El Salvador. Pese al escándalo por sobornos, Wal-Mart inicia construcción en zona de alta vulnerabilidad ambiental

La transnacional está siendo procesada debido a que su división México-Centroamérica (Wal-Mex) gastó solo en México desde 2005 por lo menos 24 millones de dólares en sobornos para evadir requisitos ambientales.

Wal-Mart, es la mayor tienda minorista de supermercados en el mundo. Pero mientras en Estados Unidos, tanto en Delaware como en Arkansas, la transnacional está siendo procesada debido a que su división México-Centroamérica (Wal-Mex) gastó solo en México desde 2005 por lo menos 24 millones de dólares en sobornos para evadir requisitos ambientales e instalar sus tiendas con más facilidad, en El Salvador esto pareciera inmutar a pocos, pese a que todo indica que sucedió algo prácticamente idéntico, incluso con la colaboración de la Secretaría Técnica de la Presidencia de la República y del mismo presidente Mauricio Funes.

A pesar de algunas protestas y a grandes esfuerzos desde las comunidades aledañas por evitar la construcción de esa tienda, los tractores de Wal-Mart marchan inclementes, deforestando y haciendo terracería en una de las quebradas que recorre de arriba a abajo la falda del volcán de San Salvador y se adentra en las comunidades del municipio de Mejicanos.

Esta misma zona fue evacuada hace solo 9 meses, el 16 de octubre de 2011 durante la depresión tropical E-12 que produjo lluvias constantes por 10 días consecutivos.

En octubre de 2010 el presidente Funes arriba de un Pick Up pedía a la población usando un alto parlante, evacuar la zona durante una emergencia producto de las lluvias. En 2008 y 2009, en el volcán un par de kilómetros arriba, en la quebrada Las Lajas, se dieron deslizamiento de laderas por las lluvias las cuales obligaron también una evacuación en las mismas zonas del deslave de 1982.

En septiembre de 1982 un aluvión de lodo provocado por lluvias causó la muerte de 500 personas en la colonia Montebello Poniente. En 1949 y en 1934 sucedieron otros deslaves pero las zonas ahora densamente pobladas, estaban deshabitadas en ese entonces.

Todo esto parece no ser razón suficiente para que las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente y de la municipalidad de Mejicanos, -recién asumidas por ARENA, el principal partido de derecha neoliberal- otorgaran entre abril y mayo de 2012, los permisos respectivos sin exigir que Wal-Mart cumpliera las obras de mitigación sugeridas por el anterior gobierno municipal, las cuales consistían en evitar la impermeabilización del terreno para no aumentar el caudal de agua en las quebradas, crear pozos de captación e instalar un sistema de descarga controlada de aguas lluvias.

Todo esto perseguía evitar inundaciones en las comunidades que sufrirán quebrada abajo por el aumento del caudal, o incluso quebrada arriba por el asolvamiento u obstrucción del mismo. Mientras tanto, Wal-Mart está jugando a una intervención sin precedentes en una zona altamente vulnerable, pero ¿quién pagará las consecuencias?

“¿Crees que alcanzan los 500 mil dólares para bolsas plásticas para poner los muertos?”

Una de las personas quizás más conocedoras de este tema, es Gloria Estela Andrade, ella es representante legal de la Junta Directiva de residencial San Pedro aledaña a la zona de construcción.

Esta urbanización posee actualmente servicio de agua potable que se extrae de un pozo a la par del terreno de Wal-Mart. En 2007 ellos se dieron cuenta del proyecto de Wal-Mart, al verificar que habían comprado esos terrenos y que andaban ofreciendo a las directivas comunales que iban a hacer calles, pasarelas peatonales entre otras.

En ese entonces ellos pidieron como Directiva de la San Pedro audiencia con la Alcaldía Municipal del período 2006-2009 gobernada por ese entonces por el partido de izquierda, el FMLN siendo el Alcalde Roger Blandino Nerio un dirigente histórico de dicho partido y ex comandante guerrillero.

Al inicio, la comunidad veía solo el problema del agua y manifiestan que su temor era que pasara en Mejicanos, lo mismo que con la planta de Coca Cola que acabó primero el agua de Soyapango y luego se trasladó a Nejapa donde sobreexplotan el manto acuífero, no pagan apropiadamente sus impuestos municipales y crean muchos problemas ambientales.

Al mismo tiempo que los personeros de Wal-Mart incrementaban sus esfuerzos por reunirse y ofrecer obras para las diversas comunidades, la Junta Directiva de San Pedro iniciaron también un proceso de concientización entre sus vecinos de comunidades aledañas.

Mientras tanto, la Alcaldía al recibir formalmente la solicitud de permisos de construcción de Wal-Mart, realizó observaciones al proyecto las cuales fueron básicamente que se hicieran pozos resumideros, un sistema de descarga controlada de aguas lluvias y que no se impermeabilizara todo el terreno, porque la experiencia el huracán Stan en 2005, fue que se registraron inundaciones quebrada abajo.

Pese a que Wal-Mart solo tenía que incorporar dichas modificaciones a su proyecto, ellos insistieron en no modificarlo e iniciar presiones y cabildeos para aprobar su proyecto tal como estaba.

La Junta Directiva del residencial San Pedro, indagó que el Ministerio de Medio Ambiente había ya dado los permisos al proyecto, pero tras las observaciones de la municipalidad estos se vencieron en noviembre del 2008.

La Ley obliga en estos casos que debe hacerse un nuevo estudio de impacto ambiental pues las condiciones pueden haber cambiado. Pero cuando se dio el cambio del ejecutivo en 2009, tras la victoria del presidente Funes bajo la bandera de una coalición que incluía al FMLN, se percataron que el anterior Ministro de Medio Ambiente había prorrogado el permiso en una carta simple emanada de su despacho, sin ningún estudio que le respaldase.

Al denunciarse este incumplimiento a la Ley, los nuevos titulares mandaron realizar nuevamente el estudio. Los directivos del San Pedro también exigieron y presionar por el cumplimiento de todos los procedimientos legales, incluyendo realizar las consultas a las comunidades afectadas.

Wal-Mart empezó entonces a hacer las consultas a su modo, llamaban a las personas de las comunidades al Hotel Intercontinental, ofrecía un coctel y ahí les presentaban maravillas del proyecto, los 500 empleos, supuestos programas sociales, la inversión de 15 millones en la construcción de la tienda que abarcaría 2,7 km², entre otros. Los directivos del San Pedro nunca fueron invitados, pero igual participaban.

Para las elecciones de 2009, la Junta Directiva del residencial San Pedro logró que una de sus representantes Gloria Estela Andrade, fuera tomada en cuenta como parte del Consejo Municipal donde se reeligió al alcalde Roger Blandino Nerio.

Desde esa posición como concejal la directiva comunitaria, pudo conocer aún más a profundidad el caso, pero también empezó a ver de cerca como funcionan las influencias y las presiones de parte de Wal-Mart.

Alrededor de este caso, y aún en notas periodísticas se ha mencionado recurrentemente la cifra de 500 mil dólares anuales, que la Alcaldía recibiría en concepto de impuestos y/o regalías por parte de la transnacional (se ha manejado de manera diferente en las diferentes notas periodísticas).

Fuentes de la Alcaldía de Mejicanos manifiestan que en el Concejo del periodo 2009-2012, existieron también tensiones acerca del tema. Mientras que el Alcalde, la Concejal Gloria Estela Andrade y otros, eran partidarios de una posición firme para que Wal-Mart cumpliera la ley e hiciera las obras que le exigía la municipalidad para reducir el riesgo, y que ese punto no era negociable, hubo otros partidarios de reducir estas exigencias en aras de lograr los 500 empleos que se prometían, los 500 mil dólares para la municipalidad y la supuesta derrama económica.

Estas fuentes manifiestan que en una ocasión, la Concejal Andrade preguntó a otro funcionario más proclive a suavizar la obtención de los permisos,  “¿Crees que alcanzan los 500 mil dólares para las bolsas plásticas donde poner los muertos?” refiriéndose a posibles víctimas de inundaciones en las comunidades Villa Olímpica, San Pedro, San Gabriel y otras aledañas producto de la falta de construcción de las obras de mitigación.

Las mismas fuentes confirman constantes presiones –o gestiones- del secretario técnico de la Presidencia Alex Segovia y de otro miembro de esa Secretaría, ante la Alcaldía de Mejicanos.

Se habló que no dar los permisos, era un mal mensaje para atraer inversión extranjera, que podría acarrear problemas y hasta demandas, bajo el TLC con Estados Unidos y que hasta el FMLN pagaría costos electorales por no permitir la construcción.

A pesar de todo, la posición de la Alcaldía se mantuvo, Wal-Mart debía incorporar las obras sugeridas por la municipalidad y solo así obtendrían el permiso.

En junio de 2011 Raúl Argüelles, vicepresidente Senior de Asuntos Corporativos de Wal-Mart de México y Centroamérica aprovechó su visita con motivo de su participación en el foro empresarial de la cumbre de la OEA, para incrementar sus presiones y cabildeos.

Se dice que realizó una visita personal al Alcalde de Mejicanos, al Concejo Municipal, a la Secretaría Técnica de la Presidencia y al Ministerio de Medio Ambiente, así como brindó varias entrevistas a medios de comunicación para quejarse de los supuestos retrasos, supuestamente “injustificados” para otorgarles los permisos.

A medida que se avecinaban las elecciones de marzo de 2012 los partidos de derecha ARENA y GANA (una escisión de ARENA) empezaron a hacer concentraciones en el municipio de Mejicanos con comunidades donde supuestamente presionaban para que se dieran los permisos a Wal-Mart.

Varias fuentes confirmaron que se les ofrecía pagos de 40 dólares a las personas que participaban en las concentraciones a favor de Wal-Mart, pero luego solo les daban 5 dólares y un almuerzo. Queda así la duda, ¿cómo y con qué recursos ambos partidos de derecha financiaban estas movilizaciones?, o peor aún, ¿qué compromisos habían adquirido ya, y bajo qué términos en caso que ganaran la Alcaldía de Mejicanos?.

Previó a las elecciones, fueron muchos los rumores que circularon en Mejicanos alrededor del tema, algunos decían que la Alcaldía ya había aceptado dar los permisos o que querían aumentar la cifra que ofrecía Wal-Mart.

En el restaurante conocido como Las Lajas de Mejicanos, se realizaron varias reuniones del partido ARENA, donde se abordó sobre la necesidad de eliminar los obstáculos a la inversión de Wal-Mart.

En una Feria de Empleo realizada en una iglesia evangélica de la línea del hermano Toby, adornada con abundante colorido del partido ARENA, tomaban los datos de los jóvenes que asistían a solicitar empleos y decían que era una entrevista de trabajo y luego les decían que era necesario presionar a la alcaldía y protestar a favor del proyecto de Wal-Mart.

Todo indica que la empresa organizó una campaña electoral paralela para perjudicar la candidatura de Roger Blandino Nerio del FMLN, quién corría para un tercer período de 3 años.

Los resultados electorales del 11 de marzo de 2012 en Mejicanos, fueron muy cerrados, menos de 200 votos hicieron la diferencia a favor del partido ARENA. La alcaldesa electa Juana de Pacas, procedió sin mayores trámites a dar el permiso a Wal-Mart en los primeros días de su gestión que inició el primero de mayo de 2012.

Oficialmente el presidente Mauricio Funes luego de las quejas públicas y las gestiones privadas de Wal-Mart, admitió haber encomendado a su secretario técnico hacer “indagaciones” acerca del por qué de los retrasos en los permisos.

Estas indagaciones al parecer tuvieron como resultado el nuevo permiso del Ministerio de Medio Ambiente para la obra en el mes de abril de 2012. Para principios de junio 2012, a menos de un mes de iniciada la nueva gestión municipal, los tractores de Wal-Mart arrancaban los árboles e iniciaban la terracería en el terreno que hace más de 5 años compraron contiguo a la quebrada El Arenal de Mejicanos.

Una zona de desastres y en constante amenaza

Un informe de Geólogos del Mundo preparado luego de los desplazamientos de tierra de 2008, no es nada halagador acerca de los riesgos que se ciernen sobre toda la población que vive en la falda Este del Volcán de San Salvador conocida como El Picacho.

El deslizamiento de tierra de 2008 se dio “en la cabecera de la quebrada Las Lajas. Sus dimensiones aproximadas fueron de 30 m. de ancho por 300 m. de largo, e implicó la movilización de aproximadamente 3.000 m³ de material” apuntó un reciente informe de esta organización.

El mismo informe continúa: “En esta misma vertiente del Picacho se tienen registrados por lo menos dos antecedentes, de dimensiones mucho mayores. El primero fue en 1934, y no ocasionó daños al no estar poblada la parte baja de la ladera. El más reciente, en 1982, ocasionó un desastre pues el volumen de material movilizado (alrededor de 140.000 m³) provocó centenares de víctimas en la colonia Montebello.”

Asimismo, Geólogos del Mundo* apunta que “las condiciones de alto riesgo de la zona de San Ramón, Montebello y alrededores se deben al alto nivel de amenaza por movimientos de ladera en la mayor parte de las vertientes del Picacho, y a la vulnerabilidad de la población por exposición a las posibles rutas de circulación de dichos movimientos.

La recomendación de Geólogos del Mundo es realojar a por lo menos, los vecinos que se ubican en el cauce de las quebradas (o en las zonas adyacentes a estas) que drenan la ladera este del Picacho”. Una de estas quebradas es precisamente la de El Arenal, donde construye Wal-Mart y donde montaña arriba se dieron anteriormente deslaves de tierra.

Ante la posibilidad de realizar obras de mitigación en las laderas y quebradas que bajan del volcán tal como propuso la Alcaldía de Mejicanos a Wal-Mart entre 2007 y 2012, Geólogos del Mundo es menos proclive a estas medidas de mitigación y manifiesta “estas obras están dirigidas a la reducción de la velocidad del flujo, y a la reducción de la carga sólida o canalización de la misma (…) Su objetivo es reducir el grado de amenaza, pero bajo ningún concepto deben ser realizadas para permitir el desarrollo urbanístico del área expuesta a la amenaza ya que con ellas no se va a eliminar el riesgo en su totalidad”.

La ahora ex Concejal Andrade manifiesta que “quedan dudas que si esto puede debilitar las grietas y las laderas del volcán, van embovedar la quebrada (meterla en una bóveda de cemento), pero para la emergencia pasada en octubre 2011 las bases de la Vía Deportiva Centroamericana (aledañas al terreno de Wal-Mart) ya presentaban deslaves, todas las comunidades quebrada abajo y en los alrededores, están en riesgo inminente”.

En realidad, pese a todas estas advertencias ignoradas totalmente por la acción de Wal-Mart, la inacción del Ministerio de Medio Ambiente, la complacencia de la Presidencia de la República y su Secretaria Técnica, y la ahora alcaldesa de Mejicanos, el panorama es altamente preocupante.

La intervención agresiva en una zona tan vulnerable, es fuente de malos augurios especialmente en la Región Metropolitana de San Salvador, en donde año con año, aumentan los riesgos por inundaciones, deslaves, derrumbes, cárcavas, y demás efectos del aumento de las lluvias por el cambio climático y de la construcción irresponsable y no planificada ni regulada, en el área del gran San Salvador.

En Mejicanos, el estilo de Wal-Mart hace honor a su fama

Desde hace por lo menos una década, diferentes movimientos sociales y sindicales en Estados Unidos y otros países del mundo han señalado una importante cantidad de patrones de conducta de Wal-Mart que perjudican a la población en general y al medio ambiente.

Estas críticas han ido desde bajos salarios, empleos precarios que obligan a los trabajadores a solicitar ayuda por pobreza al gobierno de Estados Unidos, discriminación sistemática a mujeres y grupos minoritarios, prácticas antisindicales y monopólicas, uso de fábricas de explotación como proveedores, destrucción de las economías locales donde se instala e incluso quiebra de sus proveedores debido a los bajos precios, e irregulares formas de pago.

En el caso de los negocios de Wal-Mart en El Salvador, estos pertenecen a la división Wal-Mex (Wal-Mart México y Centroamérica). Cerca de 2 mil tiendas de este grupo están ubicadas en México y 900 en Centroamérica.

En realidad para Wal-Mart, México y Centroamérica es una sola región de negocios, paradójicamente como ha sido siempre Mesoamérica desde tiempos pre coloniales.

Desde 2003 Wal-Mart opera en El Salvador, las Despensas de Don Juan (originalmente de El Salvador), Hiperpaiz (de Guatemala) y Despensas Familiares (Guatemala y El Salvador), en la región opera aparte de estas, las tiendas Pali (Costa Rica y Nicaragua). Hasta ahora, Wal-Mart no había construido una tienda propia en El Salvador. Solo se había limitado a comprar tiendas existentes y cambiarles el nombre, o usufructuar su fama y sus clientes.

En México, Wal-Mart es considerado el empleador más grande del país. Pero los escándalos que han rodeado a Wal-Mart son tan grandes como su fama.

Estos van desde discriminación, trabajo compulsivo, uso de sindicatos patronales (conocidos haya como organizaciones de protección patronal) hasta la alianza con un pseudo líder de estos grupos ahora buscado por la Interpol –Ramón Gámez- que también se dedicaba a la pedofilia con la tolerancia de la gerencia de la transnacional, y que entre sus víctimas contaba a niñas que se dedicaban a empacar productos en las cajas de Wal-Mart.

Ahora el escándalo más reciente –en México-, salta con implacable semejanza y conexiones con el estilo implementado en Mejicanos de El Salvador.

Wal-Mart desde 2005 habría gastado en México, 24 millones de dólares, para lograr permisos ambientales para la construcción de sus supermercados.

Un cable de la agencia Efe fechado el 24 de abril de 2012, recoge el hecho que “el ex consejero delegado de la división mexicana de Wal-Mart, Eduardo Castro-Wright renunció (…) al cargo que mantenía en el consejo de administración de la aseguradora MetLife en medio del escándalo que rodea a la mayor cadena minorista del mundo por presuntos sobornos a las autoridades mexicanas”.

La renuncia de este funcionario de alto nivel de Wal-Mart, se ha dado después que el periódico The New York Times publicara el pasado sábado 22 de abril de 2012, que Wal-Mart conocía desde el año 2005 denuncias de "sobornos extendidos" en México por parte de sus gerentes y encargados para obtener permisos de construcción que reñían precisamente con normas ambientales y que altos ejecutivos de la compañía que dirigía entonces Castro-Wright las encubrieron.

Todas estas denuncias, que ahora se ventilan judicialmente en Estados Unidos bajo la una ley estadounidense que prohíbe a las compañías de ese país, pagar sobornos o regalías en el extranjero, señalan un patrón de conducta en México y también en Centroamérica.

Ante esto nos preguntamos, ¿no es acaso lo mismo que han hecho en Mejicanos?, ¿no podemos llamar soborno o al menos, tráfico de influencias al método como han conseguido los permisos en Mejicanos El Salvador?.

Y ahora ¿Qué sigue?

Como epitafio la ex Concejal Andrade, manifiesta “hemos hecho lo que estuvo a nuestro alcance hacer. Creo que ninguna institución que se dedica a la defensa del medio ambiente se interesó por ver el tema de Wal-Mart, a pesar que nosotros tenemos mas de 5 años como comunidad luchando, diciendo, cuestionando, pero claro! somos una comunidad pequeña pero no ha habido presión a nivel internacional porque la debilidad de ellos (Wal-Mart) es su prestigio, pero solos como comunidad no podíamos, hasta hoy que escucharon algunos medios ya como de alarma, lo cual no se dio hace 5 años. Si más gente se hubiera interesado, quizás hasta se hubiera desvanecido ya la idea (de construir el Wal-Mart). Si hubiera habido interés no hubiera avanzado tanto.

El día 26 de junio de 2012, un grupo de organizaciones ambientalistas y comunitarias convocaron a una protesta frente a la construcción de Wal-Mart, luego de algunas horas bajo el inclemente sol, y alguna atención de los medios de comunicación, los protestantes se retiraron.

Las máquinas siguen laborando hoy en día socavando las bases de la quebrada que baja del imponente volcán de San Salvador que parece tranquilo, pero amenazante ante la herida que en su ladera se le inflinge.

En México, luego de conocidos los escándalos por sobornos y casi simultáneamente a estos, un colectivo de trabajadores de Wal-Mart se decidió a alzar su voz e iniciar una serie de denuncias, y luchas reivindicativas para al menos, exigir el respeto a sus derechos como trabajadores y trabajadoras por parte de esta voraz transnacional.

¿Cuál será la actitud frente a toda esta infamia de la población de México?

 

Deja un comentario