Falleció el «Boli» Lescano, histórico dirigente de Quebracho

raul-boli-lescano-loquesomosRedacción*. LQSomos. Septiembre 2016

Raúl “Boli” Lescano nació el 20 de febrero de 1950, en la provincia de Santa Fe. Es padre de dos hijos y una hija. Desde muy joven inició su militancia revolucionaria, integrando el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), y se incorporó al foco guerrillero en el frente rural de la Compañía de Monte “Ramón Rosa Giménez” del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP).

Bajo la dictadura del General Lanusse, autodenominada “Revolución Argentina” (1971-1973), fue preso político por primera vez. Permaneció detenido en el penal de máxima seguridad de Rawson, cárcel donde se libró una de las fugas históricas por parte de las organizaciones revolucionarias y cuya respuesta por parte del gobierno dictatorial fue la “Masacre de Trelew”. Logró su libertad el 25 de mayo de 1973, en el histórico “Devotazo”, cuando el recién asumido gobierno de Héctor Cámpora, dictó la liberación de los presos políticos de la cárcel de Villa Devoto.
Tras recuperar su libertad como miembro del ERP, integró el intento de copamiento del Regimiento 17 de Infantería Aerotransportada en Catamarca el 10 agosto de 1974, bajo el gobierno policial (y parapolicial) de Isabel Martínez de Perón, López Rega y su Triple A (Alianza Anticomunista Argentina). Allí nuevamente será encarcelado hasta finales del gobierno.

Al comenzar la última dictadura militar (1976-1983), es apresado nuevamente, y se convertirá en el preso político de la dictadura que más tardaron en liberar. Será durante el avanzado gobierno de Raúl Alfonsín, en junio de 1984, cuando alcanzará su libertad, huelga de hambre mediante.
Al salir de prisión, trabajó en la publicación de la Revista “Entre todos”, órgano de difusión del Movimiento Todos por la Patria (MTP). Años después, viajará hacia Nicaragua, para aportar al proceso revolucionario sandinista.

Durante los noventa en el inicio de la pelea contra el neoliberalismo, militó en la Agrupación Popular 9 de Julio, que nucleaba viejos compañeros que venían de la experiencia de los setenta, siendo miembro de la dirección de dicha organización. En 1996 será parte fundadora del Movimiento Patriótico Revolucionario Quebracho, convirtiéndose en miembro de la Mesa Política Nacional y Secretario Político de la organización.

Su nombre trascendió más ampliamente cuando en 2013 fue detenido, en un fallo arbitrario, junto a Fernando Esteche –también de Quebracho- por participar de un escrache al exgobernador de Neuquén Jorge Sobich, responsable político del asesinato del docente Carlos Fuentealba en 2007.

Poco antes de ir preso en 2014 testificó como sobreviviente en el juicio de la “Masacre de Capilla del Rosario” donde fusilaron a 14 guerrilleros del ERP en Catamarca. Su testimonio fue determinante para lograr la condena en primera instancia a los acusados.

Lescano había logrado salir de prisión en 2014 porque había sufrido un grave ACV mientras estaba detenido en el penal de Ezeiza. A pesar de la gravedad de su estado de salud, la Justicia se demoró en darle la libertad y fue gracias a la incansable lucha de organismos de derechos humanos que se la otorgaron.

Este pasado viernes, en su casa, falleció el reconocido líder de Quebracho Raúl “El Boli” Lescano
Hasta el día de su fallecimiento, rodeado de solidaridad y respeto por toda la militancia popular de Argentina, el Boli no ha dejado de militar, de cumplir tareas políticas, de participar en todo tipo de actividad de la organización, desde su condición de militante revolucionario y Secretario Político de Quebracho. Era parte del Partido Miles por Tierra Techo y Trabajo, desde donde apostaba a la conquista de un gobierno popular para Argentina.

«Murió uno de los mejores de los nuestros, un indomable, uno que no le cabía ninguna, que no lo convencían con nada y no lo domesticaron con nada, ¡Viva el Boli!», dijo envuelto en dolor su compañero de militancia Esteche Fernando Esteche.

* Con información de «La Negra del Sur» y «La Izquierda Diario»
Argentina – LoQueSomos

Deja un comentario