Continúa el “ninguneo” al Doctor Luis Calandre Ibáñez y al Frente Popular

He de reconocer que ya debería estar inmunizada frente a los desprecios que por parte de los encargados de la Residencia de Estudiantes y de la Fundación Giner de los Rios (que por cierto suelen ser los mismos) se hacen al Dr. Calandre.
Pero siempre me sorprenden negativamente y esto despierta en mi adormecida conciencia como ciudadana, investigadora y nieta del eminente Dr. Luis Calandre Ibañez, un deseo de protestar.
En esta ocasión se trata del Boletín de la ILE de julio del 2012, nº 85-86, que lleva el sugerente título: “Nuevas aportaciones en torno a la historia de la Residencia de Estudiantes”.  El director de este boletín es José-Carlos Mainer, y en su Consejo de Redacción están, entre otros, Gonzalo Anes (Director de la Real Academia de la Historia), Elías Díaz, José García-Velasco, Diego Gracia, Elvira Ontañón, José Manuel Sánchez Ron, Virgilio Zapatero,  etc. El Secretario de redacción es Carlos Wert, hermano del actual ministro de Educación, Cultura y Deportes, J. Ignacio Wert.
El tema prometía y sobre todo el capítulo escrito por José García-Velasco hasta me hizo tener ciertas ilusiones: “La Residencia de Estudiantes y los residentes durante la guerra civil, el exilio y la postguerra: epistolario y documentos”. Pero, como siempre, me llevé la gran decepción, pues resultó que, otra vez más, queda fuera toda la labor del Dr. Calandre en el Hospital de Carabineros y la exitosa lucha contra una epidemia de malaria desatada en los frentes de Madrid, en los años 1937-39.
Por supuesto nada se dice de que, para la instalación de dicho ejemplar Hospital, se construyó por la II República un refugio antiaéreo debajo de la Residencia, que existe todavía, pero parcialmente destruido por su “ejemplar” rehabilitación.
A riesgo de ser repetitiva, quiero recordar que, desde el año 2008, ya hay muchos estudios, libros y tesis doctorales que así lo demuestran, comenzando por el mío: “El Dr. Calandre, de la JAE al exilio interior”, en el que detallo tanto la epidemia de malaria, como el refugio antiaéreo.
Pero incluso en el propio BILE nº extra 78-79-80, año 2010, publicado con motivo del centenario de la Residencia, en el artículo de Álvaro Ribagorda: “Un triste epílogo bajo las balas: La Residencia durante la Guerra”, se habla claramente –página 372– acerca del tratamiento del paludismo llevado a cabo en el Hospital de Carabineros.
Dicho autor, también en su libro “El Coro de Babel, las actividades culturales de la Residencia de Estudiantes”, publicado por la propia editorial de la Residencia, en págs. 342 y 343, da cuenta de las publicaciones sobre esta epidemia de malaria y su tratamiento por los médicos que se encontraban en dicho Hospital, bajo las órdenes del Dr. Luis Calandre Ibáñez.
José García Velasco nos dice en su artículo que el informe informe Donato sobre la Residencia en la guerra “es inédito”, pero esto no es cierto, dado que en mi libro anteriormente indicado, página 108, lo cito ampliamente, y Álvaro Ribagorda también lo cita varias veces en el BILE del 2010, y nos lo describe en la página 364:
Francisco Donato: Informe de los hechos ocurridos en la Residencia… 14 de junio de 1939 AGA (Archivo General de la Administración), Ministerio de Instrucción pública, legajo 582
Y es que todo lo que rodea a la documentación de la Junta para Ampliación de Estudios (JAE) y que nos detalla Alfredo Valverde, está poco claro, por mucho que él se esfuerce en decir lo contrario. Por ejemplo, yo estuve en el Archivo General de la Administración (AGA) hace años, buscando en concreto este “informe Donato” de junio de 1939 y, tras cambiarme sibilinamente el legajo 582 que yo pedía por otro con el numero cambiado, a ver si colaba, al darme cuenta y protestar me confesaron que dicho informe lo tenían en la Residencia de Estudiantes desde hace 20 años, en préstamo, lo que no nos dice Alfredo Valverde en su explicación. De este modo, ha estado dicho informe sustraído del AGA, con las consecuencias negativas para los investigadores.
¿Por qué tanto interés en ocultar este informe? Pues, entre otras cosas, porque en él se explica muy claramente que, durante la guerra, en los campos de deportes de la Residencia, se seguía haciendo ciencia, por parte de la JAE, aspecto que fue obviado por los principales investigadores de la JAE y la Residencia, especialmente Sánchez Ron, académico y catedrático de historia de la ciencia, en sus libros y exposiciones.
Según el informe Donato:“… Cuando se ausentó el director de la Residencia, su vivienda fue ocupada por el Museo de Ciencias Naturales, en cuyo local se instalaron los laboratorios de Histología y Biología Vegetal que dirige Don Antonio de Zulueta: para el mismo fin y como campo de experimentación, ocuparon también dos de los campos de tenis vallados que tiene la Residencia, donde instalaron un depósito metálico de agua con base de mampostería en el centro de los mismos…”
Esta política archivística de la actual Residencia es habitual en ellos: sólo dejan consultar su archivo a los investigadores que son de su confianza, como lo fue por muchos años José Manuel Sánchez Ron, que dio una visión histórica de la JAE totalmente deformada. Los documentos dados por mi familia en custodia, desde el año 1990, con motivo de un pequeño homenaje que hicieron a mi abuelo, han sido sistemáticamente ocultados a los investigadores, ya que entre ellos estaban varios de los boletines que describían la epidemia de paludismo, y que ahora pueden consultarse libremente en mi web luiscalandre.com.
Cuando ponen las fotos del Hospital de Carabineros, nunca indican que provienen del álbum Calandre, como si fueran de su propiedad, no siéndolo, como ya les he reclamado varias veces. sin éxito, por supuesto.
Finalmente, como viene siendo habitual en las publicaciones de la Residencia y del CSIC, para seguir legalizando el franquismo, y con ello la monarquía y su Constitución, nos dice Valverde en su artículo, página 88: “Aunque la JAE continuara sus actividades en zona republicana hasta el final de la guerra… y el Dr. Calandre como subdelegado en Madrid, en el bando nacional fue disuelta mediante una orden ministerial de 19 de mayo de 1938…”
Nos encontramos de nuevo con un BILE que ignora la verdadera historia republicana frentepopulista de la Residencia. Esas “nuevas aportaciones” ya no tienen la excusa de que no hay documentación desclasificada o bibliografía que trate la temática.  Simplemente quieren borrar de la historia que unos intelectuales liberales sí conectaron con el Frente Popular y que la II República controló, en la misma Residencia, una epidemia de malaria.
Lo grave es que estas publicaciones suelen hacerse con generosas subvenciones públicas (en el caso concreto del BILE es del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte) y van construyendo una historia falsa e interesada desde que comenzaron los estudios sobre la Residencia y la Junta para Ampliación de Estudios en 1986. Algunos responsables de la Residencia han afirmado que sus esfuerzos van encaminados a mantener el “espíritu de concordia de la Transición”. Y no ven mejor medio para ello que ocultar el espíritu nítidamente republicano de la Residencia, que es una forma radical de desnaturalizarla. Quizás por ello destruyeron el refugio antiaéreo republicano, para que no hubiera pruebas físicas de lo que ahí existió. ni de su historia de lucha antifascista.

 

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar