¡Gracias por estar con nosotr@s a través de la pantalla!

Una historia

Fue a comienzos del 2002 cuando nos juntamos unos amigos… la socialdemocracia española yacía entre cloacas de corrupción y terrorismo de estado y la derecha, la extrema derecha, la española, la de siempre, estaba en pleno apogeo gobernando, haciendo y deshaciendo a su antojo.

Estábamos todavía con la resaca del 2001 y el famoso 11 de Septiembre, que dio un giro de 180º al panorama internacional. Apareció un tal “Osama” que sirvió para meternos a tod@s el miedo en el cuerpo y justificar políticamente todolo injustificable y vergonzoso que vino a partir de entonces, como la invasión de Afganistán por EEUU y sus “aliados”, el 7 de octubre de ese mismo año. En nombre de la justicia se minó el planeta con injusticias.

Tampoco olvidamos la impresión que nos produjo “el corralito” en un país como Argentina, ojito derecho del Fondo Monetario internacional. Lo vimos: de la noche a la mañana, como en un número de magia, desaparece todo tu sistema de vida y a la calle, “a la puta calle”.

Y en eso estábamos, en aquel maravilloso 2002 en el que se impuso el € y perdimos la noción de nuestra pobre economía y sin darnos cuenta entramos a saco en una carrera de consumo salvaje y desproporcionado. Precariedad, trabajo basura, explotación y una nueva reforma laboral llevaron a una huelga general en el mes de junio. Desde el gobierno todo era ya un “por mis cojones” como el todavía no olvidado Plan Hidrológico Nacional o el “tranquilos, no pasa nada” con motivo del hundimiento del petrolero Prestige en las costas gallegas, ese que, según el Sr. Rajoy, “soltaba unos hilillos de plastilina”.

Pero también estaba gestándose un potente movimiento mundial antiglobalización que gritaba “¡otro mundo es posible!”. Aquí en el Estado español, jornadas como “Rompamos el silencio”, la toma de los Centros Sociales Okupados, un movimiento memorialista que empezaba a hacerse ver y a reivindicar (La Gavilla Verde, ARMH),la lucha de algunos pueblos por la autodeterminación, las banderas republicanas en aumento en las calles… todo ello iba dando aliento a una débil movilización social, dominada por la izquierda institucionalizada.

Y se nos ocurrió hacer una página Web, siguiendo la estela de lo que habíamos visto en internet. ¡Ojo!, hace once años internet era toda una prueba de paciencia: descargar una imagen podían ser horas, al igual que la portada de una Web. Pero vimos que era una posibilidad abierta que nos brindaban las nuevas tecnologías. Podríamos expresarnos y comunicar nuestra manera de ver el mundo. Por la red circulaban ya Nodo 50, Kaos en la Red, Rebelión, La Haine, Indymedia, La Insignia

En poco tiempo, alrededor del proyecto nació un pequeño colectivo lleno de ideas e ilusiones (¡maravillosas utopías!). Dimos forma a nuestra idea, humilde, sin pretensiones aparatosas. Intentábamos contribuir como “mosca cojonera” al movimiento alternativo y a la llamada “contrainformación” que circulaba por interneten páginas Web que nada tenían que ver con la información que nos llegaba a través de las TVs o la prensa de papel, páginas que aportaban relatosde la realidad desde la calle, desde dentro de los movimientos sociales, una versión de los hechos que no llegaba nunca a través de los “mass media”.

2003 fue otro año negro, el de la guerra de Iraq, cuando España y el mundo entero se movilizaron a favor de la paz, contra el militarismo cerril y desbocado que se fotografió en Las Azores. Más motivos para, por fin, conseguir lanzar nuestra Web en el mes de Mayo, justo cuando los medios nos bombardeaban con la quinta visita del Papa Juan Pablo II a nuestra querida y católica España. A nosotros, es cierto, no nos bendijo, aunque también es cierto que no se lo pedimos.

2014, once años ya

Y aquí seguimos, un poco más mayores, pero cargados de ilusión y con un largo rodaje que algo nos ha hecho aprender.

Nuestra independencia y compromiso nos permiten hoy publicar libremente textos, ensayos, noticias y artículos de información u opinión llenos de vida y de futuro, completamente distintos a las “gacetillas” de los asalariados de este sistema global, contra el que claramente apostamos hace once años.

Las mentiras del poder son las de siempre y penetran mediante la fuerza bruta de los medios, que hoy día son más poderosos que nunca. Los nazis tuvieron claro que una mentira repetida muchas veces se convierte en una verdad. Sobre todo cuando no hay competencia, cuando no hay otra voz que pueda desmentir esa verdad. Afortunadamente ahora existen el triple de medios alternativos que hace once años y gracias a ellos se puede ofrecer resistencia contra la fuerza bruta de los grandes medios. Pero también somos más conscientes que ayer, de que la lucha se libra en la calle, y las webs son solo herramientas, útiles y necesarias.

Nos confundimos, metemos la pata, pisamos charcos, pero hemos sabido continuar, mantenernos y seguir adelante.

El derecho a la información y la opinión es de tod@s y no podemos despreciar la opinión de nadie, todas las voces tienen su derecho a decir, a confundirse, a abrir caminos, que ya hay bastantes medios (y muy fuertes) cerrándolos.
Sabemos que Internet está reservado para una minoría en el mundo, está claro que si se muere la gente de hambre, se trabajan jornadas de 16 horas diarias, y se carece de lo más básico para vivir…pocas dudas quedan. Somos conscientes de nuestro privilegio si lo cotejamos con el resto del mundo, pero sabemos que nuestros “pequeños granos de arena, pueden hacer grandes playas”.

¡Gracias por estar con nosotr@s en esta pantalla! ¡Nos vemos en las calles!

¡Salud, alegría y adelante!

Somos

LQSomos en Twitter: @LQSomos

 

http://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2014/05/ur465.jpghttp://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2014/05/ur465-300x300.jpgJazzQSomosRedacción LQSomosCumplimos 11 años,LoQueSomos,LQS,LQSomos,Nosotras,Vosotras¡Gracias por estar con nosotr@s a través de la pantalla! Una historia Fue a comienzos del 2002 cuando nos juntamos unos amigos… la socialdemocracia española yacía entre cloacas de corrupción y terrorismo de estado y la derecha, la extrema derecha, la española, la de siempre, estaba en pleno apogeo gobernando, haciendo...Cultura Libre, Comunicación Libre