¿El show era matar a un preso por televisión?

Por aNRed*. LQSomos.

«Eso no fue boxeo, eso fue una carnicería, fruto de una decisión política amparada en el desprecio racista hacia un ser humano marginal y marginado. Desde una postura humanista debo decir que el show fue nefasto porque se puso en riesgo la vida de Jara en pos de un negocio polícito y/o económico…»

El polémico show de boxeo que tuvo lugar en el Club Morón, en el oeste del conurbano bonaerense, fue anunciado con bombos y platillos los días previos en todos los medios de comunicación: un preso (Martín «El Renacido» Jara Sepúlveda, preso en la Unidad Carcelaria N°48 de San Martín) y un policía (Julián «El Diamante» Gómez, efectivo de la Bonaerense del destacamento Islas) se enfrentarían en un combate de boxeo. Incluso, hubo quienes fantasearon con que podría ser un buen guion para una típica película norteamericana pochoclera.


Es así como se llegó al pasado sábado 27, cuando el Canal 9 emitió por la noche el polémico show «Enfrentados en la vida, juntos en el ring», una coproducción del canal y «Chino Maidana Promotions», la productora del boxeador Marcos René «Chino» Maidana. El resto… El resto lo relató y repudió de forma contundente una carta que tomó estado público en las redes sociales.

En la carta abierta titulada ¿El show era matar a un preso por televisión?, Alberto Sarlo, director técnico de la Federación Argentina de Boxeo (FAB)  y fundador de la Editorial Cuenteros, Verseros y Poetas, repudió el evento mediático: «el boxeo es un deporte que practico entrenándome tres o cuatro veces por semana desde el año 1999. El boxeo (NO LA PELEA), es un deporte que enseño en gimnasios de La Plata desde el año 2011. El boxeo (NO LA PELEA), es un deporte que enseño en los centros de tortura desde el año 2010. Además de todo eso soy director técnico de boxeo recibido en la FAB en el año 2012. Puedo decir sin exagerar que he entrenado a miles de alumnos (NO A PELEADORES), en todo este tiempo, por ende algo de autoridad tengo para expresar lo que leerán a continuación», aclara a modo de introducción Alberto Sarlo.

En la misma línea, continúa: «ayer (por el sábado 27) el Ministerio de Justicia provincial demostró vergonzantemente lo poco y nada que le importan la salud y la vida de los presos que custodia en sus centros de tortura. En un evento patético y humillante que promocionaron en Canal 9 como ‘Enfrentados en la vida, juntos en el ring’, algún funcionarie provincial con ambiciones mediáticas, no tuvo mejor idea que realizar un combate de boxeo entre el policía Julián Gómez (policía de la bonaerense bien entrenado, bien alimentado), y el detenido Martín Jara (pésimamente entrenado, visiblemente mal entrenado, evidentemente mal alimentado y claramente sin conocimientos mínimos de escuela de boxeo). La pelea duró apenas unos segundos. La referee designada para el combate fue tan incompetente o inexperta que permitió que la pelea continuase durante muchos segundos, en donde Jara sólo atinaba a recibir soberana paliza. A Jara le impactaron una decena golpes de potencia estando visiblemente grogui, que derivó en un traumatismo encefalocraneano con pérdida de conocimiento. Las consecuencias y derivaciones de este tipo de lesiones de gravedad no podrán diagnosticarse con certeza por muchos años», remarcó.

Asimismo, destacó: «eso no fue boxeo, eso fue una carnicería, fruto de una decisión política amparada en el desprecio racista hacia un ser humano marginal y marginado. Desde una postura humanista debo decir que el show fue nefasto porque se puso en riesgo la vida de Jara en pos de un negocio polícito y/o económico. Desde una postura netamente técnica puedo decir que ninguna persona con experiencia en boxeo debió haber autorizado dicho combate por la sencilla razón de que no había equivalencia entre ambos púgiles, hecho por demás visible desde el primer segundo del primer round, en donde Jara se acercó a la pelea corta con la guardia baja y tirando golpes externos desde abajo (sin potencia). Cualquier boxeador que haga eso indefectiblemente terminará noqueado, salvo que se enfrente a una persona que no tenga ni la más remota idea de lo que es el boxeo. El hecho de que estando Jara inconsciente en la lona, su contendiente Julían Gómez le gritara con bronca ‘viva la fuerza, viva la policía, viva la gente de bien’ no puede ni debe sorprendernos. ¿Qué otra cosa esperaban de un show morboso, nefasto, maniqueo y racista como el que organizaron desde el Ministerio de Justicia? ¿Realmente esperaban otra cosa?», se preguntó indignado.

Finalmente, apuntó contra la falta de responsabilidad y negligencia de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires, a cargo de Matías Facundo Moreno: «¿realmente a alguien le importó o le importa el estado de salud de Martin Jara? ¿A esto llaman gestión los burócratas de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia? Morbo, negocios, show, sangre, tilinguería y nulo conocimiento de la vida y la muerte de los preses. Tal vez estas ignominiosas puestas en escena de nuestros funcionarios los expongan y los interpelen», destacó, y agregó: «ojalá que además de lastimar a un pobre preso y de ensuciar un deporte como el boxeo, estos funcionarios tomen nota que están dejando matar a un preso cada dos días de acuerdo al informe 2020 de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM). Sepan muy bien que con televisión o sin televisión, dan vergüenza. Sepan muy bien que, con prensa o sin prensa, son responsables de los 178 muertos del último año en los centros de tortura de la provincia. Sepan muy bien que de presos y de cárceles no saben NADA», finaliza, contundente, la carta de Sarlo.

* Agencia de Noticias RedAcción (ANRed)

Argentina – LoQueSomos

Síguenos en redes sociales… Diaspora: lqsomos@wk3.org Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar