Día 20: Kuaderno de bitákora

Tania Pasca Parrilla. LQS. Abril 2020
Ilustraciones de J. Kalvellido

El diario de una AUXILIAR en un Hospital Públiko bajo la PANDEMIA del KOVI-19… (Y los rekortes)

Kuaderno de bitákora: Día 20. Jueves 9

Jueves santo, según dicen.
Una de las absurdeces de las que podríamos prescindir en la nueva Era post Coronavirus es de la liturgia de los Dogmas. Si nos parece difícil encontrar la cura al virus, ¿no nos va a parecer imposible encontrar a dios?
No soporto esa expresión tan extendida de “no lo comparto pero lo respeto”, así que solo diré que cada cual invoque y rece desde su interior a lo que crea oportuno para que la energía de Esa Cosa en la cree surta el efecto deseado; el centrifugado de la lavadora, la foto del tatarabuelo, el aire del ventilador… No dejo de reconocer que la puesta en escena de una Semana Santa es espectacular, y como bailarina que fui un día admiro esa brillante escenografía en los Silencios, Pasos y teatralidad. ¡Pero me gustaría tanto que la sociedad avanzase también culturalmente! Tener la utópica felicidad de ver a gente consumiendo poesía, pintura, escultura, llenando los teatros de obras clásicas y nuevas creaciones, música clásica, flamenco, rap, y danza, mucha danza para ponerla en el pedestal que merece. La cultura es lo que nos pule como seres humanos y activa una parte del cerebro que genera emociones muy especiales. Creo que quien no tienen la oportunidad de activar su parte artística tiene menos empatía, menos luz, y es ese “ser” de la Revolución Industrial que exclusivamente se dedica a producir, consumir y dormir.
Hay que vivir y sentir la cultura. Para mí eso es VIVIR.

Hoy he pasado el día en mi casa cocinando para hoy y mañana, tendiendo, ordenando armarios, y en un rato entro a trabajar, hoy toca hacer noche*.

P.D. Querido Richard, tú que estás de asistente personal de un usuario con enfermedad mental, probablemente porque su familia no quiere o no puede hacerlo, pero tú sí. Tú que también estás trabajando a turnos sin disfrutar de nada más, encima tienes la “mala suerte” de ¡ser negro! y tener que sufrir a los agentes de los cuerpos y fuerza de inseguridad del Estado que normalmente y en tiempos de paz te paran y piden la documentación cuando vas andando por la calle, en el coche, en el banco de un parque por eso, porque eres negro. Hoy sé que también te han parado en el coche cuando ibas a trabajar, te han registrado el coche a pesar de que les has entregado la documentación y salvoconducto, y todo lo que te han podido reprochar es que no lo lleves impreso en papel: “No tengo impresora” les has contestado, y es verdad, no tienes impresora, vaya delito. Se habrán quedado muy frustrados por no haberte podido echar el guante y ya de paso acusarte de provocar la pandemia porque con ese color, a saber de qué país subdesarrollado vienes. Hey, y ahí llevan razón, porque eres español desde tu nacimiento hace 27 años, de Alcorcón dios mediante.

¡Venceremos!

* Durante los aplausos en mi barrio obrero han puesto a toda leche «Soy el novio de la muerte», o sea del Coronavirus. Y yo gritando por la terraza:
Soy sanitaria y me enfrento al Coronavirus, ¡joder!
No puedo llorar más.

#MasSanidad
#MenosCorona

Kontinuará!

Kuaderno de bitákora.
Aquí puedes descargarte las ilustarciones de J. Kalvellido

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar