Chicos de ayer

Carlos Olalla*. LQS. Mayo 2019

Sus letras son cartas que nos siguen escribiendo desde donde quiera que estén. No llevan remite. Sabemos de quiénes son. El paso del tiempo ha depositado en ellas un poso de verdad y de sueños

Nacidos en los últimos tiempos del franquismo, vivieron su adolescencia en un tiempo en el que creíamos que todo iba a ser posible. El horizonte de libertad que se abría ante nosotros nos empujó a explorar esos mundos sin mapas que siempre habíamos intuido. Quijotes nacidos en tiempo de Sanchos, Antonio Vega y Enrique Urquijo reflejaron, como nadie, el espíritu de aquellos años que nunca serán ayer.

Sus canciones hablaban de lo que éramos, de todas esas pequeñas cosas que nos hicieron ser como somos, de todos los anhelos de una generación asesinada por la droga o adormecida para siempre por ese estado del bienestar con el que nos engañaron. Su sensibilidad y su profunda visión poética de la vida les llevó a ser vulnerables, demasiado vulnerables en un mundo que no estaba hecho para gente tan bella como ellos.

Hoy sus canciones son himnos para quienes vivimos aquellos tiempos y para quienes, nacidos años más tarde, siguen soñando con ese otro mundo posible y necesario. Ver hoy a adolescentes cantar sus canciones, hacerlas tan suyas como nuestras, es ver florecer todo lo que ellos sembraron.

Sus canciones rezuman melancolía y ternura, tristeza a veces, esperanza siempre. Nos hablan de ti y de mí, de lo que somos y de todo lo que habríamos podido ser. Sus letras son cartas que nos siguen escribiendo desde donde quiera que estén. No llevan remite. Sabemos de quiénes son. El paso del tiempo ha depositado en ellas un poso de verdad y de sueños que las ha convertido en inmortales.

Las calles de Malasaña les vieron pasar, sus bares se llenaron de su música y sus esquinas de su dolor. Hoy los dos tienen placas con sus nombres en plazuelas y calles de ese Madrid que les dio todas las vidas. Hoy los dos tienen sus nombres escritos en el corazón de quienes, tarareando sus canciones, seguimos deambulando sin rumbo por esas calles y tantas otras en las madrugadas de luces y sombras de lo que somos.

Otras notas del autor
* LQSomos en Red

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario