César González ¡Que la excepción sea la regla!

imagen-diagnostico-esperanza-pelicula-culturaArturo Seeber Bonorino*. LQSomos. Febrero 2016

Cineasta y poeta

Partido de Morón, Provincia de Buenos Aires. Villa Carlos Gardel. Una de las catalogadas como peligrosas. Llegados la adolescencia, los pibes, cansados de sólo ser dueños de miseria y necesidad, salen a robar. Son las jóvenes generaciones de «ciudadanos de segunda»: los marginados (no marginales) de la sociedad, descendientes del mestizaje que dejaron los conquistadores, de tez oscura (despectivamente, los “negros”), y de los inmigrantes pobres que no lograron levantar cabeza en Argentina. Pero no son los olvidados: muy por el contrario, se los tiene siempre en cuenta para humillarlos (Estos negros son unos vagos, no les gusta trabajar. Viven en las villas porque quieren. Son todos borrachos y mandan a sus hijos a callejear para que les traigan guita para el vino. Cuando Perón les dio casas, les arrancaban el suelo de madera para leña de los asados… etcétera). Entonces, están llenos de odio, y los robos suelen ir acompañados de violencia. También reciben la violencia. Si caen presos, la ley no se ha hecho para ellos, y las más de las veces a la policía le resulta más fácil pegarles un tiro que andar con protocolos. Son los habitantes de las villas miseria.pelis

César González es un pibe de Villa Carlos Gardel. En la adolescencia salió a robar. Un tiro en el abdomen casi lo mata. Tuvo la suerte de pocos: en el hospital donde lo trataron se ocuparon de él y le salvaron la vida. Uno entre pocos, porque a los pibes chorros que caen malheridos los dejan morir. Se pasó cinco años de su vida “dentro”.

Preso conoce a Patricio, que hace trucos de magia, quien le da su primer libro: Operación masacre, de Rodolfo Walsh. Lo lee, apasionadamente, y a partir de entonces no deja de leer. Conoce la poesía a través de Oliverio Girondo, y comienza él a escribir. Ese pibe, que apenas completó la primaria, nació con un talento natural, y su poesía, directa, de lenguaje sencillo, cotidiano y denunciante, conmueve. Es un buen poeta y seguramente llegará a ser un gran poeta. En reclusión inicia también la publicación de la Revista Cultural ¿Todo piola?

camiloCon el pseudónimo de Camilo Blajakis (Camilo, por Camilo Cienfuegos, uno de los líderes de la Revolución Cubana; Blajakis, por Domingo Blajaquis, sindicalista asesinado junto a Rosendo García) la editorial Continente publica su primer libro: La venganza del cordero atado, en el año 2010, y en el año 2011, ya con su nombre: Crónica de una libertad condicional (una selección de sus poemas se puede leer en su blog: http://camiloblajaquis.blogspot.com.es/)

Llega al cine. En el año 2013 realiza su primer film: Diagnóstico esperanza, que transcurre en su villa, y que logra un éxito asombroso. Asombra su calidad técnica y creativa, que bien puede pasar como de un viejo profesional del cine. Un año después, un nuevo film: ¿Qué puede un cuerpo?, y varios cortometrajes.

Llega a la televisión en el canal abierto Encuentro. Es presentador del programa Alegría y Dignidad, en el año 2012, y luego le llega su librosprograma propio: Corte Rancho, donde se adentra en las diversas villas para, según sus palabras generar un puente entre los barrios marginales. Para sorpresa de muchos, les descube que esos «negros» son gente normal, con las inquietudes de todo el mundo. Allí hay músicos, poetas, artistas, gente trabajadora como todos, y si hay también delincuencia, la hay porque la miseria no siempre es paciente.

César González, además de ser un artista de incuestionable calidad, es un incansable militante que lleva su mensaje reivindicativo a todo el mundo villero, el mensaje de que la villa no es el destino final de sus vidas, de que la cultura y la reflexión, la libertad de pensamiento en otras palabras (aquello a lo que tanto temen los políticos), los reencontrará con su dignidad como personas y los llevará, naturalmente, a ocupar el puesto en la sociedad que se les negó siempre (aún a pesar de Macri).

Si César González es la excepción a la regla del mundo villero, cabe esperar que la excepción se termine convirtiendo en regla. Usando uno de los lemas de la Revolución Cubana: ¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

Más artículos del autor
* Arturo Seeber es miembro de la Asamblea de redacción de LoQueSomos

2 comentarios en “César González ¡Que la excepción sea la regla!

  • el 24 enero, 2016 a las 22:02
    Permalink

    César estuvo detenido en el instituto de menores M.Belgrano, donde trabajé durante tres años, tomó como seudónimo para escribir poesías el nombre de Camilo (como se explica en la nota) y el apellido lo toma del sindicalista referido en el libro de Rodolfo Walsh «Quién mató a Rosendo»(García) un trabajo de investigación periódistica de Walsh que superó a la no-investigación policial.
    En el instituto de menores que me refiero al comienzo, los chicos tuvieron-tienen actividades como teatro, talleres de escritura, además de la escuela primaria (muy concurrida) y secundaria (un poco menos). Dentro de los talleres que se realizan hay una radio, incluso emprendimientos grastronómicos para el exterior (venta de pizza) con la finalidad de aportar a los detenidos, y cierta vez un taller de magia a cargo de un docente que fue el que operó la magia entre los detenidos. En el que más prendió fue en César, quizá por sus condiciones e intereses, quién sabe. A partir de aquél mago César comienza a incursionar en la literatura, escritura, edita un libro, luego además del documental, tuvo -en tiempos del kirchnerismo, hoy no sería posible con Macri- hasta un programa en la televisión pública con el objeto de mostrar la vida en la villa. En lo personal se ha dedicado a trabajar con los pibes de la villa para replicar la «magia» que operó en él la literatura, editaban un periódico. Actualmente el municipio de Morón fue ganado por los del signo político de Macri.
    En Argentina hemos retrocedido por lo menos seis décadas. Todo este territorio ganado despacio, muy despacio ¿qué destino tendrá?

    Respuesta

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar