El dólar devora al euro

Por Michael Hudson*. LQSomos.

Se ha hablado de emisiones del FMI de nuevos DEG (Derechos Especiales de Giro, SDR) para financiar el creciente déficit comercial y de pagos. Pero tal crédito siempre viene con una cuerda atada. El FMI tiene su propia política de sancionar a los países que no obedecen la política estadounidense

Ahora está claro que la Nueva Guerra Fría se planeó hace más de un año, con una estrategia seria asociada con la percepción de que Estados Unidos bloqueó Nord Stream 2 como parte de su objetivo de impedir que Europa Occidental («OTAN») busque la prosperidad mediante el comercio y la inversión mutuos con China y Rusia.

Como anunciaron el presidente Biden y los informes de seguridad nacional de EEUU, se consideraba a China como el principal enemigo. A pesar del papel útil de China al permitir que las empresas estadounidenses redujeran los salarios de los trabajadores mediante la desindustrialización de la economía estadounidense en beneficio de China, se reconoció que el crecimiento de esta última planteaba el terror supremo: la prosperidad a través del socialismo. Es ese choque de sistemas económicos –industrialización socialista vs. capitalismo financiero neoliberal– el que siempre ha sido el gran enemigo de la economía rentista que se ha apoderado de la mayoría de las naciones en el siglo transcurrido desde que terminó la Primera Guerra Mundial, y especialmente desde la década de 1980.

En esta Nueva Guerra Fría contra China, la estrategia de EEUU consiste en acabar con los aliados económicos más probables de China, especialmente Rusia, Asia Central, Asia Meridional y Asia Oriental. La pregunta era, por dónde empezar el reparto y el aislamiento.

Los estrategas estadounidenses vieron en Rusia la mejor oportunidad para el aislamiento, tanto de China como de la zona euroOTANica. Se elaboró una secuencia de sanciones contra Rusia cada vez más severas, y con suerte fatales, para impedir que la OTAN comerciara con ella. Todo lo que se necesitaba para encender el terremoto geopolítico era un casus belli.

Eso se arregló con bastante facilidad. La Nueva Guerra Fría podría haber comenzado en Oriente Medio: por la resistencia a la toma de los campos petroleros iraquíes por parte de Estados Unidos, o contra Irán y los países que lo ayudan a sobrevivir económicamente, o en África Oriental. Se han elaborado planes para golpes, revoluciones de colores y cambios de régimen para todas estas áreas, y el ejército africano de Estados Unidos se ha construido especialmente rápido durante los últimos uno o dos años. Pero Ucrania ha estado bajo ataque durante ocho años, desde el golpe de estado de Maidan en 2014, y ofreció la oportunidad de la mayor primera victoria en esta confrontación contra China, Rusia y sus aliados.

Por lo tanto, las regiones de habla rusa de Donetsk y Lugansk fueron bombardeadas con una intensidad cada vez mayor, y cuando Rusia todavía se abstuvo de responder, se elaboraron planes para un gran enfrentamiento en febrero pasado: un fuerte ataque en Ucrania occidental organizado por asesores estadounidenses y armado por la OTAN.

La defensa de Rusia de las dos provincias del este de Ucrania y su subsiguiente destrucción militar del ejército, la marina y la fuerza aérea de Ucrania en los últimos dos meses se ha utilizado como excusa para comenzar a imponer el programa de sanciones diseñado por Estados Unidos que estamos viendo desarrollarse hoy. Europa Occidental las ha apoyado por entero. En lugar de comprar gas, petróleo y granos alimenticios rusos, se los comprará a los Estados Unidos, junto con un fuerte aumento de las importaciones de armas.

La próxima caída del tipo de cambio euro/dólar

Por lo tanto, es apropiado analizar cómo afectará probablemente esta guerra económica la balanza de pagos de Europa occidental y, por lo tanto, el tipo de cambio del euro frente al dólar.

El comercio y la inversión europeos antes de la Guerra para Crear Sanciones habían prometido una creciente prosperidad mutua entre Alemania, Francia y otros países de la OTAN frente a Rusia y China. Rusia estaba proporcionando abundante energía a un precio competitivo, y este suministro de energía iba a dar un salto cualitativo con Nord Stream 2. Europa iba a ganar las divisas para pagar este creciente comercio de importación mediante una combinación de exportación de más productos industriales a Rusia y inversión de capital en la reconstrucción de la economía rusa, por ejemplo, por empresas alemanas de automóviles, aeronaves e inversiones financieras. Este comercio e inversión bilateral ahora estará detenido, durante muchos, muchos años, debido a la confiscación por parte de la OTAN de las reservas extranjeras de Rusia mantenidas en euros y libras esterlinas británicas.

En lugar de eso, los países de la OTAN comprarán gas licuado (LNG) de EEUU -cuando hayan podido gastar los miles de millones de dólares en construir una capacidad portuaria suficiente, quizás en 2024 (buena suerte hasta entonces). La escasez de energía aumentará drásticamente el precio mundial del gas y el petróleo. Estos países también aumentarán sus compras de armas del complejo militar-industrial de Estados Unidos. La compra cercana al pánico también aumentará su precio. Y los precios de los alimentos también aumentarán como resultado de la desesperada escasez de cereales resultante del cese de las importaciones de Rusia, por un lado, y la escasez de fertilizantes de amoníaco hechos de gas.

Las tres dinámicas comerciales fortalecerán al dólar frente al euro. La pregunta es, ¿cómo equilibrará Europa sus pagos internacionales con Estados Unidos? ¿Qué tiene que exportar que la economía estadounidense acepte a medida que sus propios intereses proteccionistas ganan influencia, ahora que el libre comercio global está muriendo rápidamente?

La respuesta no es mucho. Entonces, ¿qué hará Europa?

Podría hacer una propuesta modesta. Ahora que Europa prácticamente ha dejado de ser un estado políticamente independiente, comienza a parecerse más a Panamá y Liberia: centros bancarios extraterritoriales de «bandera de conveniencia» que no son «estados» reales porque no emiten su propia moneda, pero usan el dólar estadounidense. Dado que la eurozona se ha creado con esposas monetarias que limitan su capacidad de crear dinero para gastar en la economía más allá del límite del 3% del PIB, ¿por qué no simplemente tirar la toalla financiera y adoptar el dólar estadounidense como moneda, como han hecho Ecuador, Somalia y Islas Turcas y Caicos? Eso daría seguridad a los inversionistas extranjeros contra la depreciación de la moneda en su creciente comercio y su financiamiento de exportaciones.

Para Europa, la alternativa es que el costo en dólares de su deuda externa se asuma para financiar su creciente déficit comercial con Estados Unidos por petróleo, armas y alimentos.

Para Estados Unidos, esta es la hegemonía del dólar con esteroides, al menos frente a Europa. El continente se convertiría en una versión algo más grande de Puerto Rico.

El dólar frente a las monedas del sur global

Es probable que la “Guerra de Ucrania” en su versión completa como la Nueva Guerra Fría dure al menos una década, tal vez dos, mientras EEUU extiende la lucha entre el neoliberalismo y el socialismo para abarcar un conflicto mundial. Además de la conquista económica de Europa por parte de EEUU, sus estrategas buscan hacerse con el control de países africanos, sudamericanos y asiáticos de manera similar a lo que se ha planeado para Europa.

El fuerte aumento de los precios de la energía y los alimentos afectará duramente a las economías con déficit de alimentos y petróleo, al mismo tiempo que sus deudas denominadas en dólares extranjeros con los tenedores de bonos y los bancos están venciendo y el tipo de cambio del dólar está aumentando. Muchos países africanos y latinoamericanos, junto con el norte de África, tendrá que elegir entre pasar hambre, reducir el uso de gasolina y electricidad o pedir prestados dólares para cubrir su dependencia del comercio moldeado por Estados Unidos.

Se ha hablado de emisiones del FMI de nuevos DEG (Derechos Especiales de Giro, SDR) para financiar el creciente déficit comercial y de pagos. Pero tal crédito siempre viene con una cuerda atada. El FMI tiene su propia política de sancionar a los países que no obedecen la política estadounidense. La primera demanda de Estados Unidos será que estos países boicoteen a Rusia, China y su emergente alianza de autoayuda comercial y monetaria. “¿Por qué deberíamos darle DEG o extenderle nuevos préstamos en dólares, si simplemente va a gastarlos en Rusia, China y otros países que hemos declarado enemigos?, preguntarán los funcionarios estadounidenses.

Al menos, este es el plan. No me sorprendería ver a algún país africano convertirse en la «próxima Ucrania», con tropas de apoyo de EEUU (todavía hay muchos defensores y mercenarios wahabíes) contra los ejércitos y las poblaciones de países que buscan alimentarse con granos de la agricultura y el petróleo rusos, o gas de pozos rusos.

Se está prendiendo fuego a la economía mundial, y Estados Unidos se ha preparado para una respuesta militar y la conversión en armas de sus exportaciones de petróleo y agricultura, exigiendo a los países elegir a qué lado del nuevo Telón de Acero desean unirse.

* Nota original: The Dollar Devours the Euro
Publicado en Amor y Rabia

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar