Cómo triunfar rompiendo todas las reglas: R.E.M.

Mariano Muniesa*. LQS. Abril 2021

En 1991 con «Out Of Time», la banda se hizo mundialmente famosa, fue por primera vez, número 1 en USA y Reino Unido

Los movimientos en el mundo del rock rara vez se ajustan a algún tipo de lógica. En ello seguramente reside al menos parte de la grandeza de este estilo de música, que a pesar de que cierto sector de la crítica musical considera repetitivo, falto de inspiración, monótono, etc. muchas veces proporciona sorpresas de lo más agradable. En 1991, hace ahora 30 años, esto sucedió con la edición de «Out Of Time» de R.E.M, la banda liderada por Michael Stipe, que habiendo logrado un relativo éxito internacional y encontrándose en la lanzadera para dar el salto al mainstream, lo consiguió… pero rompiendo sus propias reglas y embarcándose en una jugada sumamente arriesgada, que sin embargo les salió bien.

A pesar de que mucha gente conoció a R.E.M. en 1991 con este álbum y su celebérrimo single “Losing My Religion”, la banda existía desde 1981.


Cuando “Radio Free Europe”, su primer single, se editó ese mismo año, para no pocos historiadores de la música popular contemporánea nació lo que hoy conocemos como rock alternativo. R.E.M, quienes se crearon y formaron en la escena post punk y en la filosofía del “Do It Yourself”, incorporaron otros elementos musicales a su estilo, tales como por ejemplo las guitarras acústicas y unas composiciones que pretendían ser sencillas, casi pop en algunos aspectos, aunque el mensaje subyacente fuera mucho más ácido, lograron una originalísima mezcla de innovación y espíritu pop-rock clásico.

A lo largo de los ochenta R.E.M editaron varios discos con un resultado comercial y mediático bastante discreto pero sobre todo, se convirtieron en auténticos animales del escenario. Ello les permitió ir creando poco a poco una buena base de fans que ya a las alturas de 1987 merced a «Document» y «The One I Love» consiguieron dar ese paso adelante que hizo que ya se empezara a hablar de ellos fuera del underground y que además, en un momento en el que la cuenta atrás para el final de la década comenzaba, y con ella, el establecimiento de ese rock alternativo como una propuesta de renovación del rock, incluso a nivel internacional, convertirse en un grupo en que tanto la industria del disco como el público depositó grandes esperanzas.

Y esa esperanza se hizo realidad con «Out Of Time» en marzo de 1991. El proyecto fue cuatro veces platino, le dio a R.E.M un álbum número 1 por primera vez tanto en los USA como en el Reino Unido, ganó tres premios Grammy y de él se extrajo su sencillo más alto en las listas de éxitos con el éxito, «Losing My Religion».

“Quería escribir una canción sobre el amor no correspondido y el deseo”, explicó Michael Stipe a Consequence of Sound en 2016. «No había escrito canciones de amor hasta ese momento, nunca me había interesado el cliché de las canciones pop, hasta que un día lo probé. Yo sabía desde los tiempos de «Document» que podía escribir cosas con gancho, y nunca pensé que “Losing My Religion» fuera a convertirse en un éxito, para mí fue una especie de experimento, pero comprobar como algo para mí tan simple lograba esa repercusión me abrió puertas a la hora de escribir que hasta ese momento habían estado cerradas».


Como decíamos al principio, es sorprendente que este álbum convirtiera a R.E.M en estrellas multimillonarias cuando en el momento de hacerlo estaban agotados tras años y años de giras sin fin y también aburridos de hacer canciones en un arquetipo que pensaban se les había quedado pequeño. Decidieron que no habría gira en apoyo de «Out of Time», y eso guió el álbum hacia experimentos musicales como la introducción de la mandolina en algunos temas, “Losing My Religion” entre ellos. «Una de las reglas que teníamos cuando comenzamos a escribir canciones para el disco” –recuerda el bajista Mike Mills- “era: “no habrá más canciones de R.E.M». Si lo que hagamos suena como una canción que pudiera haber estado en cualquiera de los últimos dos o tres Lp´s de R.E.M, lo tiramos».

Autoliberados de todo compromiso y con la ayuda de sesiones adicionales del bajista / guitarrista Peter Holsapple de los dB y el trompetista Kidd Jordan, se movieron con facilidad entre el malhumorado y elíptico «Low» (que surgió de una experiencia febril de ensueño en la carretera) , viajes secundarios como «Belong» y «Country Feedback», la emotiva melancolía de «Near Wild Heaven» y otra de las piezas que hizo de este disco el impacto que fue: «Shiny Happy People».

En mayo, ‘Out of Time’ alcanzó el número 1 en las listas de Billboard. Luego fueron eliminados del primer lugar, sólo para regresar de nuevo a la semana siguiente. Mientras tanto, «Losing My Religion» entró en el Top 20 en seis países diferentes. Por supuesto, R.E.M había logrado un álbum Top 10 antes con ‘Document’, y un par de sencillos Top 10 en «Stand» de 1989 y «The One I Love» en 1987, pero nunca había habido algo tan espectacular como esto. La pequeña banda indie de Athens, Georgia, había crecido hasta convertirse en una banda de rock de estadios, aunque paradójicamente, no salieron a la carretera a presentar este disco.

Durante los siguientes cuatro años, editarían dos álbumes Top 5 más antes de regresar finalmente a la carretera. Según dijeron siempre, y a pesar de las astronómicas ofertas que recibieron, solo volvieron a las giras cuando realmente sentían que querían hacerlo, y ello les liberó de una presión que tal vez no hubieran podido soportar en ese momento. Resulta muy revelador también como el grupo afrontó el éxito de «Out Of Time». «Para nosotros», le dijo Mills a Rolling Stone, «no fue como decir, “¡Oye, somos el número uno!” Era más como: “Estos idiotas finalmente se dieron cuenta de que había música ahí fuera que estaban ignorando. No solo la nuestra. Eso abrió la puerta a otras bandas de calidad. Si sigues golpeando la puerta el tiempo suficiente, alguien tiene que responder”.

Tras una década llena de éxitos, el 21 de septiembre de 2011, R.E.M anunció a través de su página web que el grupo había llegado al final de su carrera y que se deshacían. Stipe dijo que «no fue una decisión fácil. Todas las cosas deben terminar antes o después, y antes de que nos echéis vosotros, una vez más hemos querido tomar esta decisión final a nuestra manera”. Diez años después, obviamente sus fans todavía les añoran. Pero al igual que siempre quedará Paris, también quedará «Out Of Time».


Más artículos del autor
 * LoQueSomos en Red
Síguenos en redes sociales... Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Un comentario en “Cómo triunfar rompiendo todas las reglas: R.E.M.

  • el 13 abril, 2021 a las 22:45
    Permalink

    «Si muere el rock como vas disfrutar
    Si muere el punk con quien vas a pelear

    Si vuelve el pop es que algo anda mal»

    Geniales.

    Respuesta

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar