Desborbonizada otra calle en Barcelona

Arturo del Villar*. LQS. Abril 2019

Mientras el Ayuntamiento de Madrid pierde el tiempo y el dinero en encargar estudios para quitar del callejero nombres ofensivos para la memoria colectiva de los vecinos, el Ajuntament de Barcelona actúa y elimina los vestigios de la borbonidad todavía pendientes en sus calles
Este domingo 31 de marzo los vecinos de los distritos de Gràcia y Sarrià—Sant Gervasi organizaron una fiesta, para inaugurar la placa con el nombre de Avinguda de la Riera de Cassoles que sustituía a la detestada de Avinguda del Príncep d’Astúries. Coincidió la colocación con el final de las obras de reurbanización de la vía, por lo que ambos distritos estuvieron de fiesta mayor. Endarrera aquesta gent tan ufana i tan superba!

Se cumplió así un deseo de los vecinos, que no aceptaban tener que habitar una calle con denominación borbónica. Es una situación normal. En toda España existe un rechazo generalizado de la monarquía borbónica, impuesta por la voluntad omnímoda del dictadorísimo vencedor de la guerra iniciada por él mismo contra la legalidad republicana. No obstante, la repulsa es mayor aún en Catalunya, opuesta desde 1701 a la instauración de la borbonería, tras la muerte sin heredero de aquella piltrafa humana conocida como rey Carlos II El Hechizado. Ya que todo su reinado fue un desastre esperpéntico, era de esperar que su testamento lo fuese también: mejor no aceptar al sucesor designado por él, aquel duque de Anjou que no conocía ni una palabra castellana ni una noticia de España.
La derrota en combate de 1714 y la feroz represión ordenada por el vencedor Felipe V de Borbón, no hicieron más que incrementar el odio a todo lo borbónico. Y no hubo después ningún motivo para modificar esa opinión, porque el comportamiento de todos los borbones ha sido siempre nefasto para el pueblo que los aguanta y paga.
Las plataformas vecinales propusieron que desapareciera la ofensiva Avinguda del Príncep d’Astúries, lo que fue aprobado por los distritos y la Ponència del Nomenclàtor, y definitivamente por el Ajuntament el pasado 27 de febrero. Por fin el 31 de marzo se materializó el cambio de placas, y se recupera con ello la antigua denominación de la frontera natural que separaba los dos distritos. No toleran borbones ni en los nombres de las calles. Com fem caure espigues d’or, quan convé seguem cadenes!

La transición intermnable

Llevamos 43 años largos en transición desde la dictadura fascista hacia la democracia, que alcanzaremos el día en que podamos elegir en referéndum la forma de Estado preferida por la mayoría de los españoles. Durante estos 43 años largos hemos tolerado la instauración de la monarquía del 18 de julio impuesta por el dictadorísimo en la persona del designado por él sucesor a título de rey, y la sucesión a título de espermatozoide del sucesor, que abdicó porque con una fortuna personal de 1.800 millones de euros, y después de haber disfrutado con la compañía de 1.500 barraganas, creyó merecer un pase a segundo plano, impuesto por su descalabro físico.
En estos 43 años largos no se nos ha dado la oportunidad de expresar nuestra opinión sobre la sucesión del dictadorísimo, decidida por él sin consultar el deseo de los españoles. Solamente podemos expresar nuestro rechazo a la dinastía impuesta mediante acciones como pitar al rey en sus apariciones públicas, celebrar manifestaciones por la libertad y la democracia, hacerle objeto de burlas y caricaturas en canciones y publicaciones, negarle el uso de espacios municipales para celebrar sus actividades, o eliminar de las calles los residuos borbónicos.
Todo ello nos ha costado enfrentamientos con sus fuerzas brutas defensoras de su orden público, y multas, cárcel o exilio a los acusados de desacato a la Corona por parte de sus fiscales y magistrados. Sus ministros proclaman que en el reino no hay presos o exiliados políticos, porque consideran terroristas a los cantantes que expresan con música opiniones contrarias a la monarquía, según la calificación de sus fiscales, pero en ningún otro país del mundo civilizado se producen hechos semejantes. Solamente en la monarquía del 18 de julio es factible.
¿Hasta cuándo durará la transición? Bon cop de falç, defensors de la terra!

– Barcelona limpia la borbonidad de sus calles

* Presidente del Colectivo Republicano Tercer Milenio.
Más artículos del autor

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Deja un comentario