El vergonzoso negocio de las vacunas-Covid

Acacio Puig. LQSomos.

Ninguna vacuna de producción pública existe a día de hoy en la Unión Europea. La colaboración público-privada se reduce a que la ciudadanía pone el dinero a través de los presupuestos públicos y el business se apropia de los beneficios sin asumir riesgos. ¡Esto no va!

La OMS levanta acta de que las vacunas actuales no garantizan inmunidad frente a la variante omicron -es más, que la inmunidad de los ya vacunados es incluso más baja frente a ella… algo que contesta la supuesta protección garantizada por Pfizer apenas hace días, al considerar bien protegidos a los vacunados y con dosis de refuerzo (los desenfadados “pinchazos” de nunca acabar).

La UE reduce la validez de los “pasaportes Covid” a 9 meses, es decir que valida la inmunidad de los vacunados un máximo de nueve meses (exceptuando claro, a quienes se topen con omicron).

Pfizer anuncia que en marzo tendrá lista la vacuna capaz de inmunizar frente a omicron (etc. etc. la bola sigue y probablemente con nuevas mutaciones al acecho y también nuevas “vacunas”). Sin embargo, crece la presión para vacunar “con lo que hay” a toda la población, sigue la culpabilización de contagios a las minorías europeas de no vacunados y sigue la consigna de que no saldremos de esta hasta que no esté supervacunado hasta el más escondido de los tuaregs. ¡Esto no va!

Los datos de la inmensa financiación pública a las farmacéuticas (inicial y en compra-venta de vacunas) están por ahí, los datos de los beneficios de las farmacéuticas con la operación Covid… también. Las opacas condiciones de los contratos han sido denunciadas por europarlamentarios que finalmente pudieron visionar las páginas llenas de tachaduras en negro en los mismos.

La letanía sobre expertos científicos e instituciones no ha podido ser contrastada en debates plurales en medios de comunicación públicos. Ni las “agencias del medicamento” ni la misma OMS tienen los medios para evaluar en laboratorios idóneos y propios lo que las farmacéuticas venden, por lo que sus posibilidades se reducen a interpretar “científicamente” lo que los vendedores cuentan sobre sus productos.

Quienes tienen los medios de investigar letalidades (por Covid o con Covid) y otras que permitirían evaluar incidencias de las vacunaciones en muertes por motivos relacionados con ellas o seguimiento de efectos secundarios en el corto y medio plazo, simplemente no están por esa tarea… a pesar de que formó parte de la declaración de obligaciones de la Asamblea Parlamentaria de la UE, en su apartado 7 (https://pace.coe.int/en/files/29004/html)

La financiación pública de investigación pública sobre vacunas-Covid está siendo mísera en toda la UE y así declaraba hace meses Enjuanes (CESIC) que trabajaba con un equipo “de no más de 16 investigadores, cuando las grandes farmacéuticas contaban, al menos, con más de 600 investigadores en vacunas-Covid”.

En consecuencia, ninguna vacuna de producción pública existe a día de hoy en la UE. La colaboración público-privada se reduce a que la ciudadanía pone el dinero a través de los presupuestos públicos y el business se apropia de los beneficios sin asumir riesgos. ¡Esto no va!

“Negacionistas” y Opositores

No es lo mismo, aunque en este totum revolutum se les meta en el mismo saco. Los opositores cuestionamos desde el principio el que todo el dinero público fuera destinado a las farmacéuticas privadas, el que las mismas pactasen “el secreto” con la clase política sobre contratos, formulas y precios reales, el que las farmacéuticas quedasen exentas de asumir responsabilidades sobre efectos, etc. Los opositores cuestionamos que la situación de emergencia llevase aparejada la liquidación del debate público y las irracionales medidas punitivas que se han extendido con pretexto de proteger la misma salud que el neoliberalismo salvaje destruye adelgazando hasta el extremo la sanidad pública en toda la UE (reducción de camas hospitalarias, reducción de efectivos sanitarios humanos y de infraestructura, discriminación en asistencia a no vacunados en algunos países, etc.)

Si esto no va, hay que imponer otro rumbo

El rumbo establecido es más de lo mismo mientras “el general Covid” dirige la ofensiva generalizada del capital (beneficios, privatizaciones y control social) y la izquierda organizada -en todas sus versiones- dice muy poco o casi nada y prefiere mirar a otro lado…menos conflictivo. La población sigue con pánico ante el miedo a la defunción inesperada. Se trata pues de cambiar el rumbo:

-Reorientando las inversiones públicas hacia la investigación pública seria, sin ánimo de lucro, dotada de medios y capaz de contrastar resultados de sus investigaciones.

-Se trata de acabar con la dirección obligatoria y abrir el debate científico respetando la máxima pluralidad.

-Se trata de acabar con la demonización interesada de las opiniones divergentes y las desacreditaciones fáciles tipo “no vacunados”, “negacionistas”, “extrema derecha”, “radicales”… y poner en el puesto de mando la investigación pública, el control social de la misma y de sus resultados, la producción pública de vacunas y la reducción drástica de las compras de remedios Covid a la gran industria farmacéutica, atando corto a sus voceros mediáticos.

-Se trata de imponer, también en este campo, la Verdad, Justicia y Reparación que reclamamos desde el movimiento memorialista.

-Se trata de salir del silencio cómplice con este vergonzoso negocio de las actuales (y lamentables) vacunas Covid.

* Artista plástico. Militante de la izquierda revolucionaria, represaliado por el franquismo, activista memorialista de la asociación «En Medio de Abril». Miembro del Colectivo LoQueSomos

Síguenos en redes sociales… Diaspora: lqsomos@wk3.org Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar