El ABC del erotismo

“Las mujeres son clientas habituales en los «sex shop», dejando atrás la actitud de pudor y encarando con desenfado las relaciones sexuales. El sex-shop les asesora con precisión sobre las infinitas posibilidades de los productos. ¿El objetivo? Un aporte de luz, de alegría y de desenfado a las relaciones sexuales”… ¿Es este texto una incitación al desmadre, por parte del ultraconservador y monárquico rotativo que fundó el tradicionalista D. Torcuato Luca de Tena?

En cualquier caso, se trata un fragmento de entradilla introductora de una serie de artículos del diario ABC editados hace unos pocos días. Seguidos, insistiendo. A través de ellos, se invita a las mujeres a liberarse mediante el manejo y disfrute de variados juguetes eróticos disponibles previo pago. No se trata de publirreportajes. Pretenden ser información y como tal se tratan.

ABC, preocupado por el bienestar de sus lectoras, incluso afirma haber llevado a cabo incluso una encuesta sobre las preferencias de las clientas de este tipo de establecimientos.

Así, en el número 1 del top toys destacan las bolas chinas (“se introducen en la vagina, procuran placer con el movimiento del cuerpo y consolidan el suelo pélvico”)… A continuación, le sigue a la zaga en el éxito de ventas la “lencería comestible”; después triunfa la “lencería atrevida”, luego los penevibradores clásicos…y así sucesivamente.

La sorpresa llega cuando, como todo el mundo sabe, ABC es la punta de lanza de toda la carcundia beligerante. Se apunta siempre a cercenar las libertades ciudadanas, y concretamente, las de la mujer. En su momento se opuso al divorcio. Y ahora mismo, fieles a su rancia trayectoria, ahora esa hoja parroquial se pronuncia a favor de las medidas del PP para restringir al máximo la actual legislación sobre el derecho a abortar un hijo no deseado. Incluso cuando lo que se está gestando sea una criatura discapacitada y absolutamente dependiente. En efecto, el ministro Ruíz-Gallardón pretende cambiar de manera radical la Ley de interrupción del embarazo, bajo la inspiración del clero integrista católico que comanda el cardenal Rouco.

Visto lo visto, el erotismo abecedario, frente a la oposición a libertades fundamentales, la pregunta que me asalta es qué clase de mujer defiende o propugna como arquetipo ABC. ¿Acaso la mujer multiorgásmica en funciones? ¿O bien la fémina dócil que no se atreve a enfrentarse a sus propios problemas de manera decidida?
En aras de evitar confusión y cruce de cables, no estaría mal que ABC dejara las cosas claras; y que fuera coherente, ahorrándose unas “moderneces" demagógicas que no concuerdan con su ideario.

 
 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar