Coronavirus, una pregunta a Catalunya

Acacio Puig*. LQS. Marzo 2020

No recordaré los datos de la incidencia de la pandemia en Catalunya: los medios los transmiten a diario y se modifican al alza cada 24 horas. Pero sí es importante subrayar la demanda reiterada del President y su grupo político de cierre de la Comunidad y la extendida en otros partidos sobre el cese de actividad laboral y por tanto, el cierre y la paralización de producción en las empresas no estratégicas.

Bien, de acuerdo, es probable que ambas medidas frenen la extensión de una pandemia devastadora y dicho sea de paso, que está arrasando -también- aquellas hipótesis iniciales que se limitaban a buscar el hilo de los contagios en “viajeros a Italia” y otras simplezas… Aquello ya no se sostiene dada la enorme extensión de infectados y fallecidos en Catalunya y en todo el país y el desbordamiento del sistema sanitario incluidos todos nuestros gabinetes de investigación virológica y reservas de equipos.

Mi pregunta por ello a las gentes de Catalunya es: ¿y por qué no pasáis a la iniciativa? Porque, diga lo que diga el gobierno central, parece importante trascender desde “lo que habría que hacer” a simplemente hacerlo… o al menos intentarlo.

Si el conjunto de organizaciones independentistas que allí hegemonizan el mapa político (desde ERC, a Junts per Cat y la CUP) exigen, aunque con matices diferentes, el cierre de Catalunya y el cese de producción –que en definitiva sintetizan esa reclamación de “más medidas”– ¿Por qué no lanzan una convocatoria unitaria a la Huelga General en Catalunya?

Bien es cierto que sería una Huelga General diferente, una huelga sin piquetes ni manifestaciones de calle, pero ¿qué impide esa iniciativa si conecta con una sensibilidad social al menos hipotéticamente mayoritaria?

Además, semejante propuesta de acción tendría la virtud de devolver la palabra al conjunto de trabajadorxs catalanes, a sus organizaciones sindicales y sociales, o al menos a sus sectores más conscientes y activos, los que en situaciones recientes han venido visibilizándose como socialmente mayoritarios allí.

No sé qué puede frenarlo, caiga o no caiga el PIB por paralización de la producción y los ataques de nervios de mercados y sector bancari, ya remontarán en su momento con las modificaciones estructurales procedentes si la correlación de fuerzas nos lo permite.

Pero es que además esa Huelga sería la iniciativa coherente (en este lapso de “embalsamamiento de la lucha de clases”) que visibilizaría músculo organizado y sería una fuerte llamada de atención ante una patronal que cierra masivamente utilizando el recurso de los ERTES. En definitiva supondría el mantener en alto las espadas del combate social.

Porque esos ERTES bien sabemos que abren camino a la limpieza laboral que durante la post pandemia alegará la patronal apoyándose en la “excepcional situación que obliga ”a destruir empleo” y las condiciones del mismo, entre otras esa es también la cara más problemática del teletrabajo tan generalizado estos días.

El capital no conoce otro modo que el despido y la automatización especulativa para resolver las amenazas –reales o ficticias- a la caída de sus beneficios y los trabajadorxs tampoco debemos renunciar a nuestra herramienta histórica de lucha: la Huelga General.

Todo lo demás parece simplemente “jugar de farol” y poner paños calientes.

* Acacio Puig, artista plástico. Militante de la izquierda revolucionaria, represaliado por el franquismo, activista memorialista de la asociación «En Medio de Abril».

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar