Delgado y Granado, homenaje en Madriz

convo-homenaje-a-delgado-y-granado-lqsRedacción. LQSomos. octubre 2016

Homenaje a Granado y Delgado: 7 de octubre, a las 19:30 horas en la Nave de Terneras, Paseo de la Chopera 10, Matadero-Madrid

El caso de Francisco Granado Gata y Joaquín Delgado Martínez fue, además de un crimen legal, un atentado contra los Derechos Humanos. Su ejecución a garrote vil, de forma sumarísima, no es la mayor ignominia cometida con ellos. Franco los hizo ejecutar, pero la mal llamada democracia los ha vuelto a ejecutar al no anular la sentencia que les condenó, pese a haber declarado -ante el Tribunal Supremo- los verdaderos autores de los atentados su autoría atribuida por el Tribunal militar franquista a nuestros dos compañeros asesinados.

En el verano del 1963, la agitación obrero-estudiantil era patente y el grupo de lucha antifranquista Defensa Interior planificaba un atentado contra Franco en Madrid. Granado y Delgado, miembros de las Juventudes Libertarias, formaban parte de este grupo que no pudo llevar a cabo sus intenciones. Entre tanto, otros dos compañeros de las Juventudes Libertarias realizaron dos atentados en Madrid -contra la Dirección General de Seguridad y la sede de los Sindicatos falangistas- que produjeron heridos leves.

Granado y Delgado fueron detenidos y torturados para auto inculparse y en el plazo breve de 13 días juzgados y condenados a pena de muerte a garrote vil. Fueron delgado-granado-ficha-loquesomosejecutados el 17 de agosto, 4 días después de ser condenados sin pruebas y pese a declararse inocentes de las acciones que se les imputaban. Tampoco se tuvo en cuenta las declaraciones públicas realizadas por Defensa Interior confirmando la inocencia de los detenidos al estar los autores de las dos acciones libres. Las familias no pudieron recibir el cuerpo de los ajusticiados y los dos yacen en una fosa común del cementerio de la Almudena.

En 1999 se creó el grupo pro-Revisión del proceso Granado-Delgado para pedir la revisión del juicio y la anulación de la sentencia. Tras una dura pelea judicial, que llegó hasta el Tribunal Constitucional, finalmente la Sala V del Tribunal Supremo rechazó la revisión del juicio y la anulación de la sentencia, pese a haber recibido el testimonio de los autores de los atentados y del coordinador de Defensa Interior

Homenaje a Granado y Delgado: 7 de octubre, a las 19:30 horas en la Nave de Terneras, Paseo de la Chopera 10, Matadero-Madrid

Para saber más de este crimen de estado se puede visualizar el espléndido documental realizado para una televisión francesa por Lala Gomá:

2 comentarios sobre “Delgado y Granado, homenaje en Madriz

  • el 8 octubre, 2016 a las 20:41
    Permalink

    En cualquier caso, el hecho de que un ser humano se derrumbe en el último momento (algo muy comprensible de ser cierto) no resta ningún horror a su asesinato legal. Raramente un reo moría en pocos segundos. La mayoría de las veces el verdugo era poco experto, las vértebras tardaban en quebrarse y la muerte llegaba por estrangulación lenta. Los dos condenados eran conscientes de su inocencia. En la última década del franquismo a los anarquistas, faltos del apoyo de que gozaban otros grupos políticos, se les agarrotaba. A los demás se les concedía el dudoso beneficio del fusilamiento. La CNT estaba muy infiltrada por la policía. La mayoría de sus militantes procedentes de Francia llegaban ya denunciados. Los anarquistas pensaron en convocar una rueda de prensa en París y que los verdaderos autores confesaran. No hubo acuerdo y aunque lo hubiera habido el juicio y la condena fueron muy rápidos. En 1963 yo tenía doce años. Aún así recuerdo la estrafalaria noticia de la detención: dos individuos fueron detenidos en la Plaza de Oriente molestando a una mujer y uno de ellos simuló acento Sudamericano cuando se le pidió que se identificasen. Algo ridículo. El funcionario que contaba la ejecución contaba 35 años en 1969. Trabajaba en la Central de Observación. Anteriormente había estado en el Reformatorio, que era como llamaban entonces a la Galería de Menores. Totalmente deformado por su profesión hablaba en argot carcelario como cualquier recluso común. En la hemeroteca digital de ABC o la Vanguardia se podrán encontrar las noticias de la época.

    Respuesta
  • el 7 octubre, 2016 a las 22:40
    Permalink

    Seis años después conocí en la cárcel a un funcionario de prisiones que decía haber presenciado las ejecuciones. La frialdad con que lo contaba y su real o fingida indiferencia me revolvieron el cuerpo. Según él, uno de ellos llegó al garrote entero. El segundo totalmente hundido e invocando a cada momento el nombre de Jesucristo. Un relato vomitivo. El carcelero aquel y aquellos que los condenaron o participaron en la ejecución llegarían a la vejez y cobrarían su pensión en la más total impunidad. Me pregunto si a alguno de ellos le remorderia la conciencia. José María de Areilza, entonces embajador en París, informó favorablemente alegando que el periodo estival frenaría las movilizaciones en Francia.

    Respuesta

Deja un comentario