Diálogos con Ana María Pascual: Cherid. Un sicario en las cloacas del Estado

Redacción. LQS. Abril 2019

El Batallón Vasco Español, la Triple A, el GAL, los Guerrilleros de Cristo Rey y otros grupos parapoliciales fueron autores de asesinatos, intimidaciones… terrorismo de estado generado en sus propias cloacas.

El Garaje Ediciones acaba de publicar: Cherid. Un sicario en las cloacas del Estado. Se trata de la biografía de Jean-Pierre Cherid, uno de los hombres más oscuros de los GAL. Lo ha escrito la periodista Ana María Pascual, con la colaboración de Teresa Rilo, la viuda de Cherid, que ha sacado a la luz los secretos más inconfesables de su marido.

Hemos conversado con Ana María Pascual, periodista de investigación, curtida en los semanarios Interviú y Tiempo. Ha cubierto los grandes sucesos ocurridos en España en los últimos años, en especial los relacionados con terrorismo y corrupción. Además, ha realizado una incisiva investigación de la conocida como trama de los niños robados.

LoQueSomos: Abres tu libro con “La recuperación de la memoria histórica”. En sus páginas, pones nombres y apellidos, fechas y lugares a la guerra sucia del Estado. ¿Es aún hoy día una tarea quijotesca y minada de obstáculos el investigar esos temas?

Ana María Pascual: Existen muchas trabas administrativas para acceder a los archivos relacionados con la historia reciente de España, eso para empezar. Leyes y decretos que defienden la protección de los datos y la intimidad de las personas son una barrera infranqueable, por no hablar de la Ley de Secretos Oficiales, una ley del franquismo que sigue en vigor. Pese a todo, he podido conseguir información sobre Cherid de archivos oficiales, incluido, para mi sorpresa, el del Ministerio del Interior: documentos que dejan clara la protección que recibió el sicario francés de las altas instancias gubernamentales. Hay que tener en cuenta que respecto al primer terrorismo de Estado, muchos documentos se destruyeron antes de la llegada al poder de los socialistas en 1982, según publicó la prensa en su día.

LQS: ¿Cuántos años de investigación hay volcados en esas 208 páginas?

AMP: Casi tres años. En una primera etapa me centré en las entrevistas con Teresa Rilo, que hizo una tarea titánica en cuanto a la recuperación de su memoria sentimental e histórica. La documentación sobre Cherid por parte del Ministerio del Interior, y de otros archivos oficiales y de diversas fuentes francesas, tardó mucho tiempo en llegar a mi poder.

LQS: Con tu libro queda claro que lo de las “cloacas de Interior” (en realidad, del Estado) es una constante histórica en este país. ¿Otra herencia del franquismo?

AMP: Sí, una de las herencias más desastrosas y quizá menos estudiadas… La guerra sucia nació en la dictadura como una herramienta de represión y también de colaboración con la Red Gladio, que había sido montada por la OTAN contra el comunismo. Cuando hablamos de guerra sucia parece que nos referimos solo a los GAL, durante el gobierno socialista, pero comenzó mucho antes, con el almirante Carrero Blanco en la vicepresidencia del régimen franquista. Los gobiernos de Suárez y de González continuaron aquella práctica. Desde entonces, las llamadas cloacas del Estado se han ido llenando de secretos inconfesables, favores políticos, espionaje…

LQS: OAS, Internacional Negra, Avanguarda Nazionale, Ordine Nuovo, Red Gladio… muchas tramas fascistas internacionales, muchos criminales y asesinos que actuaron a las órdenes y al amparo de los aparatos de represión españoles, con plena impunidad. ¿Quedan todavía tramas, hechos, complicidades y jerarquías estatales por investigar?

AMP: Queda mucho por investigar. Hay que recordar que el Estado español se negó a colaborar con la justicia italiana para esclarecer las conexiones del “terrorismo negro” o neofascista italiano con los servicios secretos españoles. Los gobiernos de Adolfo Suárez y de Felipe González taparon el asunto de la metralleta con la que Ordine Nuovo asesinó al juez Occorsio en 1976 en Italia, pese a que los jueces italianos habían demostrado que el arma fue entregada por los servicios secretos españoles a los terroristas. La protección que las autoridades españolas proporcionaron a criminales extranjeros, a cambio de que se encargaran del trabajo sucio de eliminar a los oponentes antifranquistas apenas ha sido objeto de estudio.

«Billy el niño» 1968

LQS: En España muchos nombres distintos: Batallón Vasco Español, Triple A, Grupos anti-ETA, Guerrilleros de Cristo Rey… pero, detrás, una misma dirección, en el corazón del Estado. Y algunos nombres que se repiten: Conesa, Ballesteros, Pastrana, Billy el Niño… ¿Cuántos nombres quedan por descubrir y qué se ha investigado sobre la línea de mando que daba las órdenes a estos servidores del Estado?

AMP: Hubo investigaciones en los años 80 y 90 por parte de ciertos periodistas, pero aquella labor se frenó en seco hasta hoy, salvo algunas excepciones… De los nombres que mencionas, solo el comisario Manuel Ballesteros fue procesado por un caso relacionado con el terrorismo de Estado y salió absuelto. Pero sus declaraciones ante el juez son de un valor inmenso; entre otras cosas, desveló que Antonio González Pacheco, Billy el Niño, estaba implicado en el reclutamiento de sicarios. Hay pruebas e hilos de los que tirar para seguir investigando.

LQS: Parece que Cherid no se sintió cómodo en el GAL, ni siquiera con su nombre. ¿Qué cambios introdujo el gobierno PSOE con respecto a los grupos de guerra sucia anteriores?

AMP: Burocracia, según se quejaba Cherid, y más recursos económicos y humanos. ETA cada vez era más fuerte. Hablamos de los años de plomo en los que había muertos casi cada día. El gobierno socialista no escatimó recursos en la lucha antiterrorista, la legal y la ilegal. Cherid se había ganado un lugar preferente entre los mercenarios a raíz del asesinato de José Miguel Beñarán, Argala, en 1978, y se había ganado también el respeto y hasta el afecto de sus jefes. Cuando el PSOE reactivó la guerra sucia, a partir de 1983, Cherid se encontraba solo, sin sus compañeros de armas italianos y sin la protección del capitán Rivera Urruti y de Billy el Niño. Aunque el comisario Manuel Ballesteros y el guardia civil Pastrana lo conocían bien, Cherid tuvo que tratar con otros mandos del GAL, como Amedo, desconocidos para él, que le daban órdenes confusas, según le refirió a su esposa. Cherid se quejaba de los trabajos chapuceros del GAL y de la cantidad de mandos interpuestos.

LQS: Los relatos directos de Teresa Rilo son fuertes y quizás el hallazgo más impresionante y difícil del libro. ¿Cómo la conociste y cómo ha sido tu relación con ella durante la elaboración del libro?

AMP: A Teresa Rilo la conocí mientras realizaba un reportaje sobre el citado expolicía Billy el Niño. Me enteré de que ella lo había tratado y le pedí alguna fotografía de él y datos para completar la biografía del policía más odiado de los últimos años del franquismo y de la Transición. Pero Teresa me dio algo más: su propia historia al lado del que fuera su marido, Cherid. Así que le propuse hacer un libro. Y ella aceptó porque, según me confesó, era una herida abierta y quería cerrarla. Ha colaborado con mucho interés y responsabilidad. Es una mujer muy valiosa. Nuestra relación es muy buena. Siempre le agradeceré su confianza.

LQS: Teresa vivió prisionera en un círculo de asesinos y hubo de buscar entre ellos el apoyo emocional que necesitaba. Su testimonio es muy valiente. ¿Le ha resultado tan difícil como imaginamos? ¿Crees que descubrió cosas de sí misma y de su expareja mientras conversabais?

AMP: Teresa Rilo es muy valiente. Durante muchos años ha guardado silencio, preocupada solo por salir adelante. Durante la elaboración del libro, ha habido momentos en los que lo ha pasado mal, pues los recuerdos eran muy dolorosos. Cherid le hizo mucho daño. Confesar su condición de víctima de un hombre posesivo, mentiroso y traicionero, que llegaba a echar espuma por la boca cuando estaba colérico, y a la vez situarse en ese círculo de matones y contar cómo vivió entre ellos es muy duro, porque se ha expuesto a críticas. La preparación del libro ha sido como una catarsis para ella: ha descubierto cosas que no sabía de su marido, por ejemplo, que mató a un gendarme en Francia y que fue atracador de bancos; y también ha atado cabos, a medida que iba relatándome sus vivencias. Según me ha contado, hasta que no ha leído el libro no se ha dado cuenta de la dimensión de su sufrimiento.

LQS: Por el libro desfilan vívidamente escenas, nombres, crímenes impactantes dentro y fuera de España. Hechos que conforman nuestra memoria histórica personal (matanza de Atocha, asesinato de Txomin, de Argala, 23 F, Montejurra…) Te habrá sido muy difícil convertir tanto dato riguroso en un texto tan dinámico, casi de vértigo. ¿Qué dificultades encontraste a la hora de su redacción y composición a dos voces?

AMP: Tuve que replantearme la narración más de una vez. En un principio iba a ser toda ella en primera persona, pero no funcionaba, porque había cosas que Teresa Rilo no conocía, por ejemplo, los antecedentes de Cherid en Francia o las conexiones de la Red Gladio. Como la veracidad era la premisa fundamental del libro, decidí finalmente escribirlo a dos voces, aconsejada por mi editor, Manuel Blanco Chivite. Por una lado, las vivencias de Teresa y por otro, mi investigación. Las dos partes se contextualizan, fluyen en la narración, como voces diferenciadas y complementarias. Creo que ha sido un acierto.

LQS: Viendo las relaciones íntimas entre el Estado y el terrorismo parapolicial que sustentó la Transición, ¿podríamos encontrar en esos aspectos el origen último de la actual deriva autoritaria del régimen del 78?

AMP: Al poner al mismo nivel los abusos y crímenes de la dictadura y la lucha por la democracia de numerosos españoles, como hizo el régimen del 78 en cuanto a la Ley de Amnistía, se instauró un perverso mecanismo de autoprotección del nuevo régimen democrático. Mientras que los presos políticos salían de las cárceles, los torturadores policiales y sus jefes, así como dirigentes de la dictadura, copaban puestos de responsabilidad en los gobiernos demócratas. ¿Cómo vamos a tener una democracia sana con esos mimbres? En el libro se cuenta que los matones de extrema derecha celebraron con júbilo la promulgación de la Ley de Amnistía. Algunos de aquellos fascistas hoy dirigen conglomerados empresariales, otros se convirtieron en abogados del Estado, por ejemplo.

LQS: El resto de Europa tampoco sale muy bien parado del libro, al menos en lo que a democracia se refiere. ¿Siguen vivos aún esos negros tentáculos internacionales?

AMP: Italia, igual que España, es el paradigma de la impunidad del terrorismo de Estado. Ahora esos tentáculos los manejan élites económicas que deciden las tendencias ideológicas afines a sus intereses. En los últimos años se ha producido u

n resurgimiento del fascismo en Europa que, sin duda, está instigado por corporaciones que dictan a los gobiernos la orientación de sus políticas.

LQS: ¿Crees que tu libro, con sus nombres, sus datos, sus testimonios, puede contribuir a que, en este país, se den, por fin, la Verdad, la Justicia y la Reparación?

AMP: Ojalá. Me gustaría, al menos, que entre los lectores del libro hubiera jóvenes interesados en conocer la historia reciente de España.

CHERID. Un sicario en las cloacas del Estado

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

4 comentarios sobre “Diálogos con Ana María Pascual: Cherid. Un sicario en las cloacas del Estado

  • el 4 abril, 2019 a las 21:28
    Permalink

    Ojalá estos libros sirvan para que el 28 de abril la gente se de cuenta de que no podemos volver a este pasado.

    Respuesta
  • el 4 abril, 2019 a las 00:21
    Permalink

    Supongo que esto formará parte de esa memoria histórica que algunos quieren acallar, y curiosamente están vinculados ideológicamente a lo que aquí se denuncia.Los tenemos en nuestras narices y no somos capaces de verlos.

    Respuesta
  • el 2 abril, 2019 a las 12:05
    Permalink

    El estado en si mismo es una cloaca, apesta!!!

    Respuesta
  • el 2 abril, 2019 a las 11:46
    Permalink

    Lo que creemos que es un problema o montaje actual realmente es algo que viene de muy lejos. Si se investigará más, haciéndolo público, nos sorprendería desagradablemente lo manipuladas que estamos, y controladas.

    Respuesta

Deja un comentario