Evocación de Joe Hill

Pepe Gutiérrez Álvarez. LQS. Abril 2021

Joe Hill (Gavle, Suecia, 1879-Utah, 1915) cantante de «protesta» que creaba sus propias canciones, militante “wobblie” y víctima de la represión gubernamental. Su apellido familiar era Hagglund y su nombre era Joseph Hillstron. Trabajó desde los diez los más diversos oficios y a los 22 años emigró a los Estados Unidos. Permanece en Nueva York durante un año ganándose el pan como buenamente puede, llegando incluso a «interpretar» con un piano en un destartalado “salón”.

Exasperado por la vida de miseria de los suburbios, Hill emprende un largo viaje hacia el sur en trenes de mercancías furtivamente. Trabaja en las minas de cobre, y en California, en campos de trigo, en los muelles y como eventual marinero en las rutas del Pacífico. Durante una estancia en San Diego en 1910 ingresa en el IWW (1) y pronto se da a conocer como cantante sindicalista con una prodigiosa capacidad de sacar música para las canciones revolucionarias de los sitios más inesperados; llegó a utilizar las del Ejército de Salvación con tal de engañar a la policía. El IWW editaba periódicamente un pequeño libro de canciones, Litte Red Song Book (2), con un subtítulo muy explícito: Canciones para avivar las llamas de la protesta. Hill fue uno de sus autores más constantes junto con una hornada de músicos, algunos de los cuales pasarán a la posteridad (Ralph Chaplin, T. Bone Slim, Ethel Comer, Richard Brazier, Laura Payne Emerson, etc.), y que crearán las bases de una tradición que después será continuada por Woody Guthrie, Pete Seeger, Bob Dylan y Joan Baez, etc. Hill compuso algunas que se harán célebres como Casey Jones. El esquirol, cantada una y otra vez en las movilizaciones.


John Reed se hace eco de ello cuando cuenta:
“En la IWW reverencian y aman a sus canciones. En todo el país los obreros cantan las canciones de Hill: La rebelde —dedicada a Elizabeth Gurley Flynn (3), luego militante comunista—, No se lleven a mi papa, Obreros del mundo, despertad (…) Encima del escritorio de Bill Haywood en el cuartel general nacional hay un retrato de Hill muy conmovedor, pintado con amor… No conozco a ningún otro sector norteamericano que honre tanto a sus cantantes”.
En su “último deseo”, Hill escribió:
“… Mi deseo es fácil de decidir/ Porque no tengo nada que legar/ Mi piel no necesita ser llorada/ El musgo no se adhiere a las piedras rodantes/ ¿Mi cuerpo?: Si pudiera escoger/ Lo reduciría a cenizas/ y dejaría que las brisas arrastrasen/ Mi polvo a donde crecen las flores/ Quizás alguna brotaría de nuevo/ Volvería a la vida y florecería/ Este es mi último y final deseo/ Buena suerte a todo el mundo”.

Un jurado le condenó a muerte en el Estado de Utah, en diciembre de 1915, atribuyéndole la muerte de un tendero, apoyándose en el testimonio del hijo de la víctima, un joven de corta edad sometido a una fuerte presión moral y psicológica. La prensa aprovechó la ocasión para desarrollar una gran campaña contra los anarquistas del IWW y una serie de documentos y algunas pruebas favorables a Hill, desaparecieron. Numerosas personalidades autoridades pidieron la revisión de su condena, pero el Estado quería dar un escarmiento a los sindicalistas. El caso de Hill se repetirá en numerosas ocasiones con militantes menos populares.

El cineasta sueco Bo Wideberg efectuó una evocación sobre su vida, The balad of Joe Hill, (Suecia, 1971), en la que se subraya más el aspecto individual que el colectivo, en tanto que su ideario y militancia sindicalista aparecen extrañamente difusos.


A retener también el trabajo de Carles Juvé, Joe Hill. Sindicalismo con banda sonora, publicado en una de las colecciones de El Viejo Topo, y donde se insiste en el legado musical de Joe Hill se ha transmitido de generación en generación, y forma parte de la tradición musical obrera. Sus canciones han sido cantadas por Woody Guthrie, Pete Seeger, Joan Baez, y muchos otros.


Notas:
1.- Industrial Workers of the World
2.- The little red song book
3.- Elizabeth Gurley Flynn y el movimiento obrero norteamericano

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb  Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar