El Colegio de Médicos quiere a Cajal, pero no a sus discípulos

laboratorio-cajal-lqsCristina Calandre Hoenigsfeld. LQSomos. Diciembre 2016

El Colegio de Médicos de Madrid, el lugar más inapropiado para el museo Ramón y Cajal

El pasado miércoles 23 de noviembre se presentó en el Colegio de Médicos de Madrid, el proyecto del Museo Ramón y Cajal y la escuela de Neurobiología (1) y el 24 un simposio en el Instituto Cajal-CSIC, curiosamente coincidente con el aniversario de la creación del CSIC por la ilegal Ley de 24 de noviembre del 1939.

Asistieron al acto numerosas personalidades, el Presidente del ICOMEN, el Presidente de la OMC, el del Instituto Cajal-CSIC, los herederos de Pío del Río-Hortega, de Fernando de Castro y de Ramón y Cajal.

La principal razón que esgrimió el Presidente del ICOMEN, es que en el edificio del Colegio de Médicos (antigua Facultad de Medicina) se conserva intacta el aula donde el premio Nobel dio sus clases. Por otro lado se esgrimen las razones de es que la actual ubicación del legado de Cajal en el Instituto Cajal-CSIC, no tiene espacio suficiente, y lleva allí 32 años amontonado lo que debería estar bien instalado en un museo moderno.

Hagamos un poco de historia, para explicar por qué el Colegio de Médicos de Madrid, NO es el lugar apropiado para el Museo Ramón y Cajal:

Ramón y Cajal, fue el creador y Presidente de la Junta para Ampliación de Estudios (JAE), la gran institución científica española desde su fundación en 1907 hasta su muerte en 1934. Luego fue sustituido por Ignacio Bolívar. El Instituto Cajal fue una de las instituciones estrellas, dependientes de la JAE.

Durante la Guerra de España 1936-39 (guerra civil española), algunos de los principales discípulos de Cajal, como Pío del Río Hortega (laboratorio de la Residencia de Estudiantes) y Francisco Tello (Instituto Cajal) ambos científicos de la JAE, defendieron la legalidad republicana, el primero siguiendo sus investigaciones en París y Oxford, disfrutando de la pensión (beca) de la JAE, durante los años 1937-38 y 39, y el segundo, Tello, ocupándose del Instituto Cajal que estaba situado en Madrid, y publicando algunas investigaciones.

En el magnífico libro “La escuela histológica española” de Rafael González Santander (2005), (2) nos explica minuciosamente cómo fue la actividad del Instituto Cajal durante la GCE y después la depuración llevada a cabo por los franquistas-Opus Dei al finalizar la guerra de España, y cómo destruyeron la escuela de Cajal, que había sido el principal logro de la ciencia en España…

En la página 43, nos dice:

“…el 21 de octubre de 1938, el vicesecretario de la JAE, José Royo Gómez, escribe a Tello desde Barcelona (Cortes 630 Principal )… comunicándole que la Comisión Delegada de la JAE ha creado una subdelegación en Madrid para que sirva de enlace entre los organismos dependientes de la Junta y la Comisión Delegada, habiendo sido nombrado Subdelegado el Dr. Luis Calandre…”

Tras la guerra, con la victoria de los sublevados, fueron sustituidos por sus verdugos, principalmente los del Opus Dei, que ocuparon sus cargos y cátedras, que habían quedado vacantes, a causa de existie tantos catedráticos depurados, y exiliados.

En el libro, el Dr. González Santander explica minuciosamente los casos del Dr. Tello, del Dr. Castro, del Dr. Lafora, del Dr. Rodríguez Pérez y otros discípulos.

También en el Capítulo II se continúa con la historia del Instituto Cajal durante los cuatro años de la postguerra 1940-43, su traspaso al CSIC cuando este fue creado por la Ley de 24 de noviembre de 1939 por el Ministro de Educación Nacional Ibáñez Martín y la participación del que sería su Secretario hasta 1966, el cura del Opus Dei, José María Albareda. (3)

Ya hemos explicado numerosas veces que esta Ley es ilegal, al haberse fundamentado sobre el decreto ilegal franquista del 19 de mayo de 1938 (BOE de 20 de mayo) que desde Burgos pretendió disolver a la JAE republicana que seguía activa (Incluido el Instituto Cajal) en las ciudades republicanas de Madrid, Valencia y Barcelona, bajo la legalidad de la Constitución Republicana de 1931, hasta la derrota en abril de 1939.

También me gustaría añadir que muchos de los médicos fueron depurados mpor el Colegio de Médicos de Madrid (por cierto, colegio continuación del creado por el franquismo al principio de la guerra en 1936 desde Burgos, en contraposición al republicano y legal) a través de la orden ministerial (antisemita) de 6 de octubre de 1939 (BOE de 7 de octubre) sobre Depuración de Médicos “republicanos, comunistas, socialistas, anarquistas, masones, y judaicos …” firmada por el ministro fascista de Gobernación, Ramón Serrano Suñer, cuñado del dictador Francisco Franco. (4)

Esta Orden fue aplicada también a mi abuelo, el eminente cardiólogo Dr. Luis Calandre Ibáñez (discípulo de segunda generación de Cajal, a través del Dr. Achucharro), Director del Hospital de Carabineros, situado en la Residencia de Estudiantes y Subdelegado de la JAE en Madrid, especialmente acusado por el juez instructor del Opus Dei, Dr. Rodríguez Candela (que luego tendría un puesto en el Instituto Cajal franquista), de “salvar demasiado rápido a los enfermos en el Hospital de Carabineros…“ y condenado a la máxima pena de no poder ejercer la medicina en cinco años.

En varias ocasiones he solicitado al Colegio de Médicos de Madrid que se anulara esa normativa vergonzosa, y que se rehabilitara a esos médicos represaliados, pero nunca tuve respuesta.

Por eso, entiendo que esa institución, mientras no reconozca lo que se hizo con la depuración profesional a los médicos y lo anule, sigue teniendo el deber de reparación a los médicos republicanos, y deberían ser las propias familias de Ramón y Cajal y de Pío del Río, las primeras que lo solicitaran.

Primero, reconocimiento de la verdad, la justicia y la reparación a los médicos republicanos represaliados discípulos directos e indirectos de Cajal, como son algunos de la Escuela de Histología de Murcia, Calandre, Rodríguez Pérez (5) y luego el Museo en honor del legado del científico universal, Ramón y Cajal, su maestro.

Notas:
1.- Simposio: Historia de la Neurociencia
2.- La escuela histológica española, de Rafael González Santander
3.- Ley de 24 de noviembre de 1939, creando el CSIC
4.- B.O.E. 7 de octubre de 1939
5.- Exposición «Médicos Murcianos. Discípulos de la Escuela Histológica Española»

Más artículos de la autora

2 comentarios en “El Colegio de Médicos quiere a Cajal, pero no a sus discípulos

  • el 5 febrero, 2017 a las 14:47
    Permalink

    El Palacete de Ramon y Cajal , que tiene la maxima protección como BIC, se ha convertido en varios pisos de supe lujo , puestos a la venta .

    https://www.idealista.com/obra-nueva/35554989/

    http://palaceteramonycajal.com/

    Este hubiera sido el correcto para poner el museo de Ramón y Cajal , en vez de especular con ese palacete, con pisos puestos a la venta por mas de 3 millones de euros.

    ¿ que hacen las instituciones para evitar estos pelotazos especulativos en contra de la cultura ?

    NADA

    Respuesta

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar