Gasolina antes que personas

Agencia Mp3*. LQS. Febrero 2019

Mientras se obliga a las gasolineras de los barrios centrales de Madrid a desaparecer (véase la gasolinera de la estación de Atocha), en Carabanchel todo parece estar permitido

Nota de prensa:
Y de nuevo, como si de una pesadilla recurrente se tratase, los hechos se repiten.

Un buen día, comienza una obra, de forma anónima, sin identificar y trabajando a destajo de lunes a sábado.

Los vecinos de las viviendas colindantes no saben que se está construyendo. Pueden ser lofts, puede ser una nave industrial, un nuevo comercio al lado del supermercado…

Pero alguien acierta con el conocido y la pregunta correcta y resulta que… es otra gasolinera de precio reducido.

Y nuevamente surgen las preguntas:

– pero…si yo vivo ahí enfrente. Y, además, ahí al lado irá un colegio y un instituto y ya tenemos la guardería.

– ¿Cómo puede ser? ¿Quién ha podido permitirlo y dar la licencia?

Pues así es. Una nueva estación de autoservicio está levantándose en la parcela del polígono de Aguacate, entre las calles Reus y Secoya, pared con pared con el supermercado.

Y estos son los hechos:

Gasolina y diésel a casi 25 metros del edificio de viviendas más próximo y a poco más de 30 metros de la parcela para el futuro centro escolar y de secundaria. La foto que ilustra este artículo demuestra, a escala humana, estas cortas distancias.

Nueva oferta de combustible a 300, 500 y 1000 m de otras tres gasolineras del barrio. Estas distancias son verificables.

A pesar de que la tramitación de las obras debió iniciarse hace más de 1 año, JAMÁS se ha colocado en el lugar en el que se pretendan llevar a cabo las obras, un cartel anunciando la solicitud de licencia y las características de la obra, como es.
Tampoco hubo, que los vecinos sepan, una comunicación previa a los establecimiento y vecinos colindantes, como parece ser que se debe hacer.

Por supuesto, las obras se han iniciado sin colocar el debido y OBLIGATORIO cartel de obra.

En suma, todas estas inacciones y las prisas por hacer la obra parecen responden a un solo objetivo: Evitar el conocimiento público de lo que en esa parcela se gestaba.

Pero esto no acaba aquí:

El Plan General de ordenación Urbana, en su artículo 3.4.8 establece que: “Cuando se trate de suministro de combustible… no se edificará a menos de doscientos cincuenta (250) metros de ninguna otra edificación”.

A pesar de situarse en suelo industrial, la parcela en cuestión linda con los dos supermercados de referencia de la zona, por lo que por sus aceras existe una presencia constante de usuarios a pie.

Existen numerosos informes que demuestran los perjuicios y las incomodidades de vivir al lado de este tipo de instalaciones, debido a las emisiones de gases, incluido uno del propio Ministerio de Empleo y Seguridad Social, donde se indica expresamente que: “las inhalaciones de los productos químicos presentes en las gasolineras constituyen factores de riesgo sanitario grave…”.

Y recalcamos, una nueva gasolinera, a escasos metros de donde está previsto la construcción de los centros educativos básicos de la zona.

Frente a todo esto, ¿qué factores económicos, técnicos o legales justifican este desatino?

Mientras se obliga a las gasolineras de los barrios centrales de Madrid a desaparecer (véase la gasolinera de la estación de Atocha), en Carabanchel todo parece estar permitido.

Y por último, por si pensaban que todos somos iguales a ojos de las administraciones, se verifica que la tramitación para la concesión de la licencia apenas sobrepasa el mes y medio, cuando lo habitual, al menos en Carabanchel, son 5 a 6 meses.

Cuando lean este artículo, ya habremos reclamado una reunión con el Concejal y la paralización de las obras que permitan aclarar las circunstancias que nos han llevado a vivir de nuevo esta pesadilla y esperamos saber lo que ha llevado a nuestras administraciones a poner los intereses especulativos y con un interés público nulo, por delante de la seguridad de la vecindad a la que representan.

* Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto
vecinos@carabanchelalto.org

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar