El Papa no sólo es infalible…

Bombas impunes que estallan sobre la nuca de una ciudad sitiada y de nuevo la muerte que cuenta por centenares las vidas palestinas que se cobra.

El Papa, mientras tanto, sopesa en su escritorio la alocución del día.

Hilary Clinton ya ha llegado a El Cairo y se entrevista con el presidente egipcio Mohamed Morsi para tratar de hacer posible una tregua.

El Papa, mientras tanto, revisa la que ha de ser su intervención.

Colonos israelíes insisten ante Netanyahu la conveniencia de extender los bombardeos y hacer entrar en Gaza los tanques y las tropas israelíes.

El Papa, mientras tanto, tacha un par de verbos acaso inoportunos y agrega un conciliador adjetivo a su inminente declaración.

Hamas se muestra decidida a resistir y emplaza al mundo a que la tregua sirva para terminar de una vez por todas con el bloqueo y haga también posible, además de la tregua, la paz en la región.

El Papa, mientras tanto, se incorpora y camina resuelto hacia el micrófono dispuesto a hacerse oír.

En todo el mundo se suceden manifestaciones en solidaridad con Gaza y Palestina denunciando el genocidio israelí.

El Papa, finalmente, hace llegar al mundo su cristiano mensaje: “En el portal de Belén ni había vaca ni había burro”.… también es gilipollas

 * Publicado en Cronopiando

Más artículos del autor

Deja un comentario