Fusilados en La Mola: la dignidad nunca se esconde

Isabel Cervera. LQS. Octubre 2020

Continuación de la crónica Árboles de la memoria, un homenaje a Isidro del Río Usón, José Rodríguez Acosta, Antonio Benedit Moreno y Vicent Cervera Grau, cuatro víctimas asesinadas por la represión franquista entre 1941 y 1942 y enterradas en el cementerio de Maó

Este es el texto que he elaborado y leído en el homenaje a los represaliados:

El 19 de Julio del 36, la oficialidad fascista sublevada contra la legalidad Republicana actuó a sangre y fuego contra quienes se mantuvieron leales a ésta, creyeron haber ganado no solo una guerra, sino también la falacia del relato impuesto durante mas de 60 años.

Hijos, sobrinos y nietos de aquella resistencia contra el invasor nos hemos visto obligados a convertirnos en buscadores de memoria para recuperar no solo sus huesos, sino el relato secuestrado, una verdad que solo puede venir de la mano de quienes la vivieron en carne propia.

La resistencia Republicana en Menorca durante los 3 años que duró la guerra, la detalló con conocimiento de causa Antoni Pons Meliá, joven menorquín y militar republicano, que rescató del olvido las circunstancias y nombres y lo que vivió en carne propia, victimas del fascismo anónimas, entre ellos mi tío abuelo y los otros 3 militares que habitan hoy este espacio que se dignifica a partir de este homenaje.

A Antoni Pons os remito para conocer aquella historia de primera mano.

Por él se supo que un golpe de estado creó el desconcierto y los consiguientes horrores que entrañan las guerras, el desconocimiento de muchos detalles y circunstancias impide ver con claridad que el auténtico régimen del terror se ejecutó también muchos años después de la postguerra, la jornada de hoy es un clarísimo ejemplo:

Antonio Benedit Moreno: Se opuso al golpe de estado contra la República, fue torturado y estuvo preso 2 años, fue fusilado el 4 de Julio de 1941. Tenia 24 años.

Isidro Del Rio Usón: formó parte del comité revolucionario de soldados que se opusieron al golpe de estado, fue torturado y permaneció preso 2 años y medio, fue fusilado el 4 de Julio de 1941, tenia 25 años.

José Rodríguez Acosta: formó parte del comité revolucionario que se opuso al golpe de estado, permaneció preso 2 años y medio, fue fusilado el 4 de Julio de 1941. Tenia 24 años.

Vicente Cervera Grau: Se opuso al golpe de estado contra la Republica, permaneció preso 3 años y tres meses, se le hicieron dos consejos de guerra ilegales, el resultado fue la condena a pena de muerte- Tenia 34 años. Aquellos dos consejos de guerra ilegales, pura farsa, tuvieron un ejecutor común, se trataba de Jaime Alberti Moncada: coronel de artillería, juez del juzgado de ejecuciones; perpleja me quedé cuando descubrí que este ejecutor del fascismo disfrazado de justicia compaginaba la siniestra labor de decidir sobre la vida o la muerte de republicanos, comunistas, socialistas o simplemente obreros antifascistas con su faceta de miembro fundador de la Filarmónica de Maó, en nombre del cual se libraron premios de música, al menos, hasta el año 65. Es decir, mientras nuestros familiares ejecutados por defender la humanidad del progreso quedaron anónimos, escondidos, rebajados de sus graduaciones en todos los casos… un criminal de guerra, vivió y murió con honores y reconocimiento social. Ésta es la gran ignominia.

Frente a ella solo cabe darme cuenta de que todos los huesos sembrados en los diversos territorios de este estado son mi tío-abuelo. El siniestro plan que tenia como objeto borrarlos de la historia, se volvió contra sus autores, porque nos multiplicamos como fruto de aquella semilla desangrada.

Pocas veces informaban a las familias de las vidas que les arrebataban, la mía se enteró de la terrible pérdida por un vecino del pueblo que lo leyó en la prensa, mi bisabuelo no lo pudo soportar y murió poco después.

Este acto de homenaje a quienes defendieron la Republica legalmente constituida, es nada menos que otra pequeña victoria contra el fascismo que por desgracia vuelve a reproducirse como decía Bertolt Bretch, “la perra que parió al nazismo vuelve a estar en cinta” …y campa a sus anchas por los diversos territorios, se manifiesta con simbología nazi, agrede, quita placas de históricos republicanos como Largo Caballero etc… no es ni más moderno, ni otra gente, ni otra ideología, sino la misma que asesinó a la ascendencia que estamos intentando recuperar, devolverles el nombre y ser su voz para reclamar justicia ,ellos fermentaron la tierra de la dignidad que en actos como el de hoy estamos recuperando.

Hace tan solo un mes vine a Maó para encontrar el lugar donde reposan sus restos, me hubiera gustado decirle que nunca lo abandonamos, que su querido sobrino (mi padre) vino a rendirle su humilde homenaje 3 años después de su asesinato, durante su servicio militar en el mismo lugar en que él defendió del fascismo, en cuanto llegó al cementerio a visitar la fosa, alguien le invitó a que se marchara de allí para evitar desagradables consecuencias, del mismo modo que le dijeron sus superiores que si hubiera hecho la mili tres años antes habría formado parte del pelotón de fusilamiento que asesinó a su tío.

El apellido y su origen lo delataban y la hostilidad de los mandos (salvo honrosas excepciones) no se hizo esperar; pero la grandeza moral de algunos seres humanos sabe cómo despertar la amabilidad de las gentes.

Siento un profundo agradecimiento a la persona que tuvo a bien dar cobijo a los restos de estos grandes seres que perdieron su vida por defender el bien común, la forma de estado que salió de la voluntad popular, esa persona fue Leda Pons, novia de Antonio Benedit, a ella se lo arrebataron y 9 años mas tarde cedió el nicho de su hermano, un niño de 2 años que es la mejor representación de la inocencia.

El sobrino de ésta, Roberto de Andrés Pons (un entrañable profesor de los que sufren lo indecible cuando vislumbran ese futuro incierto para las generaciones venideras) y sabedor de las penalidades sufridas por quienes no aceptaron aquel régimen impuesto tan vinculado con Hitler y Musolinni, no solo me ayudó a ir completando la verdadera historia, sino que me aportó la certeza y la paz de que mi tío abuelo y sus compañeros de viaje habían sido acogidos en la solidaridad.

Estoy muy agradecida con las asociaciones memorialistas de las Islas ( La Asociación de memoria de Mallorca: Antonia Oliver que desde el primer minuto se interesó por esta causa para dinamizarla después), a la asociación de Memòries de Menorca, Miquel López que me consta que dedicó el tiempo y trabajo necesarios para hacerlo posible , al Govern balear, al Consell Insular, así como al Ayuntamiento de Maó, porque la imperiosa necesidad de conocer la verdad es una tarea de años y dedicación para las familias, aquellos hijos y nietos que hemos escuchado una y mil veces contar a nuestros padres sobre esas vidas arrebatadas tan injustamente, sobre el miedo y el silencio posterior, sobre la humillación, la extrema necesidad de la mayoría de las gentes que hacia mas fácil el sometimiento al orden establecido, a la injusticia, a la vergüenza y la indignidad.

Una vez conocí las circunstancias que padeció mi familiar, podía deducir una parte de lo ocurrido, así que el siguiente paso consistía en buscar justicia:

Pero la causa de mi tío abuelo, como la de tantos y tantas miles no se podía juzgar en este país por que una ley de punto final, la ley de amnistía del 77 dice que los responsables quedan eximidos, aunque el principio de jurisdicción universal afirma que no prescriben los crímenes de lesa humanidad, como es el caso.

Por este motivo y como tantas otras victimas del Franquismo hubo que recurrir a la justicia argentina en la causa general que instruye la jueza Servini y hace cuatro años me sumé a la querella; pero a su vez quiero decir que resulta imprescindible que se resuelva de una vez por todas la deuda que tiene pendiente la justicia española de investigar y enjuiciar los crímenes franquistas.

El anteproyecto de ley de memoria histórica pendiente de aprobarse debe recoger la anulación de los consejos de guerra por ilegales e ilícitos y el Estado debe anular de oficio todas las sentencias que se dictaron, como las de los 4 héroes del pueblo a quienes hoy rendimos homenaje.

Decía José Martí, el libertador cubano, que toda la gloria de este mundo cabe en un grano de maíz, yo digo que toda la gloria de este mundo cabe en este nicho convertido en trinchera de dignidad.

Vuestros nombres no se borrarán de la historia
¡¡¡Viva la República¡¡¡

Verdad, justicia y reparación.

Notas relacionadas:
Árboles de la memoria
Homenaje a los fusilados en La Mola
En la Querella Argentina: Vicente Cervera Grau
Isabel Cervera en LoQueSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar