‘Futbolín’: Ensanchando el terreno de juego

A los jugadores de Campanella, el futbolín también se les queda diminuto, como el bar que lo alberga o el pueblo al que pertenecen.

Tienen que liberarse, salir al exterior, como tantos y tantos otros pibes que crecieron alimentados por sueños de gloria. Y al final no serán unas estrellas millonarias, pero conseguirán pisar el césped del estadio más gigantesco que jamás haya existido.

Antes que por su propio tamaño se verán limitados por la moraleja del cuento infantil, la cual combina los tópicos formativos para toda cantera que se precie de «creer para ver» y «lo importante es participar».

No deja de ser el discurso de todo padre a su hijo cuando empieza a darle patadas a la pelota, con tal de prepararle para el día en que no pase la prueba del contrato con un club profesional. Las niñas y las madres parece que de momento siguen sin contar, lo que reduce el público potencial de este largometraje de animación en 3D que ha costado 20 millones de dólares.

La película es para niños en un sentido muy literal, así que plantea un problema a los seguidores de Campanella adultos, ya que al infantilizar el contenido de su película en imagen real «Luna de Avellaneda» deja al descubierto la parte más débil de una narrativa melodramática que explota la vena nostálgica. La caricatura del progreso y sus peligros resulta esta vez demasiado obvia. ¿Cristiano Ronaldo es el malo de la película?

* Publicado en el diario “Gara”

Dirección:Juan José Campanella. Países: España y Argentina. Año: 2013. Género: Animación, comedia, familiar. Guion: Juan José Campanella; basado en el cuento “Memorias de un wing derecho”, de Roberto Fontanarrosa. Supervisión de animación: Sergio Pablos.

http://www.futbolin-lapelicula.es/

Deja un comentario