Maryssa Ruiz. LQS. Abril 2018

Por si alguien no lo conoce, este famoso mito expone la historia de dos personas que se encuentran prisioneros en una caverna, habiendo detrás de ellos una hoguera. Sólo pueden ver el mundo exterior a través de las sombras que el fuego les permite apreciar en la pared, ya sean siluetas de otras personas, figuras de objetos y demás. Un día uno de los prisioneros logra escapar y cegado por la luz del sol empieza a vislumbrar el mundo real y mediante el conocimiento llega a entender lo que es verdadero y la idea que tenía antes de verdad. Platón hace una analogía metafórica muy importante: Los prisioneros representan aquellas personas ignorantes; las sombras simbolizan las apariencias, el mundo sensible, lo que vemos y creemos que es la realidad; la luz del sol representa el conocimiento verdadero y el prisionero fugado hace el papel de sabio que debe guiar a los ignorantes hacia dicho conocimiento a través de la razón. Según Platón todas las personas nacemos sabiendo y yo siempre he creído que esto es cierto, solo que somos incapaces de hacer uso de esta virtud, nos perdemos y derivamos todo ese potencial a realizar tareas insignificantes que no nos permiten descubrir la verdad. Yo siempre he creído que mundo está en igualdad de condiciones en cuanto a usar su mente, solo que hay quienes se centran en obtener otro tipo de metas dejando de lado la utilización de su conocimiento para encontrar la realidad. Pero: ¿Cuál es la realidad?

Bien es cierto que en la actualidad pecamos todos de ignorantes cuando hacemos conjeturas erróneas basando nuestras ideas en apariencias irreales y en mentiras. No pensamos, solo observamos de una forma equivocada y juzgamos a cosas y personas por lo que no son sino por la visión que tenemos de ellas. Nada es como parece y no podemos enjuiciar a nadie por una “sombra” sino que hemos de hacer uso del “conocimiento verdadero” para obtener la “realidad” y ser capaces de salir de la “ignorancia”, esa ignorancia que nos lleva a convertirnos en lo que muchos criticamos.

A veces creemos en la certeza de que lo que ven nuestros ojos es lo que existe y se debe valorar pero no, no es así, la verdadera realidad de las personas no se aprecia a simple vista y no hay que buscarla con la mirada sino con el alma. La sociedad actual nos está declinando a la superfialidad, cinismo, hipocresía y estupidez, y está consiguiendo que todos analicemos al ser humano en base a unos estereotipos que nos alejan de unos principios coherentes y lógicos con la bondad y la humanidad que ha de caracterizarnos, la sociedad actual está logrando crear monstruos ególatras e impertinentes que solo saben analizar modas y semejantes conceptos que fomentan la pérdida tan absoluta de valores humanos.

Antes de juzgar a una persona por lo que ves sería conveniente que pensaras en que tal vez deberías conocerla en profundidad haciendo uso de tu conocimiento para no caer en la ignorancia y poder obtener la verdadera realidad sobre alguien.

Más artículos de la autora

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

http://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2018/04/La-caverna-Platón-lqsomos.jpghttp://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2018/04/La-caverna-Platón-lqsomos-150x150.jpgLQSomosLos Otros y YoMaryssa Ruizestupidez,ignorantes,la caverna,monstruos ególatras,Platón,realidad,sombras,valores humanosMaryssa Ruiz. LQS. Abril 2018 Por si alguien no lo conoce, este famoso mito expone la historia de dos personas que se encuentran prisioneros en una caverna, habiendo detrás de ellos una hoguera. Sólo pueden ver el mundo exterior a través de las sombras que el fuego les permite apreciar...Cultura Libre, Comunicación Libre