Crónica de urgencia a la desmemoria de un gángster financiero

santander_botinUrania Berlín*. LQSomos. Septiembre 2014

La repugnancia cortesana, el hedor a pleitesía ya se está propagando desde las cloacas políticas hasta las mediáticas con motivo de la muerte del capo de la mafia financiera española Emilio Botín, personaje que representó lo peor de un régimen que ha estado y está al servicio de los poderes financieros y del que fue su máximo tutor. Botín gobernó este país en la sombra, eso es indubitable, como lo hacen, también, instituciones delictivas internacionales como el FMI sobre los gobiernos que les son dóciles o afines. Las brutales políticas económicas y duros ajustes contra los trabajadores y las clases medias españolas, en los últimos veinticinco años, han venido, en muy buena medida, de la mano de este delincuente absuelto mil veces por una justicia plagada también de delincuentes con toga. El omnímodo poder económico compra y vende voluntades, políticas y judiciales; se sabe de siempre. Botín fue un ejemplo para otra mafia, la política, la del bipartidismo del PPSOEGAL quien ejecutó los mandatos de su amo gran capitalista para poner en práctica el terrorismo social en este país. La cascada de laudatorios hacia el finado gángster no hacen sino confirmar en manos de quien verdaderamente estamos.

Tratos continuos de favor del Estado español hacia el delincuente Botín convirtieron a éste en un personaje inexpugnable y con barra libre para mover los hilos de la economía política del gobierno de turno. Botín ordenaba y mandaba, las marionetas políticas en el poder ejecutaban. El pueblo que les eligió, un convidado de cartón piedra. Lo demás….tráfico de influencias, delitos fiscales por cesiones de crédito, apropiaciones indebidas, administración desleal, delitos por entrega de acciones, fraude fiscal penalizable con cárcel por cuentas delictivas en Suiza y otras mamandurrias multimillonarias del clan Botín estaban a salvo en la Moncloa, en la Audiencia Nacional, en la Zarzuela o en el CNI, por qué no, puesto que esta organización tiene que disponer, necesariamente, de mercenarios-colaboradores en las más altas instituciones político-bancarias del país.

España vive un momento fantástico decía hace un año el capo del Santander. Quien iba a llevarle la contraria desde el pudridero político español… si entre ambos “partenaires” habían urdido el saqueo y expolio público para beneficiar a manos llenas al capital financiero privado. La maquinaria de los desahucios seguía impune, la fuga y blanqueo de capitales a paraísos fiscales estaba como nunca, las inyecciones milmillonarias de capital público a la banca iban a todo vapor, los despidos y contrataciones laborales bananeras… el chollo inimaginable para empresarios y el capitalismo financiero internacional…

Por eso, los dos cabecillas políticos del reino han sentido como suya la muerte de Botín: Rajoy hablando del compromiso del mafioso con su país (¿se refería a Suiza por un casual?) y el nuevo muñequito de la CIA y la OTAN en el Psoe, el socialgaloso Pedro Sánchez, decía que la muerte del capo le había ocasionado nada menos que “tristeza”. Tristeza de amor que diría Hilario Camacho…ya que fue un amor mutuamente compartido hasta el fin entre el Psoe y Don Botinone. Los dos partidos políticos, máximos representantes de la oligarquía bancaria, perdían al tercer hombre de la Moncloa, mientras que sus comilitones tertulianos asentían en favor del fallecido, algo lógico si tenemos en cuenta que sus medios de desinformación y propaganda están financiados por la banca y el Opus Dei. No se puede criticar al amo que te da de comer.

Mientras la gran bazofia institucional y mediática sigue coreando las fantásticas bondades (defraudatorias) del Padrone Botín, ocultando asquerosamente sus delitos, el resto miramos con desprecio la figura de un sátrapa que tuvo el poder inmenso y totalitario de poner contra las cuerdas a todo un pueblo para salvaguardar los intereses propios y del complejo financiero internacional.

Gana siempre la Banca, por si alguien no lo sabía. Hoy ganó el pueblo, aunque sea una victoria pírrica, puesto que seguirán mandando los de siempre.

* Urania en Berlín

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar