Cómete una esvástica

Por Marta Navarro García. LQSomos.

Cómete una esvástica.

Prueba su sabor de sangre ahumada.

Escucha cómo aúllan los huesos de los inocentes.

Siente el calor que produce la muerte programada.

El frío que envuelve la delgadez del hambre.

No olvides que los arquitectos del miedo
convirtieron el crimen en rutina
y que el odio era el plato principal
de todas sus comidas.

Y después de masticar las palabras
que sostienen la esvástica de tu boca,
vomita.

Hazte invisible.

Ahógate en todas las tormentas.

Desaparece de todas las primaveras.

De todos los veranos

De todos los otoños.

De todos los inviernos.

Córtate las venas.

Desángrate sobre la alfombra albina de la historia
y no vuelvas nunca más
a aparecer en televisión alguna,
en radio alguna,
en tertulia alguna.

Porque en el mundo no cabe
una infamia más,
porque no podemos dejar
ni un milímetro
de nuestro espacio,
de nuestras vidas
a la banalidad del mal.

Cómete una esvástica
y desaparece.

* Autora de los libros: Ocho islas y un invierno, Vietnam bajo la cama, Hijas de la Tormenta. Premio de poesía Ciudad de Tudela de poesía y relato. @martanomada
El blog de Marta Navarro: https://entrenomadas.wordpress.com/

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar