Criminalizando la respuesta: Gamonal

Redacción. LQSomos. Junio 2017

El Juzgado de lo Penal número 3 de Burgos ha condenado por atentado a cinco jóvenes, de los doce procesados, por su supuesta implicación en las protestas de Gamonal en la noche del 10 al 11 de enero de 2014. Esta condena ha supuesto un paso más para criminalizar el movimiento surgido entre los vecinos de un humilde barrio en respuesta al despotismo de la administración. El juez ha tomado en consideración tanto los atestados policiales como las declaraciones de los agentes que procedieron a sus respectivas detenciones y les da «valor probatorio preferente». Otros siete jóvenes han sido absueltos de “atentado” y todos ellos han sido exonerados de desórdenes públicos. El juez señala que «no existen elementos probatorios suficientes para entender que los acusados hayan cometido ilícito penal alguno».

A continuación y a modo de ejemplos enumeramos algunas de las contradicciones y mentiras que afloraron durante el juicio, extraídas del informe del Grupo de Apoyo a las personas encausadas de la Asamblea de Gamonal:

1.-Los policías habían justificado su intervención y las posteriores detenciones porque en la confluencia de la calle Vitoria y la de Francisco. Grandmontagne había una barricada desde la que varios jóvenes les arrojaban piedras. Al visionar las imágenes grabadas por TVE en el lugar y en los instantes previos a la detención, descubrimos que ni los chavales ni la barricada aparecen por ningún lado.

2.- Igualmente, a esa hora los policías describen la calle Vitoria como el escenario de fuertes enfrentamientos que obliga a los grupos de antidisturbios a actuar. De nuevo las imágenes de televisión contradicen el relato policial al mostrar una calle llena de gente paseando, de personas haciendo fotos a los bomberos, de curiosos que sacaban fotos de desperfectos y algún resto humeante que son el resultado cierto de unos altercados que habían tenido lugar varias horas antes.

3.- Al igual que harán más tarde testigos presenciales, éstas y otras imágenes desmienten el guión policial al mostrar una calle tranquila, con bares abiertos, con mucha gente en las aceras comentando los sucesos. Y lo más importante, en ningún momento se observan enfrentamientos o altercados que justifiquen las cargas y detenciones que unos instantes después se producen.

4.- El subinspector al mando de la carga en ese momento asegura que las personas que son detenidas forman parte de un grupo (que no aparece en ninguna imagen) y que les habían arrojado piedras y botellas desde una barricada (que tampoco existe en las pruebas audiovisuales). Asegura que en ningún momento pierde el contacto visual con los acusados hasta que los interceptan. Este agente es incapaz de reconocerse a sí mismo ni a los detenidos en la pantalla. Y de repente la seguridad demostrada al justificar las detenciones se viene abajo cuando ni siquiera recuerda a uno de los detenidos que camina ayudado por muletas y que difícilmente puede atacar y huir a la carrera como está reflejado en su atestado. Incluso llega a cuestionar las imágenes de TVE cuando es incapaz de explicar la calma existente que en modo alguno justifica la carga contra las personas que en distintos corros charlan tranquilamente en las aceras.

5.- Cuando los antidisturbios inician la carga, muchas personas que hasta entonces estaban paradas tranquilamente salen corriendo en dirección contraria por temor a ser agredidos por los antidisturbios. La gente desconoce que corre hacia otra dotación de policías que permanecía emboscada en una de las calle paralelas y es en ese momento en el que los efectivos cazan a varias personas que trataban de ponerse a salvo. Cuando se le pregunta al inspector por qué desarrollan esa estrategia envolvente para detener a gente en unos momentos de evidente calma, él niega haber planeado esa emboscada y ni siquiera reconoce coordinarse con el otro grupo. Y otra vez se reafirma en que actúa movido por el hecho de ser atacado con piedras por un grupo de jóvenes que no aparece ni en las imágenes ni en las declaraciones de los testigos presenciales. Todo ello desde esa barricada que nadie ve, por lo que se interpreta como imaginaria, al igual que el grupo juvenil agresor.

6.- El segundo policía en testificar estaba en el grupo que esperaba oculto y tiene como objetivo táctico cazar a las personas que huían de la carga iniciada en dirección contraria. A los pocos minutos de empezar a hablar ya contradice a su compañero. Confirma que ambos grupos acuerdan y coordinan esa emboscada, con el objetivo de detener alborotadores. Este segundo agente también afirma que los detenidos han cometido los delitos que se les imputan y la cosa adquiere tintes surrealistas cuando se constata con la ayuda de un plano la imposibilidad que este agente tiene para ver nada desde su posición, dado que los “supuestos delitos” tienen lugar en una calle paralela a la que él se encuentra, y entre ambas median manzanas de edificios de bastante altura.

En la sentencia, difundida este pasado lunes 18 por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, también se descarta la indemnización por daños que habían solicitado tanto la Fiscalía como el Abogado del Estado, al entender que no se ha podido acreditar que causaran daños en el mobiliario, vehículos y a un agente.

Los doce acusados se enfrentaban a una petición de penas de año y medio de prisión por desórdenes públicos, un año por atentado e indemnizaciones que sumaban 7.152 euros para cada uno de ellos.

En enero de 2014, del 10 al 17, l@s vecin@s de Gamonal tomaron sus calle s para protestar contra un proyecto urbanístico municipal realizado a espaldas del barrio y con claros, vergonzosos, intereses para un empresario local. El objetivo fue parar las obras de la calle Vitoria. Respuesta, movilización, asambleas, actuación a pie de calle, “acción directa” se llama… A partir de la respuesta vecinal vino una respuesta policial represiva brutal, alimentada con la manipulación mediática que calificaba el movimiento vecinal de terrorista. Tras varios días de protestas, el Ayuntamiento terminó por descartar el proyecto y devolver la calle al aspecto que tenía antes del inicio de las obras.

Todavía queda otro juicio contra otros seis jóvenes, injustamente detenidos y procesos, las condiciones se repiten por igual.

Desde la Asamblea de Gamonal, se convoca a una concentración de repulsa a la condena de los cinco jóvenes, a las 20:00 horas de este viernes 23 de Junio, en la Zona Cero (esquina de C/ Santa Bárbara con C/ Vitoria).

* Asamblea de Gamonal 2014
#JuicioGamonal

Burgos: ¡El Gamonal, libre y “Comunero”!
Una recopilación informativa de: @LQSomos

Deja un comentario