El coche de Intisar

Retrato de una mujer moderna en Yemen.

A los seis años, Intisar descubrió que los niños podían hacer muchas más cosas que las niñas y eso no le gustó nada. Ella quería tener la misma libertad que ellos. Pensó que si hablaba como un chico, caminaba como un chico y actuaba como un chico, se convertiría en un chico. El plan funcionó un tiempo, pero dejó de hacerlo cuando alcanzó la pubertad. Entonces Intisar debió buscar una nueva forma de ejercer la libertad y la encontró sentándose al volante de un Toyota Corolla.

El coche de Intisares una novela gráfica sobre la difícil situación de las mujeres en Yemen que se centra en la historia de una anestesista de 27 años inteligente, divertida y de fuerte personalidad, que encuentra sus espacios de libertad de forma muy poco convencional.

La narradora de la novela gráfica es la propia Intisar. Ella nos va contando anécdotas de su vida mientras conduce por la ciudad, se toma un descanso de su trabajo en el hospital o fuma en su habitación. Las historias son divertidas, sorprendentes, conmovedoras, algunas dramáticas. A través de ellas, nos sumergimos en el hermético mundo de las mujeres en Yemen y vamos descubriendo poco a poco la compleja realidad del país.

Aunque es sobre todo la personalidad de Intisar lo que se va apropiando de la historia para seducir al lector.

El escritor Pedro Riera acompañó a su mujer a Yemen cuando a ella le surgió la oportunidad de trabajar durante un año en Saná. A ambos les impactó desde el primer momento la segregación entre sexos que impera en la sociedad, y decidieron escribir un libro sobre la situación de la mujer en Yemen. Durante nueve meses condujeron una investigación y realizaron una cuarentena de entrevistas a mujeres yemeníes. Gran parte de los episodios que conforman esta novela gráfica salieron de esas entrevistas.

El coche de Intisar nos muestra la realidad de Yemen a través de los ojos de una mujer yemení, sin caer en ningún momento en el sensacionalismo, sin faltar nunca a la verdad y manteniendo siempre abierta la esperanza al cambio.

Una de las tesis fundamentales de la novela gráfica es que en una sociedad en que los hombres tienen el poder sobre las mujeres, antes o después, acabarán por usar ese poder contra ellas de forma abusiva e injusta.

PeroEl coche de Intisar también pretende mostrar todo aquello que tenemos en común con los musulmanes. En occidente, la imagen de los musulmanes se ha ido deteriorando tras los atentados contra las torres gemelas del 11 de septiembre. Amplios sectores de la población aceptan ahora la teoría del “choque de civilizaciones” como una realidad probada. Y, sin embargo, lo que nos une con la mayoría de musulmanes sigue siendo más importante que lo que nos separa. Intisar es un claro ejemplo. Ella es musulmana, profundamente creyente, pero comulgamos con su forma de pensar, compartimos sus sufrimientos, entendemos sus necesidades, y ya desde el principio de la novela gráfica la consideramos una buena amiga antes que una “musulmana”.

Desde que empezó a darle vueltas a la idea de escribir un guión sobre la condición de la mujer en Yemen, Pedro Riera se imaginó trabajando con Nacho Casanova.

Por un lado, el ritmo narrativo de las obras de Nacho se ajustaba a la perfección al tipo de guión que Pedro quería escribir.

Por otro, el estilo de dibujo costumbrista de Nacho era el ideal para representar la cotidianidad de Yemen y, al mismo tiempo, ayudaba a desdramatizar la historia.

El entendimiento entre ambos fue óptimo desde la primera reunión, cuando el guión era todavía un vago proyecto, y lo ha seguido siendo hasta su conclusión.

http://www.elcochedeintisar.com/

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar