Frente a su torturador, España se enfrenta a su pasado

Traducimos este articulo publicado el pasado 6 de abril por el diario “The New York Times”, intentando transmitir el seguimiento mundial que esta despertando la petición de ¡JUSTICIA! que representa la Querella Argentina.

Aunque el redactor de esta nota, el periodista norteamericano Jim Yardley desconoce a fondo lo que fue la transición (para la cual proponemos releer un enlace) pero si es interesante la lectura de esta nota que además coincide con la nueva declaración ante la justicia del torturador Antonio González Pacheco “Billy el Niño”.

Facing His Torturer as Spain Confronts Its Past

Por Jim Yardley

José María Galante era un estudiante universitario de la izquierda española que un día fue esposado al techo de una cámara de tortura en un sótano. Su cuerpo colgado en el aire. Un inspector de policía riendo y burlándose de él, practicando poses de artes marciales previo a proceder a patearlo y pegarle en su cara y espalda

Ese torturador era un infame matón de la dictadura franquista que actuaba en la década de 1970, era conocido como “Billy The Kid” (Billy el niño) por su costumbre de hacer girar la pistola en su dedo. Galante fue torturado por este sujeto. Por eso se sorprendió el año pasado cuando lo encontró a poca distancia del apartamento que ocupa en un barrio del centro de Madrid.

“¿Cómo me sentí cuando lo vi por primera vez?” “te hemos capturado, bastardo”recuerda Galante y agrega,  “Coincido con la idea de la reconciliación, pero no se puede dar vuelta la página. Se debe leer primero la página antes de pasarla”

Esta semana Galante nuevamente planea ver nuevamente a “Billy el Niño”,  cuyo nombre real es Antonio González Pacheco. Esta vez será en la audiencia en la Corte Nacional de España donde Galante junto con otras víctimas estarán por primera vez iniciando una causa, reabriendo la causa sobre este doloroso pasado franquista y que amenaza el pacto político que la España de la transición produjo para ayudar el paso de la dictadura a la democracia.

La transición española a la democracia fue un recurso de orgullo nacional, un período que vio a los rivales políticos hacer un compromiso comprometiéndose a permitir que emergiera un nuevo país. La nostalgia de ese espíritu político se revivió el mes pasado con la muerte de Adolfo Suárez quien fuera primer ministro que guió al país en esos primeros años. (1)

Pero el gran acuerdo que permitió esta transición fue complicado. Desde la muerte de Franco (1975) una ley de amnistía absolvió a todos: a la izquierda y a los franquistas de derecha, y los animó a una reconciliación colectiva olvidando todo en nombre de dicha reconciliación. La creencia era de que España podría prosperar sólo mirando hacia el futuro, no hacia el pasado. (1)

Para las víctimas como Galante, esto significaba que la puerta hacia la justicia se hallaba cerrada. Durante más de 40 años las cortes españolas rechazaban cualquier intento de iniciar casos, citando la ley de amnistía. Por eso el Sr. Galante junto a otros llevaron sus quejas al amparo de la ley Argentina, invocando el principio legal de la jurisdicción universal de cierto tipo de crímenes a raíz de su magnitud que los hace trascender de las fronteras. Una jueza argentina está actualmente tras la extradición de Pacheco  y de otros individuos acusados de tortura. Pacheco tiene una audiencia el 10 de abril en Madrid, en la cual se decidirá si se concede la extradición. (2)

Las cortes españolas actualmente son reacias a extraditar a ciudadanos españoles. Sin embargo, sea cual sea el resultado, el caso en Argentina está provocando que viejos demonios se levanten en España. Los críticos dicen que España debe confrontar su pasado e incluso hace a un lado la ley de amnistía. Otros advierten que hacerlo puede conducir a nuevas acciones legales que podría llegar a las elites del país.

Actualmente, los políticos españoles, los hombres de negocios y la ley aun mantienen vinculaciones directas con el régimen franquista. La semana pasada, un abogado de las víctimas aporto las pruebas para que la jueza argentina impute a otros cinco ministros de la era franquistas. (3)

 “Yo no creo que esto sea bueno para el país”dijo Ramón Jáuregui, un legislador con el Partido Socialista en la oposición, quien se opuso a Franco durante los años 70 pero que es reacio a abrir el pacto de amnistía. “No sabemos dónde esto comienza y dónde termina. Si tenemos a alguien que fue torturador en 1970, por qué no vamos a ir contra cinco ministros del gobierno de Franco que aun están vivos, y por qué no los tribunales, dónde ponemos el límite?”

El gobierno está listo para enfrentar el crecimiento de la presión desde Naciones Unidas. Pablo de Greiff, especialista de las N.U.  relator especial dijo que España se “quedó atrás” de otros países europeos en esto de revisar y hacer frente a su pasado reciente. Dijo que el gobierno de España hizo muy poco para ayudar a las víctimas de la era de Franco, y recomendó anular la ley de amnistía para que de ese modo los juicios puedan seguir adelante, tanto en Argentina como en España.

“Algunos problemas no se solucionan”dijo de Greiff quien fue entrevistado, “sin la  promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no-repetición. Ellos no pueden ser barridos bajo la alfombra. La gente, lógicamente, no olvida”. 

Franco, quien fue contemporáneo de Hitler y Mussolini, fue un dictador que permaneció hasta 1970 y su legado es muy complicado y disputado. No muy lejos del apartamento de Pacheco, la Fundación Nacional Francisco Franco sirve cuidar la herencia franquista. Una pequeña oficina que es como una cápsula del tiempo de la dictadura, con retratos de Franco que cuelgan de las paredes, mientras que en una pequeña pantalla se ofrecen souvenirs de Franco: camisetas y otros recuerdos. 

“Desde los Reyes Católicos, Franco fue quien estuvo más tiempo en el poder y con mayor apoyo público” según Jaime Alonso, portavoz de la fundación y segundo al mando. “Él tuvo gran apoyo popular hasta su muerte- a pesar de lo que lo que los propagandistas sostienen”.

Alonso, quien es abogado, sostiene que Franco no fue un dictador y se burla de la evidencia de los trabajos forzados y las atrocidades de la posguerra: “Es la necesidad de la izquierda de deslegitimar la historia” dice.

Muchos historiadores coinciden en que Franco supervisó un régimen que pisoteó las libertades civiles y gobernó bajo un régimen de terror e impunidad.

Durante varios años las asociaciones particulares formadas por los descendientes de las víctimas de Franco exigieron las exhumaciones de fosas comunes donde enterraban a las víctimas de los crímenes de la dictadura franquista. En años recientes se reveló que cientos de niños fueron sustraídos-secuestrados de familias republicanas y ubicados en instituciones o adoptados por familias leales al franquismo.

La controversia también se cierne sobre el Valle de los Caídos, el santuario construido en la cima de una colina donde se encuentra enterrado franco con otras 30.000 personas. Franco llamó al santuario como símbolo de la reconciliación. Pero los eruditos actualmente entienden que los enterrados son soldados republicanos que fueron puestos allí sin haber notificado a sus familias.

En el año 2008, el por entonces juez Baltasar Garzón, conocido por fomentar una controversia, abrió una investigación para averiguar sobre los crímenes contra la humanidad durante la era de Franco. En dos años esta investigación fue cerrada después de que un grupo de extrema derecha, representado por Alonso de la Fundación Franco, presentara una demanda y lo acusara de excederse en su autoridad judicial.

Garzón fue suspendido de los tribunales de justicia, basándose en que se descubrió que había utilizado erróneamente escuchas ilegales en un caso diferente, según pruebas de sus partidarios dicen que fue motivado políticamente. “En mi caso, fue un ejemplo de cómo se mata al mensajero” dijo Garzón en una entrevista. “Lo que ellos no entienden es que efectivamente la transición había terminado bien, en el tiempo de la transición. Pero ahora el gobierno no permitía el acceso a la verdad, a la justicia”.

Uno de los abogados demandantes en el caso Pacheco, Carlos Slepoy, dijo que las autoridades españolas trataron de descarrillar su procesamiento, a pesar de que las declaraciones habían sido tomadas en embajadas argentinas en varios lugares del mundo. Un grupo de víctimas españolas habían volado a Argentina para proveer su testimonio. “Inicialmente había dos familias y pocas organizaciones de derechos humanos que apoyaban esta moción” dice Slepoy. “Ahora, hay 350 demandas, incontables testimonios y un gran apoyo popular a este movimiento”

Ángel Llorente, funcionario del Ministerio de Justicia de España, dijo que el gobierno está cooperando con la justicia argentina y permitió continuar el proceso de extradición. Pacheco y sus abogados no se prestarón para hacer comentarios al respecto, a pesar de repetidos esfuerzos. Él no ha hablado públicamente acerca de los alegatos de tortura en su contra.

A su vez, Galante, que acusa a Pacheco, ha testificado en Argentina acerca de sus experiencias en los años 70 –un período donde el abuso de la dictadura se supone que había finalizado. Él fue arrestado varias veces por protestar y por unirse a un grupo estudiantil ilegal antifranquista.  Galante testificó haber sido golpeado en sus genitales y haber sido sometido a una forma de ahogamiento simulado.

“Billy el Niño tiene la sensación de la impunidad”dice “Él nunca pensó que podría ser capturado. Nunca pensó que esta información saldría a la luz. A él solo le interesaba golpear a la gente”.

El año pasado Galante y otras personas comenzaron la búsqueda de Pacheco. Descubrieron que había una empresa que brindaba servicios de seguridad. Más tarde, un contacto les paso una copia de su número nacional de identidad con el cual pudieron descubrir que había competido en el maratón de New York y en una media maratón en Madrid.

Finalmente averiguaron su dirección, no muy lejos del estado Bernabéu del equipo de futbol del Real Madrid. “Hicimos lo que hacemos usualmente con esto: un grupo se instaló en el barrio, si lo veía lo seguiría. La primer vez que lo vi, estaba corriendo. Fingimos que estábamos corriendo nosotros también”. Patricia Rafael and Brenda

Notas añadidas por LQSomos:

1.- Rostros

2.- Los medios no podrán grabar el rostro de ‘Billy el Niño’ en su comparecencia ante la Audiencia

3.- La querella argentina pide la imputación de otros 15 franquistas

– Nota original: Facing His Torturer as Spain Confronts Its Past

– Otra nota relacionada: “La política y el sistema legal en España están salpicados de vínculos con el franquismo”

La Comuna Presxs del Franquismo

* Traducido para LQSomos por Mónica Oporto

LQSomos en Twitter: @loquesomosLQS

 

Deja un comentario