Duelo a garrotazos

Estos días contemplamos un duelo a garrotazos entre zurdos. Los descalificativos golpean uno y otro rostro y mientras se arrean con ese garrote, no parecen darse cuenta de que estamos hundidos en arenas movedizas y que de seguir así, golpe tras golpe, terminarán por  ahogarnos.

Y que conste que soy poeta radical, que a estas alturas no me fio de ni un sólo mesías y que guardo en la memoria cada una de las traiciones. Pero nos hundimos.

Nos hundimos porque nos atizamos con saña.

Igual que en el cuadro de Goya.

Es un escenario igual de tenebroso, igual de descorazonador.

 Lo importante no es quien acierta el mamporro, ni quien es más ágil, ni quien posee mejor técnica para ostiar al de enfrente, lo prioritario debiera ser salir primero del paisaje.

* Si vis pacem

Otras notas de la autora

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar