Galileo Galilei, el teatro de la razón

Vida-Galileo-Bertolt-Brecht-LQSomosIñaki Alrui*. LQSomos. Febrero 2016

“El arte no es un espejo para reflejar la realidad,
sino un martillo para darle forma.”
Bertolt Brecht

“El sol a cuyo alrededor giran tantos planetas…
No se olvida de madurar un racimo de uvas”
Galileo Galilei

Disidentes

Galileo Galilei, curioso personaje al que el tiempo le asigna cada vez más méritos y razones. Disconforme que no obtuvo diplomas universitarios por su oposición a los planteamientos aristotélicos de sus profesores, y sin embargo reconocido sabio gracias a su ansia constante de conocimiento e investigación. Curioso ejemplo para el siglo XXI lleno de Academicismos clasistas (¿Casta?) y de arrogantes titulados fuera de la realidad social. Exiliado, perseguido.

Bertolt Brecht es teatro puro, transformador a través de la dramaturgia, teatro político, hiriente, crítico. Teatro para el debate social, teatro de clases sociales, compromiso, realidad, reflexión. (¿Antisistema?).

Un crítico a las formas de vida, el pensamiento y la concepción de las artes de la burguesía, realzando siempre la búsqueda y necesidad humana de la felicidad como base para la vida. Exiliado, perseguido.

Los dos cuestionan a Aristóteles, uno en sus teorías matemáticas y científicas, el otro en el teatro, desde el énfasis social y el pensamiento.

Teatro

Método artístico en pasado, presente y futuro. Contemplación, interpretación, participación. Representar una historia ante una audiencia…

Teatro es Brecht y Galileo es teatro, heliocentrismo teatral en el Universo.
Brecht es su Berliner Ensemble en acción, compromiso social, utopía de transformación. Galileo es actor ante rectores, cardenales, jesuitas, interpreta y dramatiza el destino de su vida.

Teatro de las realidades y realidades en teatro para seguir caminando.
La placidez en la investigación y la ciencia, la verdad de la felicidad; y al lado la reflexión humanista como camino a la felicidad.

vida-galileo_loquesomosVida de Galileo (Leben des Galilei), Bertolt Brecht

Un escenario circular es el centro de la representación, la metáfora esta construida.
Ernesto Caballero recoge esta obra para adaptarla a la escena española, cáusticamente brechtiana, un pulso entre los dogmas inamovibles y la razón científica.
Unas interpretaciones dinámicas, atractivas, llenas de texto, arte de la interpretación. Ramon Fontserè, da la vida a Galileo Galilei, e incluso en dos lapsus al mismísimo Brecht, interpretando los últimos años de madurez del científico pisano, cuando definió que era la Tierra la que giraba alrededor del Sol.

La música, de Hans Eisler, versión de Javier Coble, mantiene el espíritu de melodías naïfs, con estructura de canciones infantiles, Alberto Frías las canta muy bien. El vestuario es negro, como los tiempos que se viven. Un telescopio, una mesa, alguna silla y poco más son los complementos móviles de una escenografía que encaja perfectamente en la escena llena de austeridad y sencillez. La austeridad solo se rompe en el elenco de actores, catorce, que llenan la escena y el teatro, pues no olvidemos que el heliocentrismo teatral nos envuelve a tod@s con un escenario central redondo, giratorio y un publico dispuesto alrededor.

Eppur si muove.

Vida de Galileo estará en el Teatro Valle-Inclán, de Madrid, hasta el 20 de marzo.

Más artículos del autor
* Miembro de la Asamblea de Redacción de LQSomos
En Twitter: @IkaiAlo

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar