“De tanto mirar para otro lado se le rompió el cuello al mundo”

Redacción. LQS. Abril 2019

Hoy, 23 de abril, se cumplen 44 días desde que Carmen Badía Lachos, presa en Zuera, iniciara una huelga de hambre indefinida exigiendo su inmediata puesta en libertad por padecer gravísimos problemas de salud: tres cánceres, enferma del corazón, con dolencias en un riñón… Desde entonces ha perdido más de 15 kg, el nivel de glucosa lo tiene en mínimos y su debilidad extrema nos hace temer por su vida.

Nosot@s afirmamos que el régimen penitenciario es ilegal y criminal. Ilegal porque se pasa por el forro las propias normas por las que dice regirse, en el caso que nos ocupa, los artículos 104.4 y 196 del Reglamento Penitenciario. Según el primero:

“Los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables, según informe médico, con independencia de las variables intervinientes en el proceso de clasificación, podrán ser clasificados en tercer grado por razones humanitarias y de dignidad personal, atendiendo a la dificultad para delinquir y a su escasa peligrosidad”.

Conforme al segundo:

“Se elevará al Juez de Vigilancia el expediente de libertad condicional de los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables (…)”.

Es criminal porque condena a estas personas, por las que dice velar, a una muerte segura. Carmen se pasa prácticamente las 24 horas del día encerrada en una celda del módulo de enfermería, a pesar de estar en segundo grado, sin visitas médicas, sin un control periódico y adecuado de sus dolencias. Hace poco tiempo que le han asignado ayuda para hacer las tareas más básicas como el aseo personal, la limpieza de la celda, los desplazamientos en silla de ruedas…

Sumémosle la retención del correo, las trabas para ir al economato, los partes arbitrarios, el maltrato físico por parte de un carcelero…

Carmen ha tomado una terrible decisión. Dado que las opciones son, o morirse en la cárcel o morir entre los suyos, ha optado por la dignidad y luchará hasta el final.

Día 24 de abril con concentraciones en Madrid y Zaragoza a las doce de la mañana, en el primer caso frente a Instituciones Penitenciarias, en el segundo frente al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria.

– El titulo de esta nota es una frase del poemario “Dispájaro”, de Rubén Tejerina

Adhesiones a la petición de excarcelación, clic aquí

Contra el exterminio carcelario: Campaña por Carmen Badía Lachos

#CárcelDeZuera #Zaragoza #SolidaridadEntreIguales #ApoyoMutuo #AbajoLosMuros

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Un comentario sobre ““De tanto mirar para otro lado se le rompió el cuello al mundo”

  • el 22 abril, 2019 a las 20:45
    Permalink

    Gracias por ser losquesois, por vuestro apoyo incondicional, por vuestro compromiso con el caso de Carmen y vuestra sensibilidad con lxs presxs sociales. Es una suerte encontrarse con gente como vosotros. Salud

    Respuesta

Deja un comentario