Dignidad sumergida: Marca España

Dignidad-sumergida-loquesomosIsabel Cervera. LQSomos. Agosto 2015

Trabajo ilegal, un ejemplo real y concreto: Lizarrán (Comess Group), la franquicia que se define como «global» con empresas en América, Asia, África y Europa y que ofrece la «iniciación» a empresarios por una inversión de 50.000 euros, parece que rebusca nuevas fórmulas de beneficio fuera ya de toda ética y con la tranquilidad, puede que excesiva, que ofrecen la ley a favor siempre del empresario, eso sí y como suele suceder mediante la explotación de sus trabajadoras/es la gran mayoría jóvenes universitario/as (esas personas capaces y formadas condenadas al exilio forzoso por este sistema), víctimas de la precariedad que nos viene ofreciendo la ultima reforma laboral (sumada a las anteriores) y en la más absoluta ilegalidad.

Esta empresa cuenta con varios establecimientos hosteleros en Valencia, en uno de ellos, el que está ubicado en el centro comercial «Bonaire» la fuerza de trabajo de éstas y estos jóvenes y trabajadores en general se ha «comprado» hasta hoy SIN CONTRATO, sin alta en la seguridad social y por supuesto sin las consiguientes nóminas, nocturnidad (algunas jornadas duraban hasta casi la una de la madrugada), ni turnicidad, a pesar de que los turnos rotaban.

Una de estas jóvenes precarias exigió hace unos meses su contrato de trabajo. La respuesta le llegó en dos días: se quedaba en la calle, con excusas peregrinas por parte del empresario cuyo único motivo era ni más ni menos que la ocultación para el mantenimiento de su negocio sumergido.

Al pedir explicaciones al empresario, este dijo que cada cual en su casa se organiza como le parece (este es el concepto «yo soy el jefe y hago lo que me da la gana por que me protege la ley»).

Esta joven tuvo conciencia del derecho que le habían negado, de que ni siquiera habían cotizado su seguridad social para acogerse al puñetero paro ahora que iba a la calle, y decidió denunciarlo en inspección de trabajo y así se lo hizo saber a éste, además de exigirle un contrato que certificara el tiempo trabajado y las nóminas correspondientes de la que solo recibió una.

El resultado ha tardado tan sólo un mes: las y los trabajadores han tenido que ser dados de alta en la seguridad social, compensarlos salarialmente y hoy su situación laboral se ha regularizado dentro de las miserias «legales» a las que las últimas reformas laborales han condenado a la clase trabajadora y en enorme medida a las/os jóvenes.

Esto es «Comes Group», que ha puesto en venta Lizarrán para sobrevivir a las «cañas low cost» a expensas de carne joven con empleo sumergido, no es de extrañar que su auge en los últimos tiempos con unos beneficios de casi cuatro millones al año vaya viento en popa.

La conclusión de esta experiencia: rebelarse es una obligación cuando la explotación es un hecho, más aún cuando no existes como trabajadora a efectos de ninguna administración y el patrón ejerce de señor feudal.

La gran recompensa de esta pequeña/gran victoria es la lección y experiencia aprendida por todas: una sola personita, de poco mas de 20 años, sin más (ni menos) apoyo que el de su sentido de la justicia y su dignidad ha conseguido que un empresario usurero tenga que doblegarse y cumplir al menos con las mínimas obligaciones legales.

Por su parte el patrón ha aprendido que su relajación ante un supuesto miedo por este panorama social de explotación salvaje sobre la clase obrera y la juventud ha sido excesiva, por que todavía quedan personas que han decidido darle una patada a ese miedo que los despoja de su dignidad y del que ellos se lucran denunciando esta situación.

Este es uno de esos granitos de arena que nos confirman una vez mas que la lucha sigue siendo el único camino.

«Ser joven y no ser revolucionario
es una contradicción hasta biológica»
Mario Benedetti.

Más artículos de la autora

Un comentario sobre “Dignidad sumergida: Marca España

  • el 26 agosto, 2015 a las 12:49
    Permalink

    Esta claro que el que no se moja no aprende a nadar. El mayor enemigo esta en nosotras mismas, en la indiferencia, en no es el momemto, no sirve para nada… La batallas se ganan o se pierden, pero peleandolas!!!

    Respuesta

Deja un comentario