¡Emilio, el manicomio!…

Yván-Silén-acrilico-sobre-canvas-lqs.jpgYván Silén. LQSomos. Noviembre 2015

Hades es una urraca como las muñecas
de trapo. Báez es una niñita a la que le
sacaron los ojos, a quien le sacaron
la lengua, a quien le rompieron la hoz. El ángel

me ha robado las clases, me ha robado
el borrador, la pizarra, el prepucio, las tizas…
la voz, y la vulva de su madre: miles
de gnomos rojos, miles de cangrejos

azules le han comido el culo Báez. La noche es
blanca como el semen negro y el día es
negro como la flema verde. Los gnomos

te sodomizan con cálices de alambre,
con cálices de lata y con cálices de moho: Hades
me ha robado… las vulvas de su madre.

II
La universidad se ha convertido en una cárcel.
Paranoico se ha robado la memoria de Artaud.
Le presto mi estilo, le presto mi tiza, le presto el ser,
y pienso a la velocidad de la luz

que alguien se ha robado mis trompos. Alguien
se ha robado mi cabuya, mi sida, mi prepucio y
mi silencio. Alguien está planeando mi suicidio.
Alguien, el cabrón, se ha robado mi sed.

Alguien se ha robado mi chiringa. Alguien
se ha robado la alcancía de Dios.
(El cielo se está pudriendo poco a poco.)

Las estudiantes están vendiendo los pezones negros.
La universidad se ha convertido en un asylum.
Las enfermeras se están probando la pus.

III
Están planeando mi derrame cerebral.
Llueve contra la «u» y llueve contra la «y griega»:
los canallas, los que callan, se están robando mi
saliva. Los profesores se están robando mi semen

viejo y mi semen nuevo. Los profesores se
están robando mi almohada, mis toallas, mi agua y
mi jabón. Los profesores se están
robando el cielo, se están robando mis canicas

y se están robando mi prepucio. Están
cayendo los peces putas del cielo y
las mariposas azules, muertas, anaranjadas de

mis ojos. ¡Se está muriendo la muerte burdel,
se está muriendo la poesía, se está muriendo Dios!
¡Los profesores me están robando la voz!

IV
No hay nadie en el espejo, aunque ese
asesino sea yo mismo. Ese traficante de almas
sea yo mismo: «¡jeringuillas, tecata, escobillones!
(condones, espejitos, marihuana)…

Báezmente no hay nadie en el espejo:
agujas dobladas, arañas dobladas,
alacranes por el orificios del falo mohosos,
y escorpiones en la vulva de la madre. ¡No

hay nadie en los espejos! Los asesinos están
de vacaciones. Hades se ha vestido
leprocomiamente de novia. El ocaso es

totalmente anaranjado y hay rosas
de alambres, de sida, de aluminio:
¡Panero, Báez, te está metiendo ortigas por el culo!

V
¿Y caerá hoy las lluvias de la muerte?
Los electrones putos nos han dado la vida:
Dios está quemando el helio de las locas
(y los esquizos). Dios ha encendido el final

del universo. El azar nos está salvado la
vida y nos está salvando, equívocamente,
de la muerte: el «Black holes» es una rosa negra,
el «Black holes» es una rosa blanca. El ser está soñando

a la velocidad de la luz. ¡Somos adanmente
los terroristas de la Poesía!
¡Somos los Inflacionarios de Dios!

Está cayendo la lluvia de la muerte. ¡Caronte está
cruzando el helio y el hidrógeno!
¡Cancerbero es la «auto-singularidad» de las locas!…

VI

¡Soy el asylum del bicho!
¡Soy el asylum de la vulva!
¡Y soy el absurdo, porque
Dios está muriendo por mí!…

¡Me duele el falo de Dios en las cervezas!
¡Me duele el glande de Dios en el ajenjo!
¡Me duele el pene de Dios en las navajas!

¡Io sou el SODOMIZADOR de mis lectores!
¡Yo soy la casa de mi propia muerte!
¡Yo sou la victoria sobre los canallas!

VII
Cristo es la singularidad de la historia: está cayendo
lluvia de estrellas contra el espanto.
Los directores (de Estudios Hispánicos) están
sembrando el estiércol de las rosas.

Levito contra el «tiempo-espació» y Paranoia
tiene cara de miedo. Y Báez tiene
cara de cura y tiene cara de heces
y los forofos tienen rostros de espejos.

¡Cristo es la singularidad de la muerte!
¡Estoy traficando los ángeles contra el Hades!
¡Los profesores están sembrando la mierda!

¡Las computadoras se están llenando de furcias! Y
les estoy mostrando mi cabeza de Marat al cielo.
¡Cristo es la singularidad de la historia!

VIII
Las moscas han arrasado a la muerte:
lechuga a tomate tomate a lechuga,
los profesores están vendiendo las verduras.
Llueve seco y terriblemente azul de

arriba para abajo y de abajo
para arriba. Llueve la noche amargamente azul.
Llueve negro y llueve verde. Y están
cayendo los conejos de Cristo. Están lloviendo

los gatos amarillos del Érebo.
Están lloviendo los espejos del Seol.
Y están lloviendo las monedas de Caronte.

Las moscas han arrasado a la muerte robespierrmente:
Los tomates, las lechugas y la lluvia se han podrido.
¡Los profesores…están vendiendo el manicomio!

IX
¡Ahora sólo me queda el poeta, el vil, el «santo»!
¡Sólo me queda el aëdoa! ¡La sombra! ¡Porque
soy la brevedad del tiempo que caduca.
¡No me he suicidado todavía! ¡Hoy no poseo tiempo!

Creo que fracasé. Creo que me he olvidado de mí. El
Báez que odia al Báez del espejo: Y Severino, y
Walker (Puerto Rico en el desprecio de sí mismo.)
están forjando la apariencia. ¡Todo es vanidad!

¡Y los profesores están vendiendo moscas!
¡Soy el Metamegramatizador! ¡»Sou» Esquizo! Las rosas
del alba son de papel. ¡Todo huele a mierda!

Y Dios yace en la bañera con las venas rotas.
¡Dios es ateo como yo! (¡Yo soy ateo como Dios!)
¡Los profesores…están vendiendo el manicomio!

X
Los agujeros negros han detenido el tiempo.
Y el tiempo está herido, grave. El tiempo tiene
náuseas. ¡EL TIEMPO HA DEJADO DE EXISTIR!
En el infinito, en la nada, en el no-ser

la Edad del Fotón nos amenaza de
muerte. El universo del no-Dios está en peligro.
Su creación atenta contra él y su no-ser
lo amenaza. Los profesores están

vendiendo las tacitas del Asylum.
Y la oscuridad empuja el infinito.
Los rayos gama se han llenado de ratas. Los ángeles

juegan a los dados con la muerte vil.
¡Los niños sacrifican a las madres!
¡Los profesores…están vendiendo el manicomio!

23 de agosto de 2015
12 de octubre de 2015
Puerto Rico

Otras notas del autor

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar