El político

Por Pepe Gutiérrez-Álvarez. LQSomos.

All the King’s Men (Todos los hombres del rey, El político o Decepción) es una película estadounidense de 1949 basada en la novela homónima de Robert Penn Warren y dirigida por Robert Rossen

Una prueba del algodón sobre los valores auténticos de esta película la tuvimos en un momento histórico, concretamente en un programa de “La Clave” en vísperas de las primeras elecciones, o sea un poco antes del 15 de junio de 1977. Por aquel entonces el programa de José Luis Balbín se había convertido en una plataforma inusitadamente abierta (hoy algo así sería impensable), y para aquel momento el programa contó con varias “primeras espadas”, yo recuerdo a Carrillo, Fraga y Guerra… Se pasó la película Todos los hombres del rey (1949), y que una vez pasada con toda sus secuelas de anuncios, ninguno de los presentes se atrevió a más que alguna generalidad, pero ninguno de ellos se atrevió a establecer cualquier clase de paralelismo con una situación en la que se dan ocasiones en la que los representantes de la derecha parecían ser más de izquierdas que los representantes (teóricos) de ésta. Sí no me equivoco aquel día el más moderado de todo fue Santiago Carrillo que, ironía de la historia, era portavoz “de los comunistas”.

La película narra el ascenso político de Willie Stark (un pletórico Broderick Crawford) un honrado ciudadano de un condado rural estadounidense toma partido contra la corrupción existente en nombre de la gente del pueblo llano que lo escoge para que lo represente. En un principio es lo que hará, pero en su ascenso al poder Willie, y para mantenerse en lo que para él significa un salto social, se volverá tan corrupto y tan manipulador como aquellos a los que denunció en sus comienzos, quizás más porque dado que hasta entonces había hablado como alguien del pueblo, acabará traicionando a éste.

La historia de Willie Stark fue inspirado en una figura histórica real, Huey Long, el célebre y discutido gobernador populista de Louisiana, que ha motivado otras películas como Un león en la calle, de Raoul Walhs, una variación también magníficamente interpretada, en el caso por el enérgico y siempre sincero James Cagney. Pero la historia fue ampliada por otras experiencias y referentes de manera que Willie Stark es alguien más complejo que Long. Éste se debe sobre todo a la pluma de Robert Penn Warren (que inspiró otra ambiciosa película de Walhs, La esclava libre, con Clark Gable e Ivonne de Carlo, muy interesante pero desde luego, no tan conseguida) que escribió una de las grandes novelas políticas del siglo XX y una original exploración del tema inagotable del conocimiento de uno mismo, donde se entrelazan varios destinos bajo el mismo paraguas de la política concebida como un espectáculo y como un juego del poder. Su Willie Stark es un personaje de poderosa y compleja personalidad. Orador amado por las multitudes cuando comienza desde abajo, acaba mostrándose como un profesional sin escrúpulos que se mantiene en el poder mediante la corrupción y el chantaje. Al final es asimilado por el mismo sistema que denunciaba. Aunque aquí se podría hablar de una parábola anarquista, lo cierto es que ni Penn Warren ni Rossen pensaban que fuese posible realizar una actuación política alternativa, no contaminada.

La película comienza con una descripción de Willie Stark, como un abogado de origen humilde que llegará a gobernador del estado, que seduce a Anne Stanton (Joanne Dru), a su hermano Adam (John Derek) y a Jack Burden (John Ireland), los insatisfechos hijos de las familias poderosas del estado. Adam Stanton es el idealista puro y Jack Burden es un desarraigado que pretende ser sólo un espectador inteligente…

La “ficha”

Título: All the King’s Men. Año: 1949. Duración: 109 min. País: Estados Unidos
Reparto: Broderick Crawford, Mercedes McCambridge, John Ireland, Joanne Dru, John Derek, Shepperd Strudwick, Anne Seymour.
Dirección y guion: Robert Rossen. Novela: Robert Penn Warren. Música: Louis Gruenberg. Fotografía: Burnett Guffey (B&W).
Willie Stark (Broderick Crawford), un hombre honrado y valiente, sufre una transformación el día que decide entrar en política y descubre que todo es juego sucio. Tras ser elegido gobernador, olvidando sus principios, lo primero que hace es apoderarse de la prensa y la radio. Convertido en un ser corrupto hará cuanto esté en su mano para permanecer en el poder.

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Diaspora: lqsomos@wk3.org Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar