El Roto, viñetas para una crisis

Con papel, tinta negra y algo de lucidez es posible fabricar un revelador universal que nos permita fijar la imagen de todo aquello que no deja de molestarnos y hacer más difíciles nuestras vidas y así, una vez revelado, poder verlo en cualquier lugar y bajo cualquier disfraz con el que se nos presente. El instrumento de la sátira nos dota de esos rayos X con los que, literalmente, podremos verle los huesos al sistema”.

Las viñetas de «El Roto» nos abren una ventana diaria a la realidad en la que vivimos, de una forma gráfica y literaria, en la que no se escapa ningún acontecimiento de la actualidad, desde la contaminación del poder hasta el sometimiento en el que vivimos. Ahora vuelve, se ha editado esta recopilación de 82 viñetas llenas de la realidad que nos devora en el mensaje diario de crisis-economía-miedo… mucho miedo.

Frente a las caricaturas de los políticos de turno, de chismorreo rosa, del insulto generalizado…  está la obra de «El Roto», al servicio de la denuncia comprometida y contra la propaganda de la mentira mediática. Dibujos con trazo de corte surrealista, acompañados de mensajes contundentes, llenos de firmeza y originalidad.

Viñetas que desenmascaran al poder, unas y otras, donde se refleja la fría e impasible sociedad actual acomodada en su sillón viendo, sin inmutarse, la podredumbre y barbarie del mundo desde una pantalla de televisión. Viñetas que invitan a la reflexión sobre lo que nos rodea y sobre nuestro propio modo de vida.

“Todo libro es, en cierto modo, un exorcismo, una manera de soltar lastre, un intento de dejar atrás una pegajosa fantasía o una insistente pesadilla.
De todos modos, sería ingenuo por nuestra parte pensar que somos capaces de tomar la distancia suficiente de nosotros mismos como para poder conocer la fuente última de la que emergen esos fantasmas que tanto nos atraen o que quizás nos aterran, pero siempre resulta factible aproximarnos a ellos con papel y tinta, de modo que podamos observarlos con más detenimiento, analizar su supuesta sustancia y encontrar los ángulos ciegos y accesos secretos desde los que contemplar aquello que se encuentra más allá de sus apariencias”.

“Y aunque la intensa luz radiactiva de los paneles de la Bolsa, el brillo irritante de las pantallas del ordenador o el parpadeo luminoso de los móviles de última generación nos hayan cegado parcialmente, puede que aún nos quede en las retinas sensibilidad suficiente como para poder observar unas imágenes que, reforzadas por la tinta negra del rotulador, provoquen en nuestras mentes las respuestas necesarias para liberarnos de ellas y exponer a través de la palabra y la acción lo que pensamos y sentimos”.

“Es evidente que todos hemos participado, de alguna manera, en la creación del monstruo económico que nos devora, pues ningún ídolo es capaz de subsistir sin la ayuda de cuantos lo adoran y así, habiéndolo utilizado para poner remedio a nuestras deficiencias y que nos proporcionase valores que no tenemos, le dimos una vida y una realidad de la que carecía”.

 “Pero nada nos impide tampoco restaurar la cordura que perdimos y, haciéndonos a un lado, dejar que el caos se despeñe en los abismos de los que procede y a los que con tanto empeño pretendía llevarnos”.

“La sátira es aquel niño que señaló un día que el rey iba desnudo y que, cuando se hizo mayor, comprendió que ni siquiera había rey”.

“El Roto”, Andrés Rábago (Madrid, 1947), de formación autodidacta, comenzó a trabajar como humorista gráfico en la revista Hermano Lobo con el seudónimo de OPS, para luego continuar en otras varias como La Codorniz, Triunfo y Ajoblanco. Más tarde lo hizo en otras como Tótem, El Jueves oMadríz, además de colaborar en numerosos periódicos de tirada nacional, últimamente en El País.

Además del mencionado seudónimo, ha utilizado los de Ubú, Jonás o El Roto. Otra de sus facetas es la pintura, habiendo realizado varias exposiciones.

Discípulo de Vela Zanetti*, viene desarrollando una extensa, interesante y polifacética trayectoria. Ha publicado los libros “Habas contadas” (1994), “El fogonero del Titanic” (1999), “El pabellón de azogue” (2002), “El libro de los desórdenes” (2004), “Vocabulario figurado” (2006) y “Vocabulario figurado II” (2007) y “La edad del silencio” (2011).

Entre otros premios ha recibido el Premio Nacional de Ilustración (1990); el primer Premio al Mejor Diseño Periodístico otorgado por la Society for News Design (EE. UU., 1997); el primer Premio Internacional de Dibujo en Prensa Courier International (Rouen, Francia, 1999); el Award of Excellence Best of Newspaper Design (EE. UU., 2000) y el Julián Besteiro de las Artes y Las Letras (2003) entre otros.

Viñetas para una crisiscontiene 82 ilustraciones, 82 reflexiones que nos invitan a mirar de otra manera la crisis-economía-miedo… ¡Un libro de combate! ¡Un cómic de lucha!

«Oscurece, por lo tanto amanecerá».

Ficha técnica:

Viñetas para una crisis

Editorial:Mondadori. 

ISBN978843972540

Un entrevista para leer

Una entrevista para ver

Vela Zanetti*

Más artículos del autor

Deja un comentario