Encuentro contra las macro eólicas en Cervera de Pisuerga-Palencia

Por Ana Vargas. LQSomos.

El pasado viernes 17 de septiembre se ofreció en la Casa de los Leones de Cervera de Pisuerga la primera charla informativa sobre los impactos y repercusiones que tendría en la montaña palentina la instalación de polígonos eólicos en Aguilar de Campoo y Cervera, centrándonos en el análisis de este último proyecto.

El parque eólico PISUERGA, promovido por REPSOL-RENOVABLES, está en fase de tramitación de impacto ambiental. Posee una potencia bruta de 156,6 MW y estará formado por 27 aerogeneradores de 5,8 MW de potencia unitaria y de 101 metros de altura del buje. Se situarán en diferentes alineaciones en los términos municipales de Aguilar de Campoo, Alar del Rey, Barruelo de Santullán, Brañosera, Cervera de Pisuerga, Dehesa de Montejo, Santibáñez de Ecla y Salinas de Pisuerga, en la provincia de Palencia.

Este parque eólico se completaría con el acondicionamiento y/o ejecución de nuevos accesos que permitirían la llegada de maquinaria para la instalación de los aero- generadores y que posteriormente se utilizarían para el mantenimiento del parque. Para ello sería necesario construir 12.767 metros de nuevos viales y adecuar 11.922 ya existentes. Y con una red de evacuación y distribución.

El parque contaría con dos subestaciones transformadoras, una en la zona norte (SET Caderamo) y otra en la zona sur (SET La Cabrera). Los aerogeneradores estarían conectados a dichas SET mediante cableado subterráneo en 30 KV. Para ello harían falta 23.230 metros de zanjas. Estas en la mayor parte de su recorrido discurrirían por el margen de los viales del parque. La evacuación de la energía hasta la SE de Red Eléctrica de España (REE) en Cillamayor se haría a través de una línea eléctrica aérea de 220 KV de 26,8 km de longitud.

La brutal agresión que esta obra provocará al medio natural y al paisaje de nuestras montañas es calificada por la empresa en su Estudio de Impacto Ambiental como “puntual” o “poco significativa” o “de escasa probabilidad o magnitud”…

Sin embargo, en el propio documento se reconoce que los aerogeneradores se situarían cerca de zonas de especial protección, como es el Parque Natural Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina, exactamente a escasos 2.700 metros. Además, 25 de los 27 molinos se ubicarían en montes de utilidad pública, con lo que ello supone de eliminación de vegetación, movimientos de tierras para la construcción de taludes, terraplenes, plataformas, apertura de zanjas, cimentaciones… Se emitirían a la atmósfera gases por el continuo trajín del transporte de materiales, circulación de maquinaria pesada, tráfico de residuos peligrosos y no peligrosos…

Entre los riesgos y “catástrofes naturales” que mencionan, destacan los incendios, que con más frecuencia de la deseada se producen en los aerogeneradores, teniendo en cuenta que estos estarían en el monte, la catástrofe más que natural parece premeditada. La fauna se vería afectada principalmente por las líneas eléctricas, pues discurrirían por las zonas donde se lleva a cabo el Plan de Recuperación del Urogallo y del Oso Pardo. Muchas aves (águila real, milano real, alimoche, buitre leonado) perderían su hábitat y tendrían que enfrentarse al constante movimiento de las aspas…

En definitiva, en el texto se lee que “de los 102 impactos totales registrados, 84 serían negativos y 18 positivos”, estando estos últimos relacionados con la supuesta creación de puestos de trabajo y revitalización de los territorios donde se implanten.

La última cuestión que se abordó, es la relación existente entre la proliferación de megaproyectos de polígonos eólicos y fotovoltaicos en todo el país y muy concretamente en nuestra provincia y el boom del hidrógeno verde, que se nos muestra como el milagro para alcanzar la neutralidad climática en el 2050, la descarbonización total en Europa. En cuanto a España, se le quiere situar como uno de los potenciales distribuidores de hidrógeno, gracias a su posición geográfica y condiciones metereológicas (sol y aire en abundancia) lo que permitirá producir el hidrógeno más barato de Europa.

Pero tras tanto triunfalismo se impone la realidad de los hechos. Antes de nada recordar que el hidrógeno no se encuentra en estado libre, sino formando parte de otros compuestos, el más común de todos el agua.

El hidrógeno verde procedería de la electricidad renovable, usando como materia prima el agua y que mediante un proceso de electrólisis separaría la molécula de hidrógeno del oxígeno emitiendo a la atmósfera vapor de agua.

1.-La primera cuestión que nos asalta es qué sentido tiene gastar cantidades ingentes de un bien escaso e imprescindible como el agua para producir hidrógeno que además ha de ser verde, es decir, requiere de inversiones multimillonarias en parques de generación renovable destinados a alimentar los electrolizadores que realizan este proceso. Por cierto, electrolizadores que precisan de materiales como el platino, caro y escaso.

2.-Por otro lado, la producción y almacenamiento de hidrógeno a gran escala plantea un problema, su ligereza, lo que obliga a buscar fórmulas para envasarlo a presión, tratando de optimizar su transporte a costa de consumir energía en el proceso. Para su transporte y almacenaje en hidrogeneras se requiere material resistente como acero u otros materiales compuestos, pues aumenta la presión y el riesgo de escapes es también mayor.

3.-Ya se está estudiando la posibilidad de instalar tanques subterráneos en grandes núcleos de población en los que se pueda alcanzar presiones de hasta 800 bar, que permitan almacenar una mayor cantidad de hidrógeno. Cuando el volumen de este sea tan elevado que su almacenamiento en depósitos resulte inviable por periodos largos, se pueden usar otros métodos como almacenamientos geológicos naturales, tales como cavernas salinas, acuíferos, depósitos agotados de gas o petróleo. Estas alternativas de almacenamiento que aparecen recogidas en La Hoja de Ruta del Hidrógeno Renovable asustan.

4.-Por último, su distribución también plantea problemas que aún no se han resuelto. No parece que ayude al cambio climático el trasiego de camiones, barcos, aviones y demás transportes que consumirán combustibles fósiles hasta que se produzca la transición al hidrógeno, trasladando este del lugar de producción al de consumo.

Se comenta la posibilidad de distribuirlo a través de hidroductos, lo que supondría una inversión gigantesca en infraestructuras, ante la imposibilidad de usar los gaseoductos por el riesgo de escapes ya comentado. Otra posibilidad es que pueda ser inyectado en la red gasista lo que requiere de procesos adicionales. Esta mezcla o blending implicaría la pérdida de valor del hidrógeno renovable y dificultades para una posterior separación de ambos gases. Además supondría una especie de salvavidas de la infraestructura gasista y una puerta de entrada para más gas y petróleo, resultando un obstáculo para una transición real.

Por tanto, la relación a la que aludíamos unas líneas más arriba viene dada por la Estrategia Europea del Hidrógeno, de julio de 2020, una legislación puesta en marcha en tiempo record por la Comisión Europea, al igual que los fondos para financiar los proyectos de hidrógeno y donde se recogen punto por punto todas las demandas del lobby del gas. Una de ellas es que entre 2030 y 2050 una cuarta parte de la electricidad renovable podría usarse para producir hidrógeno verde, de manera que este represente el 14% del mix energético desde el 2% actual, gracias a una inversión estimada entre los 180.000 y los 470.000 millones de euros.

Parece evidente que estamos frente a una nueva burbuja financiera a pagar con los fondos europeos, destinados según la versión oficial a la recuperación de la crisis económica provocada por la pandemia y que finalmente irán a parar a manos de las grandes empresas multinacionales del sector energético, muchas de ellas obligadas a reinventarse para tener acceso a estos fondos. Del negro al verde y de aquí, en una huida hacia adelante, hasta la destrucción total.

Posdata:
– Algo más de 30 personas participaron en este primer encuentro. Su desinformación sobre el amenazante proyecto era total.
– Sin embargo, el “milagroso hidrógeno verde” empieza a difundirse en centros escolares de la zona a cargo de un profesorado sin más información que la fe en lo pregonado desde la Unión Europea.
– En el rechazo crítico a las macro eólicas confluyen sectores con intereses diversos, insertos en otras Plataformas regionales. Trataremos de aunar esas posiciones críticas en un frente común.
– A esta primera charla de esclarecimiento seguirán otras; los macro proyectos se extienden como una pandemia en territorios de la España Vacía y sus beneficiarios son las mismas oligarquías que controlan hoy el sector eléctrico.
– Las macro eólicas (como todo lo macro) se instalan en la España Vacía, pero combatir ese modelo productivista y depredador, requiere la ofensiva común de los movimientos rurales y los movimientos urbanos. Sin ese apoyo mutuo, la batalla está –previsiblemente- perdida.

#RenovablesSÍperoNOasí #CastillaInSOStenible #TRAnsICIÓNecológica #LuchamosContraGigantes #CastillaSeDefiende #RenovablesAsíNo #DefendamosNuestroTerritorio

* Ana Vargas es activista libertaria y una de las ponentes en el debate en Cervera de Pisuerga.
Otras notas de la autora

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar