Crónicos urbanos: La protesta es el paseo

Iñaki Alrui. LQS. Febrero 2021

Con un clic sobre la imagen la amplias

Madrid cada vez es más difícil, a los gobiernos del trifachito encabezados por Ayuso en la región y Almeida en la capital, tenemos que sumar también las zancadillas constantes del delegado del gobierno, José Manuel Franco Pardo, quien suspende el derecho a la protesta sin ningún criterio más contundente que hacia donde se mueva la veleta. Por dos ocasiones se ha prohibido la manifestación, para el 30 de enero y en segundo intento para el 14 de febrero, convocada por decenas de colectivos, bajo el lema de “Nos están matando”. ¿Cuál es el criterio para legalizar o ilegalizar? De hecho, el sábado 13 hubo una manifestación autorizada en Madrid, raro que fuera en otra ciudad europea, de carácter totalmente nazi-fascista.

Este domingo 14 el derecho a la protesta, la Libertad de Expresión fue un paseo por Madrid que confluía en la Puerta de Sol. De momento se puede pasear con una pancarta, un cartel o lanzando un mensaje, de momento.

No quedaba más alternativa que esa, la de pasear y protestar, ante la censura obstinada del delegado de gobierno. Cientos de personas confluimos en la Puerta del Sol, por la que se dieron varias vueltas a la plaza gritando temas que nos preocupan a los comunes de la ciudadanía: Sanidad Pública, Libertad para Pablo Hasél, Luz para la Cañada, contra la Ley Mordaza y Libertad, libertad… que aquí en Madrid cada día nos asfixiamos más.

La excusa de la pandemia no nos vale como denegación, ya se ha visto claramente cómo se guardan las distancias y medidas de seguridad en otras manifestaciones celebradas en la capital. Este domingo en decenas de puntos de las calles comerciales de Madrid había menos distancia que en una manifestación, por no volver a recordar en los días de diario el arriesgado viaje en metro, cercanías o autobús.

El sr. Franco ya ha demostrado en varias ocasiones cuáles son sus criterios de actuación, hemos visto cómo las protestas en los barrios “ricos” son tratadas con guantes de seda por la policía, mientras en los barrios populares aparecen los guantes de boxeo con una contundencia sorprendente por parte de la policía. Barrios ricos, barrios pobres, protestas pijas, protestas populares.

Ayuso, Almeida, Franco, una suma explosivamente peligrosa para las clases populares de Madrid y excelente para la minoría privilegiada urbanita. Privatizan, destruyen lo público, juegan con nuestra salud, desalojan los espacios comunes de barrio, perpetúan las colas del hambre, restringen las libertades… Pero eso sí, denunciar la realidad en esta ciudad es cada vez más difícil, hay un descarado empeño en hacer de la realidad algo ficticio narrado exclusivamente por los “más mierda” (quería decir los mass media).

Nos queda pasear mas a menudo, con más frecuencia. La primavera se acerca, un tiempo para salir a la calle siempre estupendo, paseos de protesta, protestas en paseo.

#NosEstanMatando

Crónicos urbanos…

Más artículos del autor. Miembro del Colectivo LoQueSomos. En Twitter: @IkaiAlo

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar