Cuando el virus no es lo peor

Carlos Olalla*. LQS. Marzo 2020

En la soledad de la pareja o frente a hijos e hijas menores, lo peor de la bestia campa a sus anchas, encerrado en una jaula en la que la fuerza y la ira marcan la ley

Este virus es capaz de sacar lo mejor que llevamos dentro, pero es una moneda que también tiene su otro lado. La muerte de las personas afectadas en absoluta soledad, sin poder despedirse de los suyos, sin un último abrazo o mirada es de una crueldad terrorífica. Agonizar solo en la cama de un hospital en el que no conoces a nadie y en el que nadie puede ir a estar contigo en tus últimos momentos es una de las peores muertes imaginables. Pero esta crueldad no solo la tiene con quien la padece. Los familiares, los seres queridos, conscientes de que esa vida puede acabarse en cualquier momento no pueden hacer nada para hacerle llegar su apoyo y su amor a la persona que quieren. La sensación de impotencia y vacío a las que este virus las condena son atroces.

Pero la parte más dura y oscura de este virus no está solo en las ucis de los hospitales o las residencias de ancianos. Está en muchas casas, tras paredes que esconden la violencia machista que ahora, condenando a convivir 24 horas al día a la víctima con su maltratador, alcanza situaciones insoportables. En la soledad de la pareja o frente a hijos e hijas menores, lo peor de la bestia campa a sus anchas, encerrado en una jaula en la que la fuerza y la ira marcan la ley, en la que el sexo pasa a ser forzada tortura y el diálogo fue asesinado antes de nacer. ¿Podemos hacernos una idea del sufrimiento que tantas y tantas mujeres tienen que estar pasando estos días de obligado encierro con sus torturadores? ¿Somos capaces de imaginar siquiera lo que pueden estar pasando? Y conforme pasen los días las fieras se harán más agresivas y violentas, más salvajes. Y ellas no podrán si quiera pedir auxilio porque la fiera estará las 24 horas del día junto a ellas, controlándolas, oprimiéndolas maltratándolas, torturándolas, violándolas, asesinándolas…

Es momento de aplaudir cada día a quienes se la juegan por nosotras y nosotros, pero también es momento de permanecer alertas las 24 horas del día por lo que pueda pasar tras esa pared que nos separa de alguien para quien, quizá, seamos su última oportunidad. A médicas y enfermeros les toca salvarnos la vida en los hospitales, a nosotras y nosotros salvar a las víctimas del terrorismo machista en nuestras casas.

Otras notas del autor
* LQSomos en Red

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar