El olvido de una botella sideral

El mundo estaba feliz el día en que un viento sideral por algún mecanismo cósmico, después de un accidente estelar condujo al planeta tierra, por primera vez, una pareja que deseaba fugarse de mundos infinitamente abstractos. Desde aquel día el amor fue una fuga irresistible para los que deseaban vivir eternamente la realidad.
  
Arribaron desnudos, solo traían consigo una especie de botella, parecía una botella ciega, sin boca y de material vítreo que contenía un papiro en su interior, la habían recogido en un mar desconocido del tiempo y la conservaron con un celoso cuidado arzobispal, porque allí estaba el secreto para vivir por el resto de los siglos.  

Al principio, por misteriosas sabidurías, innatas, conocían que para alimentarse eran necesario dos sorbos de sol durante el día y un par de gotas de polvo lunar durante la noche, ese secreto era suficiente para atreverse a soñar y crear una nueva alternativa de vida, fue lo más importante para aquellos primeros días de la pareja en la tierra.  

Pasado cierto tiempo, cronológicamente imposible de precisar y contagiados por el olor de las estrellas, cuentan que la pareja enloqueció una noche de “luna llena”, descubrió el placer y se dedicó a  follar eternamente, con fortuna, porque  desde aquel momento se iniciaron los placeres terrenales, fue así como se procrearon los primeros descendientes, que luego se cruzaron, ocasionando que muchos nacieran con detalles curiosos: algunos con una cola como los cerdos de nuestros tiempos.

Aquellos defectuosos hijos, fueron los primeros en descubrir métodos especiales de comunicación oral, e iniciaron la transmisión de la sabiduría y los conocimientos de generación en generación.

Esa estrategia les permitió asegurar la botella sideral y sus secretos hasta el final de los siglos, para tiempos mejores, según las creencias de los primitivos  habitantes.

El sistema de comunicación logrado, permitió el desarrollo a todos los niveles y el lenguaje oral sirvió fundamentalmente para comprometer a todos los pobladores en que había que proteger la tierra y su entorno, siendo lo más importante preservar la botella para permanecer en conexión con el universo.

Aquellos seres, los atrapó la evolución biológica, con el tiempo se clasificaron como género humano y denominaron: a unos hombres, a otras mujeres y se habló finalmente de las tendencias de un mundo plural, pero la dialéctica histórica los responsabilizó de transformar LAS REGLAS DE CONVIVENCIA, gracias al lenguaje imperante.

Lo más patético fue que las lenguas más habladas se fueron expandiendo a lo largo y lo ancho de tierras y mares, imponiendo reglas de subyugación.

El sometimiento los llevó a finales de los siglos a la gran crisis existencial, porque la tierra se transformó, la cubrió un solo manto gris de cenizas terrenales, que borró los limites entre el cielo y el mar obligando a todos los humanos: a comprar agua embotellada, extraída de los mismos ríos que ellos habían cuidado desde siempre, frecuentar restaurantes y bares donde vendían oxigeno en dosis y terminaron consumiendo alimentos importados de los grandes imperios porque el campo solo era parte de los recuerdos, ahora los alimentos naturales proporcionados por la tierra se necesitaban para la producción de Biocombustibles y más tarde que temprano llegó la hambruna.

Todo fue caótico al final y la botella sideral nadie la abrió, porque el olvido nos mató el pensamiento, de haberla abierto hubieran podido confirmar, si alguna vez en aquellos extraños papiros, estuvo algún día escrito los secretos para salvar a este planeta ó talvez comprobar que era nuestro destino destruirlo.

Nadie lo pudo recordar, solo sé que la botella quedó en algún lugar de la tierra, esperando que la descubran las últimas Hormigas Culonas, que se alimentan felizmente de los detritos humanos, como únicas  sobreviviente de aquel cataclismo social.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar