subdelegación JAE-Madrid, 1938.

13) Gaceta de la República, 29 de mayo de 1938

14) Gaceta de la República, 7 de septiembre de 1938

15) Gaceta de la República, 9 de enero de 1939.

Firmantes de la carta:

– Cristina Calandre Hoenigsfeld

– Luis Calandre Hoenigsfeld

– Carmen Negrín

– Laura Alfonseca Giner de los Ríos

– Luis de Azcárate Diz

– Pilar Altamira García-Tapia

– María Rosa de Madariaga Álvarez-Prida

– Pura de Madariaga Álvarez-Prida

– Helena de Madariaga Álvarez-Prida

– Teresa Jiménez-Landi

– Ana María Prados García

Por una memoria republicana de la Residencia de Estudiantes en la conmemoración de su centenario en el año 2010

«Con motivo de la preparación de la conmemoración del centenario de la Residencia de Estudiantes que se materializará en el 2010, y según palabras de su directora, Alicia Gómez Navarro, ‘el programa del 2009 estará centrado en los preparativos del Centenario, por lo que una parte importante de los trabajos se volcarán en la recuperación de testimonios documentales sobre la denominada ‘Edad de Plata 1868-1936’. En este marco se ampliarán los contenidos y servicios del portal de Internet ‘Edad de Plata’ y se publicará la primera edición de ‘RED 100′, el sitio virtual conmemorativo del centenario. Entre las numerosas publicaciones que editará la Residencia están los epistolarios de Juan Ramón Jiménez con su esposa, la colección de Poesía en la Residencia, etc.’. Los responsables de la Fundación Residencia de Estudiantes siguen empeñados en manipular el pasado de esta Institución. Las conveniencias del presente se imponen y desmontar dichos mitos me esta siendo imposible. Pero lo voy a intentar de nuevo, por enésima vez. Desde que por iniciativa del Consejo Superior de Investigaciones Científicas se constituyo el 12 de Junio de 1986 la Fundación Residencia, ya podemos entrever su orientación futura por las palabras del Sr Javier Solana Madariaga, que presidió como ministro de Cultura el solemne acto: ‘… con ello se quería simbolizar la resuelta voluntad de recuperar su espíritu y entroncar con la brillante trayectoria interrumpida bruscamente tras el estallido de la Guerra Civil en 1936. Hoy la Residencia es de nuevo lugar de encuentro de investigadores, artistas. Recuperar un pasado del que nos sentimos orgullosos obliga a estar atentos al presente y al porvenir de la cultura en el mundo’.

Por su parte el del entonces presidente del CSIC , Enrique Trillas en la introducción del monográfico sobre la JAE editado en 1987 por la revista Arbor del CSIC escribe : ‘Las actividades de la Residencia no han hecho sino comenzar..Así han acogido mediante un convenio público el archivo de García Lorca con la Fundación García Lorca , de la que el CSIC ha pasado a formar parte como patrono……Lo importante es que ahora , como entonces, la Residencia sea una ventana abierta al quehacer científico e intelectual de todo el mundo, singularmente en esa Europa a la que nos hemos integrado plenamente el pasado 1986… Tampoco podía faltar en la memoria de la Junta una consideración al entorno arquitectónico y urbanístico de la Colina de los Chopos…..para ello se ha encargado a un conocido estudio de arquitectos un proyecto de ordenación de este espacio urbano que nos permita el próximo otoño hacer una propuesta integrada de reordenación, restauración y adecuación de todos los edificios y espacios de la Colina’.
Con esto queda muy claro la orientación que se había diseñado por las autoridades, para la nueva etapa, esto es no investigar casi nada en su pasado científico , sin destacar la importancia de sus laboratorio dirigidos por los eminentes científicos de la JAE, discípulos directos ó indirectos de Cajal , Presidente de la JAE (Dr Achúarro, Dr Calandre, Dr Negrín, Dr Pío del rio Hortega , Dr Lafora, Dr Sacristan, Madinaveitia, etc) y como centro dedicado a la ampliación de estudios prácticos para los alumnos principalmente de medicina, supliendo las deficiencias de las clases prácticas de la Facultad de medicina de San Carlos . También se ve claramente que no estaban interesados en sacar a la luz la historia de la Residencia durante la guerra.

Pero las impresiones que dejó por escrito Luis Calandre, creador del primer laboratorio, fueron las contrarias a las indicadas por el Sr. Javier Solana Madariaga:
‘En 1912 obtuve una pensión para estudiar en Alemania .Al regresar a Madrid volví a la Residencia para proseguir mis estudios de Doctorado, siendo designado médico de la Residencia, proporcionándome la posibilidad de seguir viviendo en ella. Por entonces se me ocurrió que podía ayudar a los estudiantes de medicina de primer año a que hicieran allí prácticas elementales de Histopatología .Con un microscopio y un microtomo organizamos un pequeño laboratorio… Tuvimos tanto éxito que se fueron creando otros laboratorios al trasladarse la Residencia a los altos del hipódromo en 1915…Aparte del aprendizaje y manejo de las técnicas histológicas, hice dedicar especial atención a la estructura de los órganos con aplicación a su fisiología y patología , entre otros motivos porque Cajal solo a fin de curso y muy rápidamente se ocupaba de la estructura del hígado , del riñón ó del páncreas. Durante la guerra la antigua Residencia se destino a Hospital de Carabineros , del que fui yo su director .Los laboratorios se conservaron , dedicados en parte a servicios de Sanidad militar .Se hicieron algunas publicaciones sobre el paludismo en los frentes próximos a Madrid’.
En la nueva andadura de la Residencia, toma gran relevancia la Fundación García Lorca, que en la figura de su presidenta Laura García Lorca, sobrina nieta del poeta, hará pesar una visión tendenciosa y falsa de lo llamado por ellos ‘espíritu de la Resi’ relacionándolo con los poetas y artistas como García Lorca, Dalí , Buñuel, simples residentes, que se va a convertir en los verdaderos protagonistas de esta nueva etapa, olvidando todo lo que tuviera que ver con los laboratorios, salvo  algunas excepciones como el caso de la exposición del Dr. Severo Ochoa, por eso de que le otorgaron el premio Nóbel, y eso sirve para presumir.

Pero para mí la cultura no es tal, sino tiene incorporada la historia, y esto es lo que viene ocurriendo desde hace más de 20 años en la Residencia de Estudiantes, y me explico:
Durante la Guerra Civil (desde 1937-39) se instaló un Hospital de Carabineros, que fue dirigido por mi abuelo el eminente cardiólogo Luis Calandre Ibáñez, y que había sido uno de los científicos de la Junta para ampliación de Estudios, dirigiendo el laboratorio de anatomía microscópica y médico de la Residencia. En dicho Hospital de trataban a los enfermos de malaria con gran éxito y para todos ellos se hizo construir un Refugio antiaéreo que se encuentra en el subsuelo desde 1938 (parcialmente destruido por unas obras ilegales en 1991, a pesar de tener protección como Bien de Interés Cultural ) Dado que Calandre fue Delegado en 1938 -39 de la JAE en Madrid, podemos afirmar , que dicho Hospital fue parte del Ministerio de Instrucción Pública de la que dependía la Junta para Ampliación de Estudios (JAE), y que en parte financiaba los gastos, junto al Ministerio de Hacienda . . Toda esta historia no ha sido a lo largo de estos años mostrada al público.

Me he preguntado muchas veces, el porque de este sesgo de los responsables de ‘la Resi’ y he llegado a la conclusión de que es ideológico y por otro lado utilitarista.
Ideológico pues no hay más que ver quienes conforman el Patronato para darse cuenta que no hay casi representación de las verdaderas familias institucionistas cuyos antepasados fueron los protagonistas de la Residencia .En dicho Patronato, presidido por la Monarquía (es conocida la anécdota en donde Francisco Giner de los Ríos, padre del institucionismo, enterado de una visita del Rey a la ILE y con el objetivo de no verlo ,solucionó el tema diciendo que como el local tiene dos puertas , cuando él entrara entre por una él saldría por la otra ), esta el Gobierno, sobre todo representado a través del Ministerio de Educación, y luego los grandes bancos, las multinacionales, y algunas personas a título privado.

Todos ellos usurpadores de la Memoria histórica de una de las más genuinas instituciones republicanas, y del honor de sus protagonistas y sus familias., como la de Luís Calandre Ibáñez, la mía. No podía haber un Patronato más contrario al “espíritu institucionista”., solo falta la Iglesia y los militares.
Esta Fundación que en teoría es privada, tiene gran habilidad para trasvasar grandes cantidades de dinero publico, así por ejemplo hace poco han conseguido 450.000 euros de subvenciones del Ayuntamiento de Madrid. Todo para seguir con su tendencioso e interesado enfoque del concepto ‘de la cultura’.

El sesgo utilitarista, es porque les es muy rentable vender su marchamo de ‘Institución Europea’ que tiene visitas de extranjeros, y en la se dan conferencias (por cierto muy mediocres) dado que no pueden reivindicar que en esta segunda etapa (a partir de 1986) tenga ningún tipo de actividad investigadora -científica como fue la genuina razón de ser de la Residencia en su etapa histórica, formando a cientos de médicos . Lo peligroso es que van consiguiendo consolidar esta versión histórica de la Residencia, e incluso consiguen galardones como el ‘Sello Patrimonio europeo’ que le fue otorgado en Marzo del 2007 por la UE y que he solicitado le sea retirado, pues entiendo que una Institución que hace obras ilegales no tiene derecho a ser premiada por nada., más bien todo lo contrario por no respetar su memoria, la de la Residencia Republicana.
Además el próximo año, el 2010, con la Presidencia española de la Unión Europea, va a ser un momento clave para volver a vender el ‘espíritu institucionista’ de la JAE y de la Residencia en el exterior, presumiendo del europeísmo de ambas, en su versión edulcorada, donde todo lo referente a la participación de dichas instituciones en la defensa de la II Republica con el Frente Popular, incluido el Refugio antiaéreo, queda de nuevo excluido.

Como si no supieran que la Guerra civil española fue la primera batalla de la II Guerra Mundial.!!que mas europeo que la lucha antifascista!! También se volverá a insistir en el 2010 con motivo de la puesta en funcionamiento del Plan Bolonia en el marco de la convergencia europea y el Espacio Europeo de Educación Superior, que en España tenemos un referente “europeo de educación y ciencia “en la Junta para Ampliación de Estudios (JAE).Incluso hay un programa financiado en parte con el Fondo Social Europeo, llamado JAE y una becas con el nombre de José Castillejo,( que fue el secretario de la JAE ) para que salgan los investigadores a formarse al extranjero .
Es llamativo que cuando ocurre algún acontecimiento importante relacionado con Europa, tiran del prestigio de estas instituciones, como se observa en el discurso del Sr. Enrique Trillas (que hemos reseñado en este artículo) presidente del CSIC y la entrada de España en la Comunidad Europea en 1986. Esta claro que para estas ocasiones tienen el permiso de los poderosos, que están interesados en la integración y convergencia de España a la UE, aunque fueran ellos mismos los encargados de “cargarse “a la JAE, la ILE y la Residencia.

Opino que es una hipocresía por parte del gobierno, utilizar el prestigio de estas Instituciones, cuando todavía mantiene que un Decreto franquista del 19 de Mayo de 1938 disuelve a la Republicana JAE. Toman lo que les interesa, esto es el prestigio, dejando fuera lo que les fastidia , como es la JAE frentepopulista, el hospital de Carabineros y su Refugio , pues esta parte de la Historia parece que no les sirve para venderse bien a la Unión Europea., más bien todo lo contrario.

Mi crítica a los responsables de la Residencia no en lo que han convertido a dicha Institución, allá ellos con su conciencia, sino en que han falseado totalmente su recuerdo dando una imagen sesgada de lo que fue. Pero por otro lado, como nadie se lo rebate, ellos siguen consiguiendo sustanciosas subvenciones, y así llevan más de 20 años, y por lo que se ve van a seguir con motivo del Centenario del 2010, haciendo una ‘Residencia franquista’ cuando la Residencia fue Republicana.

Y finalizo con dos ejemplos de la abismal distancia entre lo que dicen estos ‘usurpadores del espíritu institucionista’ de la Residencia que hacen por recuperar el legado y la cruda realidad:
Dos de los pioneros en la Resi,( los del llamado ‘grupo de los 15’, residentes que ocuparon el hotelito de la calle Fortuny 14 que comenzó a dirigir en 1910 Jiménez Fraud), Luis Calandre Ibáñez, mi abuelo, y Bernardo Giner de los Ríos, sobrino de Don Francisco Giner de los Ríos, y un importante arquitecto, han visto mancillado su honor por los responsables de las instituciones ‘institucionistas’, que se supone deben velar por salvaguardar su memoria.

Ambos residentes, llegaron a tener importantes puestos durante la guerra civil, Luís Calandre Ibáñez, como Director del Hospital de Carabineros situado en la Residencia de Estudiantes, y Delegado de la Junta para Ampliación de Estudios en Madrid durante el final de la contienda, y Bernardo Giner de los Ríos, como ministro Comunicaciones y Transporte(1936-39). Y ambos han visto destruida parte de su obra materializada en patrimonio histórico arquitectónico.

Primero en el año 1991 con motivo de unas obras sin licencia municipal era destruido parte del Refugio antiaéreo de la Colina de los Chopos , construido por la II republica para el Hospital de Carabineros debajo de la Residencia, sin siquiera haberlo inventariado, y en el año 2008 era derribado el pabellón de párvulos de Bernardo Giner de los Ríos ,en la Institución Libre de Enseñanza , según los responsables con todas las garantías legales., a pesar las protestas de miles de personas a través de la página web ‘Salvar la ILE’.

Detrás de ambos derribos se encuentra el estudio de arquitectos de Pérez–Pita y Jerónimo Junquera, especialistas en la arquitectura institucionista desde su Plan especial de la Colina de los Chopos editado en 1989., cuando era Presidente del Patronato de la Residencia el Sr Javier Solana, ministro de Educación y Ciencia.

Parte de los responsables de dichas aberraciones histórico-urbanísticas son los mismos de siempre :Puedo citar entre otros en primer lugar a José García Velasco, vocal a título personal como Director honorario de la Residencia y Secretario del Patronato Francisco Giner de los Ríos. También esta Alicia Gómez Navarro, Directora de la Residencia y vocal del Patronato Francisco Giner de los Ríos.

Ambos también pertenecen al Comité organizador del Centenario de la JAE (2007-2010) el primero como Presidente y la segunda como vocal, a cuyas declaraciones yo hacía referencia al principio de este artículo, cuando indicaba que pretendían volver a dejar fuera la memoria histórica republicana de la Residencia (esto es la guerra civil).

Y esta es la cruda realidad de los ‘usurpadores’ del ‘espíritu de la ILE, la JAE y la Residencia’, y no me cansaré de denunciarlo, pues entiendo que ya es hora de hacer una verdadera historia nacional, y no solo desde el punto de vista del bando vencedor y esto lo vemos muy claramente con lo que esta ocurriendo en los homenajes y centenarios a la Residencia de Estudiantes y la Junta para Ampliación de Estudios que han tenido y tendrán lugar.

Yo en cambio propondría para la conmemoración del 2010, que se reconociera al Refugio antiaéreo, se reconstruyera incorporando el trozo que le han robado y se protegiera. Podía ser utilizado como sala permanente de exposiciones, como un pequeño museo, en donde se explicaría con detalle lo que fue el Hospital de Carabineros, que se creo para cuidar de los enfermos de la malaria contraída por una epidemia en los Frentes de Madrid, y como fue controlada. De quienes trabajaron en dicho Hospital , casi todos personas relacionadas con el institucionismo y su espíritu, y como colaboraron activamente en la Defensa de Madrid. Con el álbum de fotos que tienen secuestrado los encargados de la Residencia tendrían un apoyo fotográfico muy importante y precioso. Esto sería, a mi entender una verdadera memoria de la Residencia, incorporando su historia republicana frentepopulista».

 Más artículos de la autora

La vergonzosa impunidad de los crímenes fascistas

Publicación1Iñaki Alonso. LQSomos. Junio 2009

Dice un “despacho” de agencias:

La Comisión de Evaluación de la Ley de Memoria Histórica ha denegado las ayudas contempladas en la Ley de Memoria Histórica a la familia de José Luis Sánchez-Bravo Solla, condenado a muerte en un Consejo de Guerra en septiembre de 1975. En el escrito, se fundamenta la negativa en la «implicación» de Sánchez-Bravo Solla en la muerte de un teniente de la Guardia Civil en un acto de terrorismo atribuido al Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP). En una propuesta de resolución, se especifica que la condena a muerte de Sánchez-Bravo Solla se tramitó por Jurisdicción Militar y «se sustanció por el atentando» perpetrado por las FARP el 16 de agosto de 1975 contra el teniente de la Guardia Civil Antonio Pose Rodríguez.

Recordando las palabras de Silvia Carretero Moreno (compañera de Sánchez Bravo):

“Quiero denunciar que mi marido ha sido terriblemente torturado en la DGS durante 6 días para que firmase unas declaraciones redactadas por entero por la policía anteriormente. Entre las numerosas torturas que ha sufrido está la de corrientes eléctricas en los testículos”

En su escrito, la comisión de evaluación recuerda que en enero de 2001 el Ministerio del Interior concedió una indemnización a los familiares del guardia civil Pose Rodríguez, víctima de un atentado en el que estuvo «implicado» José Luis Sánchez-Bravo Solla como miembro del FRAP. En este sentido, la resolución señala como una «causa especial de denegación» la pertenencia a banda armada del «causante o beneficiario» de las ayudas de la Ley de Memoria Histórica.

La comisión de evaluación parece olvidar que aquel consejo de guerra se celebro sin ninguna garantía jurídica, después de torturas salvajes… como quedó demostrado por los observadores internacionales que pudieron asistir a aquella parodia de juicio, recogido en informes respetados y evaluados por todos los estados democráticos existentes en 1975 (caso que no era el del estado español) Así lo recogen entre otros informes el del jurista berlinés Rainer Formmann o el observador jurídico de la Federación Internacional y la Liga Suiza de los DDHH, M. Payot, entre otros.

Los abogados de la defensa: Bandres, Castell y Fernando Salas, no pudieron estar en el juicio-parodia pues fueron expulsados de la sala, sin poder decir “esta boca es mía”

La comisión de evaluación fundamenta la negativa a la concepción de las ayudas a Sánchez-Bravo Solla en el artículo 10 de la Ley de Memoria Histórica (aprobada en 2007), que reconoce el derecho a una indemnización de 135.000 euros para quienes fallecieron durante el periodo transcurrido entre el 1 de enero de 1968 y el 31 de diciembre de 1977 «en defensa y reivindicación de las libertades y derechos democráticos».

«El fallecimiento del señor Sánchez-Bravo Solla -recoge el escrito- no guarda relación con una circunstancia de reivindicación y defensa de las libertades y derechos democráticos, sino con la ejecución de una pena capital impuesta al causante porque en el procedimiento sumarísimo se apreció su participación en el asesinato de un guardia civil».

La resolución asegura que el FRAP es un «grupo terrorista» a partir de un informe de la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil, elaborado el 14 de mayo de 2009, que refleja que esta agrupación «fue una organización revolucionaria que recurrió al terrorismo para lograr sus objetivos». «Estas circunstancias llevan a apreciar la concurrencia de pertenencia del causante a banda o grupo armado», asevera.

También parece que en este informe se olvidan de que el FRAP era una organización que luchaba por la restauración de la democracia robada con el golpe de estado de 1936, una organización que estaba presente en todo el estado español, que sus militantes, apoyos y colaboradores sufrieron la más salvaje represión de los cuerpos policiales de la dictadura (a los cuales todavía nadie ha juzgado) Y también parece que se olvidan que las democracias occidentales de 1975 (caso que no era el del estado español), se movilizaron en los cinco continentes para reclamar justicia al tirano dictador, reconociendo la lucha política por la democracia que estaba haciendo el pueblo español.

Este escrito pone fin a la vía administrativa y podrá ser recurrido en el plazo de un mes o impugnado ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid en el plazo de dos meses, conforme al artículo 46.1 de la Ley reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa.

…“No tengo miedo y estoy tranquilo. Yo sé que, si lo inesperado llega, estaremos preparados… Hay algo que hoy no quiero: ni piedad ni compasión… Incluso si os parezco fuerte, yo tengo mis debilidades y mis límites. Sufro como cualquier ser humano, y más, puede ser causa de mi aislamiento. Si tú ves algún día a mi mujer, dale esta carta. Yo no quiero que sea una mártir… Y mi conciencia es cada vez más fuerte y más clara…” José Luis Sánchez-Bravo Solla.

Otras notas del autor

27 de Septiembre ¡Justicia Popular!

¿En qué quedamos?

Oigo con relativa frecuencia: (últimamente al actor Lluís Homar, el que hizo el papel de monarca atribulado en la miniserie de TVE a propósito del 23-F) “soy republicano pero también juancarlista”.

 ¿Alguien podría sacarme de la tremenda duda y explicarme cómo se come esto?

 Hasta donde llegan mis conocimientos, republicano es quien está contra la Monarquía, venga ésta de donde venga, y contra toda la banda de vampiros y parásitos que  se posicionan a su alrededor, bien sean estos de sangre azul o avezados cazadores de fortunas, con premio Nobel de literatura incluido.

Desgraciadamente, todos los estómagos agradecidos que tuvimos por clase política en el pasado reciente, con contadísimas excepciones, no fueron sino lameculos de la actual Monarquía, tan sumisos y agradecidos ellos que no dudaron en acatar esa bandera y esa Constitución a las cuales tanto deben personalmente. 

Me incomoda ser tan reiterativo, pero parece ser que estamos obligados a repetir lo mismo una y otra vez, como en el colegio de nuestra infancia, cuando nos equivocábamos y nos castigaban a escribir cien veces en el cuaderno…en clase no se habla, que ya le manda…

Abundando en lo anterior, uno no puede dejar de preguntarse cómo nos verán nuestros sucesores dentro de 50 ó de 100 años.

Han tenido que transcurrir nada menos que la friolera de 33 años desde la muerte del Dictador para que desaparezcan sus estatuas ecuestres del paisaje urbano de nuestras ciudades, para que algunas placas, que no todas, de las calles con los nombres de los vencedores de la cacería del treintaises, fuesen sustituidas por otras más democráticas; desaparecieron las lapidas con el listado completo de las víctimas del terror rojo(que los republicanos exterminados por sus ideas no eran hijos de Dios) y su eterno ¡PRESENTES! de las fachadas de los templos; tuvieron que transcurrir tres larguísimas décadas para que la placa del Gobierno Militar de esta ciudad, donde se ensalzaba la figura del Excelentísimo Señor Don Francisco Franco Bahamonde, Generalísimo de los Ejércitos, desapareciese de tan encomiable como tan mal pagada institución, y eso porque la echaron abajo unos rebeldes insumisos (sancionados por la acción posteriormente.)¿Puede haber algo más humillante para un pueblo, que aún se siente colonizado y dolido por las masacres llevadas a cabo en estas islas por los Reyes Católicos hace 530 años, que tropezarse cada día con el rótulo de la calle dedicado a éstos y a los capitanes que pasaron a cuchillo y esclavizaron a millares de pacíficos aborígenes?

Hasta dónde alcanzará la generosa Ley de la Memoria Histórica aún está por ver. De momento, ahí, resistiendo bajo el sol y la lluvia de los años, impasible el ademán, que decía la canción de los chicos de la boina colorada, en la fachada del colegio de las monjas de María Auxiliadora de mi barrio, una placa de piedra muestra su eterno agradecimiento, por la deuda contraída con tan honorable señor: D. Francisco García Escámez.

Merece la pena recordar que este pavo fue uno de los capitanes que el General Mola envió desde Pamplona en 1936, acompañado de 1000 falangistas y carlistas, en apoyo de los elementos fascistas rebeldes de Madrid y para derrocar  a la República. Se había destacado en la guerra de Marruecos, donde fue condecorado con la Laureada de S. Fernando. Todo un ejemplo de caballero español a seguir para los zagales que acuden a diario a este centro y que enriquece un poco más el desarrollo de la  Educación para la Ciudadanía.

¿Y aún se nos preguntará a los españoles qué nos ha hecho el clero?

Si en verdad hubo un momento en el que el español podía pregonar bien alto su nacionalidad fue entre 1931 y 1939, que ni antes ni después hubo mayores razones para ello. Antes porque no hay razón alguna para sentirse orgulloso de pertenecer al Imperio que llevo la muerte y la desolación más allá de los Pirineos y allende los mares, por mucha cruz y mucha lengua que hasta allí llevasen; y después porque la Dictadura de Franco redujo nuestros sueños al tamaño de una nevera, un televisor y un coche, que no daba la cosa para más.

Por mucho que nos catequicen los voceros del diario El País, por no citarlos a todos, no nos van a convertir de republicanos a juancarlistas. Quizás carezcamos del potencial económico para ganar unas elecciones, pero lo que sí que está claro es que no vamos a claudicar del viejo sueño de expulsar del país de nuevo a toda esta mancha de parásitos que merodean en torno a la jefatura del Estado.

Desconozco qué encuentra este actor y los que así piensan en el actual Rey de España. Como no sea que quiera que le prolonguen el contrato de trabajo…

Como tantas veces se ha dicho y tantas habrá que repetir aún, el mozo en cuestión fue sentado en el trono, nada menos que por el verdugo del único régimen democrático que tuvo este país, a costa de una cruel guerra civil que le costó al País en torno a 800.000 vidas. Con lo cual podemos afirmar, sin ningún género de dudas, que esta Monarquía es el producto de un golpe de Estado e hija de una cruel dictadura ejercida por un general fascista a lo largo de casi 40 años, por muchas pólizas y muchos sellos que les pongan a él y a sus lebreles.

Resulta ya humillante que un tipo, puesto ahí por el resultado de una cacería que empezó en Marruecos, se continuó en Asturias y culminó en 1975 con la ejecución de 5 antifascistas, laureado y por la gracia de Dios, apoyado por la misma religión que profesa la Monarquía española, este tipo que tantos millones le cuesta al erario, que no vale más que para inaugurar exposiciones y congresos y leer lo que le cocinan sus acólitos para las Navidades en su choza de Zarzuela, amigo de sus amigos, osease: el verdugo de Rabat que encarcela y tortura, cuando no hace desaparecer a los miembros de la familia saharaui que se atreven a salir a la calle para exigir la autodeterminación para su pueblo (dime con quién andas…) Este modelo de estadista que abandonó a su suerte a estas mismas gentes en 1975, cuando accedió a la jefatura del Estado, dejando a aquella provincia bajo la bota de ese miserable sátrapa. Resulta, no solo humillante, si no un auténtico escarnio que deja en entredicho, no solo a la institución que representa si no a todos los ciudadanos que tenemos la desdicha de compartir nacionalidad con él. Porque si los crímenes contra nuestro pueblo, cometidos por su máximo benefactor, no prescribirán nunca, la villanía de aceptar el nombramiento de las manos ensangrentadas de semejante delincuente hace que la sangre, tan vilmente derramada, cubra eternamente la memoria de esta dinastía y las venideras.

Afortunadamente, en este País no todo está en venta. Todavía queda gente honesta y con memoria. Memoria de los días en que la alegría y la ilusión desbordaban los barrios más humildes y los espacios donde la palabra aún tenía un valor, con tal de que esas palabras fueran pronunciadas por el Presidente Azaña, por Largo Caballero, por <Pasionaria> o cualquiera de los lideres de entonces; y ciudades enteras que no dudaban en partirse el alma con los generales felones, por muchos legionarios y moros que trajeran, por defender unos valores auténticamente democráticos y una bandera salida de los corazones y de la memoria de estos pueblos.

Sí, siempre creí que ser republicano era creer en los valores de entonces, por encima del posible carisma de este u otros monarcas. Por las ideas de progreso, de igualdad de justicia, contra todas las religiones que no buscan si no el beneficio y el sometimiento de las masas. En memoria de los que, ahora y siempre, anteponen el triunfo del racionalismo sobre cualquier otra ambición personal. En memoria de los que en el pasado fueron arrojados a los pozos del olvido por soñar con un mundo sin depredadores. Un mundo donde, por el sólo hecho de nacer en una miserable aldea africana o del lejano altiplano andino, no te veas condenado a escoger entre morir de hambre o embarcarte en una barquichuela para tratar de ganar las costas del paraíso capitalista; en honor a la palabra dada al pie de la tumba donde descansan los restos de los camaradas caídos en la lucha.

Preferimos mil veces morir a los pies de cualquier barricada que extinguirnos de tedio bajo las banderas de una seudodemocracia bendecida por un asesino golpista.  

¡¡Viva la República!!

Ángel Escarpa Sanz

Manipulando la historia: exposición sobre la malaria en la Biblioteca Nacional

De los 6 grandes bloques en que está dividida la exposición, ninguno hace referencia a la lucha antipalúdica que tuvo lugar durante la Guerra Civil española. En el quinto espacio “Las campañas antipalúdicas españolas” se divide entre antes y después de la guerra, obviando los tres años que duró la contienda. Esto mismo se plasma por escrito en el catálogo.

Durante esos difíciles momentos se desarrolló una grave epidemia de malaria, extendida por los frentes de Madrid. Este triste acontecimiento lo encontramos documentado en varios libros, artículos, etc. que voy a enumerar en parte:

La sanidad del Ejercito Republicano del Centro, del Dr. Estellés Salarich, publicado por  Monografías Beecham. Los médicos y la Medicina en la Guerra Civil, Madrid 1986, pagina 52.

– Revista de GEFREMA (Grupo de estudios del Frente de Madrid), noviembre del año 2007, Cristina Calandre.

Un refugio bajo los chopos, por  Rafael Fraguas, E País, 9 de agosto de 2007.

Luís Calandre Ibáñez, médicos murcianos de la Escuela Histológica española, por J. Manuel Sebastián, coordinado por el catedrático de Historia de la Medicina, Pedro Marset, Universidad de Murcia, 2008, pagina 111.

El Dr. Luís Calandre y la actividad sanitaria y científica en la Residencia de Estudiantes, por Cristina Calandre, revista Cartagena Histórica, editorial Aglaya año 2008.

El Dr. Luís Calandre Ibáñez, de la Junta para Ampliación de Estudios al exilio interior, de Cristina Calandre Hoenigsfeld, edita Silente Memoria Histórica, año 2008.

El Reconocimiento de la categoría Patrimonio Europeo otorgado a la Residencia de Estudiantes, esconde al Hospital de Carabineros y su Refugio, publicado en la revista electrónica OPEH, Cristina Calandre, Universidad de Granada, 2008.

La Junta para Ampliación de Estudios republicana frentepopulista, de Cristina Calandre. Revísta Historia Actual Online, Universidad de Cadiz, 2008.

Biografía Dr. Calandre, por José Manuel Sebastián, publicado en la web de la Comunidad Autónoma de Madrid (Madrid+d), año 2008.

– Diversos artículos en las webs: Memoria Republicana, Asociación Internacional de Médicos Progresistas, LQSomos, Tiempos de Historia, etc.

Motivos por los que no incluyen la importantísima experiencia en la Guerra Civil española y su exitoso control sobre la epidemia de malaria.

Dicha exposición esta organizada por el Ministerio de Cultura-Biblioteca Nacional y colaboran Cruz Roja, Cresib y, como patrocinador, aparece Caja Madrid.

Tanto al presidente de la Cruz Roja como al Dr. Alonso de Cresib-Barcelona, les entregué mi libro hace tiempo “El Dr. Calandre de la JAE al exilio interior“, en donde por supuesto se explica detalladamente la actividad del Hospital de Carabineros, situado en la Residencia de Estudiantes, durante los años 1937-39 y el paludismo. Además, los documentos originales del Instituto de Carabineros sobre este tema están en unos libritos que mi familia dio en custodia hace tiempo a la Residencia de Estudiantes. No obstante, yo dispongo de otros ejemplares, con lo que he podido fundamentar perfectamente mis publicaciones sobre la epidemia de malaria y su tratamiento. Seguramente, en algún archivo oficial están también estos libros sobre el funcionamiento del citado hospital.

Está claro que no se quiere hablar de la valiente labor que se llevó a cabo, pues uno de los que participan en la exposición, el profesor Alfredo Baratas, en el catálogo de otra exposición (la del Centenario de la Junta para Ampliación de Estudios) escribió respecto al Hospital de Carabineros: “durante la Guerra Civil se estableció en la Residencia de Estudiantes un centro de asistencia clínica para heridos del frente”, quitándole toda la grandiosidad a dicha experiencia en la II República.

No quieren saber por varios motivos

Tendrían que explicar por qué hasta ahora han escondido a los investigadores toda esa documentación, incluido un álbum de fotos que se concedió en custodia a la Residencia por la familia Calandre, hacia 1990, y que cuando he querido recuperar no me han sido devueltos, no mostrando ningún documento que avale que es una donación y no una custodia y que tienen la obligación de devolver cuando se solicita por la familia, como ha sido el caso.

Ha tenido que ser mi persona, economista y ajena a la profesión de historiadora, la que se ocupara de sacar todo a la luz, entiendiendo que no soy la persona adecuada para ello, así que todas mis publicaciones no tienen valor científico. Pero se comete el error de no tener en cuenta otras publicaciones que si hablan de este tema y que están avaladas por Universidades como la de Murcia, por ejemplo, en cuyo libro, además, participan grandes historiadores de la medicina como el Dr. López Piñeiro.

No quieren resaltar una actividad exitosa llevada a cabo por la II República

Finalmente, creo que es una manera de castigarme por haber puesto sobre el tapete el tema del Refugio antiaéreo, que existe desde 1938 debajo de la Residencia de Estudiantes, construido para el hospital y los enfermos de la malaria y que no quieren reconocer las Instituciones, entre ellas el Ministerio de Cultura.

O quizás sea simplemente que no quieren que los investigadores que se alojan en el “hotelito” de la Residencia de Estudiantes, conozcan que allí estuvieron dos años internados enfermos infecciosos de paludismo y puede que eso pueda contagiarse.

Lo que más me duele es la colaboración del Dr. Alonso, pues él me dio a entender (cuando con toda mi buena fe le di todo lo que yo tenía sobre este asunto), que se ocuparía de divulgar la experiencia de este hospital y la malaria, pero claro, no tuve en cuenta que le habían concedido el premio Príncipe de Asturias y también una dotación económica de la Fundación Ramón Areces por el tema de la vacuna.

Y es que hemos topado con la Monarquía y con los franquistas recalcitrantes, que piensan junto a los franquistas del PSOE, que pueden hacer exposiciones como esta, falseando la historia, por supuestos intereses ó venganzas y que nadie va a protestar.  

Mi abuelo, el Dr. Luís Calandre Ibáñez fue nombrado, en octubre de 1938, delegado en Madrid por la Junta para Ampliación de Estudios (la  mayor institución científica que ha tenido nunca España) por cuidar de la Residencia de Estudiantes, convertido en hospital de enfermos de malaria durante la guerra y luego fue condenado por los tribunales franquistas, principalmente, por haber dirigido dicho hospital y salvar demasiadas vidas de republicanos.

Un Decreto ilegal franquista del 19 de mayo de 1938 pretendió disolver a la JAE y, como todo el poder franquista sigue vigente hoy en día, es imposible que se reconozca jurídicamente el nombramiento por el gobierno legitimo de la República en octubre de 1938, de Luís Calandre, ese mismo poder que estuvo y esta implicado en el Holocausto, donde fueron asesinados 20 de mis antepasados judíos.

Queda muy poco riguroso hacer una exposición de esa categoría sobre la malaria y obviar todo el periodo que va de 1937 a 1939. Y es que desde que los franquistas se “cargaron” la republicana Junta para Ampliación de Estudios en 1939 y la Transición monárquica enfocó la economía a la construcción y el turismo, en vez de a la ciencia y la educación, como venía haciendo la JAE, en España existe el negocio de multinacionales farmacéuticas, como será  seguramente el caso de la vacuna contra la malaria. La multinacional GLAXO SMITH KLINE será la encargada de desarrollar la vacuna y da la casualidad de que su presidente Rodrigo Becker es vocal nato del Patronato Residencia de Estudiantes, que esta presidido por el Príncipe Felipe. ¡Cuantas casualidades!

Más artículos de la autora

La exposición esta desde el 17 de Marzo al  7 de Junio (Comisarios José A. Nájera y Antonio González Bueno) en la Biblioteca Nacional de Madrid

Certificado de buena conducta para Companys, siguen humillándonos

Al parecer nuestro gobierno va a dar un “certificado de buena conducta” a Companys, sostengo que esto es una felonía que nos lleva a los días mas negros de la dictadura franquista. En aquel tiempo que tanto provecho trajo para los fascistas, la Iglesia y los que aprovecharon del genocidio republicano para matar, violar y robar, lo del certificado de buena conducta era moneda corriente.

Los republicanos que habían sobrevivido al exterminio, debían para encontrar trabajo, salir de cárceles y campos o bien tratar de evitar el paredón o el paseo, presentar a las autoridades competentes, es decir a los golpistas rebeldes, un certificado de buena conducta.

Estos certificados los daban, cuando querían, los militares, las autoridades, los fascistas reconocidos, los falangistas y las monjas, también  los curitas, estos eran los peores, gracias a la confesión estaban al corriente del menor detalle del pensamiento de todos sus feligreses, que se confesaran o no siempre había alguien que aprovechaba el confesionario para denunciar al vecino, fueron días de terror.

Muchas mujeres que tenían sus parientes republicanos encarcelados tenían que servir en casas de señoritas fascistas, y esto les daba la ocasión de con su trabajo y su humillación tratar de conseguir el ansiado certificado que a veces suponía salvar la vida de sus represaliados, algunas lo conseguían, otras eran despachadas con malos modos.

Mis padres tuvieron para sobrevivir, buscar el papelito, sin el estaban condenados a la miseria a pesar de ser funcionarios por oposición, lo pidieron a sus familiares “del otro bando” se les negó, la familia o la solidaridad no contaba mucho para los vencedores franquistas. Lo obtuvieron por fin, pero mi madre tuvo que llevar un habito durante un año para pedir perdón como hija de rojo, el habito consistía en una túnica informe atada con un cordón morado, nunca olvidaré ese cordón que ceñía la estrecha cintura de mi madre, quisieron que fuera un signo de vergüenza, para mi fue siempre símbolo de orgullo.

Muchos años después, al final de los años 50 seguía pasando lo mismo, cuando mi abuelo quiso venir a morir en suelo español tuvimos que buscar el certificado, y como en los primeros tiempos de la dictadura, también familiares y amigos se lo negaron, yo fui con mi madre a visitar en Barcelona a un presidente de la Diputación, el nos lo dio, y nos dijo la admiración que siempre tuvo por mi abuelo, su nombre siempre lo he llevado en mi corazón.

Todo este calvario que muchos pasamos me lleva a gritar mi indignación al ver que los certificados de buena conducta de los fascistas a republicanos siguen vigentes, no debemos aceptar esta práctica que debía ser de otros tiempos. Companys no necesita ningún certificado, como tampoco ninguna de las victimas de los rebeldes franquistas, no necesitan que les devuelvan una dignidad que nunca perdieron.

Tampoco un gobierno monárquico, heredero del fascismo y que se esfuerza en acallar las justas peticiones de los que buscan a sus desaparecidos, de los que piden la anulación de los juicios que enviaron a miles de republicanos a la cárcel y a la muerte, un gobierno que vende armas al estado asesino de Israel y que esta dispuesto a cambiar la ley para que no se persigan sus crímenes, y no puede cambiarlas para dar justicia y reparación a las victimas republicanas, un gobierno así no tiene ninguna fuerza moral para dar un certificado de buena conducta a nadie, y nosotros no lo necesitamos.

No se puede esperar nada de una monarquía heredera del fascismo, solo la III República nos traerá la justicia

http://ateosyrepublicanos.blogspot.com/

No volem certificats de bona conducta ni per a Companys ni per a cap víctima del franquisme

Más artículos de la autora