El juez, la lapa y el armario

Yo comprendo a Carlos Dívar. De pronto su vida personal es piedra de escándalo. Su valiosa intimidad sale del armario de la privacidad a toda luz. El, un príncipe de la Judicatura, institución cuasi sacramental cuya base fundamental es la discreción y el secreto, la elegancia de las formas y el rigor en el procedimiento, está padeciendo el escrutinio despiadado de la plebe. La purria soez. El exquisito juez está expuesto al vergajo del insulto. Ante las cámaras insaciables es arrastrado por el fango y a la vista de la opinión pública, ese monstruo morboso, como si su vida fuera un reality show televisivo. Es un horror espantoso.

Dívar está sufriendo. Tal vez incluso peligre el puesto de trabajo de su estimado jefe de seguridad personal. Sería una catástrofe horrible, con consecuencias trágicas que no me puedo ni imaginar…Pensaba el alto magistrado que su torre de marfil en el Tribunal Supremo era inviolable, que nunca la alcanzarían las vulgares inmundicias de las calles. Se confió en exceso. El marisco y los buenos vinos son caros y la tentación fue muy grande. Al fin y al cabo, sólo ganaba 130,051 € más los gastos. Los gastos: ellos han sido los culpables. Pero se dejó llevar, en su fuero íntimo estaba convencido de que España no le compensaba lo suficiente por sus sublimes servicios a la patria.

Desde la atalaya de la moralidad pública, en el Tribunal Superior, dicta sentencias de obligado cumplimiento para todos, del rey para abajo. Precisamente, una de ellas arrastró a la nada profesional al ex-colega Baltasar Garzón.

Un reo de orgullo excesivo. Nada más y nada menos que pretendía investigar y juzgar los crímenes del franquismo. Eso es como pretender dar una patada al cielo. Una quimera y un sacrilegio. Le estuvo bien empleado por atrevido. Para que aprenda que España no es un Chile o cosa parecida. Aquí hay cosas que son sagradas. No se tocan. Y punto.Carlos Dívar era feliz en sus escapadas de los fines de semana, con su soltería individual y su guardaespaldas. Bien guardada la espalda, todo incluido.

Ni en sus peores pesadillas soñó que se vería obligado a aferrarse a la toga del cargo como una despreciable lapa.Ahora, el paladín de la ley y la verdad está mintiendo con reiteración y alevosía. Se agarra al clavo ardiente de la pataleta como un niño inmaduro cogido en falta. Recula como un bogavante enseñando las pinzas disuasorias: No hay derecho a ponerse así por unas cenas y unos hoteles.

No hay derecho. Al fin y al cabo, todo el mundo está robando y en la impunidad. Lo sé porque lo veo de cerca

* Director del desaparecido semanario "La Realidad"

Más artículos del autor

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar