Homenaje a Satur Cobo

Por La Regadera*. LQSomos.

Un pétalo de la margarita cae,
lo conservaremos en nuestros recuerdos:
un último «apretón de ojos» para Sátur Cobo

Son aproximadamente las 21:20 del 14 de septiembre de 2018; alrededor de 120 personas se agolpan frente al escenario de la plaza de Las Margaritas. Sobre él, el jefe del Parque de Bomberos de Getafe que, vestido de gala y a través del micrófono, pronuncia con cercanía las últimas palabras del pregón de fiestas («bien, y ahora, después de felicitaros de nuevo por el 50 aniversario del barrio, que comiencen las fiestas del barrio: ¡viva el barrio de Las Margaritas!»). En el lateral de la plaza delimitado por las calles Geranio y Nardos, junto al chiringuito portátil, charlan cinco integrantes del PSOE de la ciudad; en el lateral opuesto y prácticamente a la misma altura, se agrupan diez miembros de La Regadera, junto con nueve personas que reivindican la readmisión de 26 trabajadores despedidos de la empresa municipal de limpieza. Apenas unos segundos después de que el presentador dé por finalizado el evento, los 19 representantes de los movimientos reivindicativos avanzan en bloque hacia el espacio en el que se encuentran los componentes del PSOE, y se colocan a escasos metros frente a ellos. En esos precisos momentos, los miembros de La Regadera, a la vez que sostienen tres pancartas que dicen: «Las fiestas del barrio, las hace el barrio. PODER POPULAR», «Fuera caciques de nuestros barrios» y «Fiestas secuestradas», junto con los compañeros que luchan por la readmisión, comienzan a pitar. En escasos minutos se suman unas 20 personas, arremolinándose además, la gran mayoría de la gente que había escuchado el pregón para comprobar lo que estaba ocurriendo.

Uno de los integrantes de La Regadera que aquella noche sostenía una de las pancartas, y pitaba con fuerza era Sátur Cobo. Fue al inicio de la semana pasada cuando, de manera inesperada, a sus familiares, amigos y conocidos nos golpeó la noticia más triste que podríamos haber recibido en relación con su figura; nuestro querido Sátur nos decía adiós debido a una complicación relacionada con una reciente operación.

Sátur en la playa de Muskiz en 2020. Cedida por Belén Martín

El impacto de la tristeza y la rabia que aún atraviesa nuestros cuerpos es muy fuerte. No solo porque la pérdida de Sátur haya sido demasiado temprana, sino que también porque se marcha un referente de la lucha nacional para los afectados por la hepatitis c, y de los movimientos sociales de Getafe, tal y como se pudo comprobar en su militancia en La Regadera, La Comisión Crítica de Fiestas de Las Margaritas o La Comisión Vecinal. A pesar de que la riqueza del Sátur activista fue abrumadora, algunos de sus rasgos se traslucen en la descripción que abre este homenaje. Sátur fue, en efecto, uno de esos activistas valientes que sin dudarlo ponen el cuerpo, y expresan su rabia manifestándose, gritando y pitando a escasos metros de los más altos representantes de la administración, poniéndolos en el disparadero cuando sienten que, a él, a sus movimientos vecinales o a los espacios que habitan se les falta al respeto. La reivindicación en la que participaba Sátur aquella noche de 2018, se debió en gran medida, a la expulsión de su apreciada Regadera de la comisión de fiestas («han secuestrado la comisión» repitió en varias asambleas). Una exclusión que, a todas luces, no tuvo en cuenta todo el trabajo, en el que Sátur tuvo un peso fundamental, realizado por el movimiento desde su nacimiento en 2016. Tampoco tuvo en cuenta a las personas que permitieron la revitalización de las fiestas, tras varios años sin celebrarse, alrededor de 2008 (entre las que, de hecho, había algún miembro de La Regadera y personas afines y cercanas a la misma). Sin embargo, el Ayuntamiento se mostró especialmente preocupado por tomar las riendas del proceso festivo del 2018, año muy significativo en el barrio debido a la conmemoración del 50 aniversario de su construcción, y momento también en el que se celebraban las últimas fiestas antes de las elecciones municipales de mayo de 2019.

Sátur a la izquierda en el Pregón de fiestas
realizado por La Regadera en septiembre de 2016.
Tomada de las redes sociales de La Regadera

La fuerza con la que Sátur pitaba y agarraba la pancarta aquella noche, estaba sostenida por los valores que guiaron sus formas de ver, hacer y vincularse consigo mismo y los demás en su paso por La Regadera. Nuestro querido amigo y familiar fue una persona crítica, lo que desembocó en una búsqueda constante del respeto y la justicia social, luchando incansable y generosamente para ello contra la desigualdad, así como contra los procedimientos institucionales que históricamente han generado precariedad, estigmatizado, y creado tensiones entre las y los vecinos de Las Margaritas, perjudicando en mayor medida a los grupos más vulnerables. Además de ser un activista valiente y crítico, Sátur era realista con respecto a las dificultades para generar y materializar cambios sociales significativos. En este sentido, y a pesar de que era habitual en él apuntar hacia los diversos problemas sociales que atravesaban a Las Margaritas, mostró una especial preocupación por los grupos de jóvenes del barrio. «El futuro del barrio es suyo» solía señalar Sátur. Era una constante, de hecho, escucharlo criticar la escasez de recursos con los que contaban (en relación con otros grupos sociales del barrio y otros jóvenes de Getafe), o los inconvenientes que ponía el Ayuntamiento para implementar proyectos dirigidos a ellos. En este último caso, por ejemplo, Sátur se empeñó en seguirle la pista a una partida de los presupuestos participativos del año 2016. El proyecto elegido por los vecinos estuvo ligado a la formación para jóvenes (en participación, asociacionismo y ocio y tiempo libre), pero no llegaba a concretarse. En La Regadera estábamos cansados y enfadados por la inacción y los tiempos de espera interminables, por lo que Sátur consiguió una reunión con el Ayuntamiento a finales de 2017. Más allá de asegurarse de que el Ayuntamiento no les faltase al respeto a los jóvenes ni al barrio mediante su «dejar pasar» habitual, Sátur fue un firme defensor del despliegue de proyectos y actividades al margen de lo institucional. De hecho, explicitó su deseo en varias ocasiones de poner en marcha un centro social en el barrio. En él, los jóvenes podrían haber tenido su propio espacio para realizar tareas de educación formal e informal, así como actividades de ocio y tiempo libre.

Fiesta de Halloween de Las Margaritas
de noviembre de 2016 dirigida a las y los jóvenes.
Fuente: redes de La Regadera

Mantenerse al margen de los que te faltan al respeto como una forma de respetarse a sí mismo, fue una de las lecciones que Sátur le regaló a Sergio. Para Sergio, con el que coincidió en la comisión de fiestas y La Regadera, el Sátur amigo fue una persona que, con pocas pero certeras palabras, y mediante sus prácticas cotidianas te enseñaba de forma continuada. Además de la anteriormente señalada, otra de las enseñanzas que Sergio recuerda de Sátur es una forma de vinculación social que destierra lo superficial, competitivo, consumista y extractivista para abrazar lo genuino, horizontal y comunitario. Y como no podía ser de otra forma, Sergio destaca que Sátur nos dijo adiós con una última lección. Nos recordó lo frágil e injusta que la vida se muestra a veces: hace alrededor de una semana, Sátur nos llamó a varios amigos para compartir lo exitosa que había sido su operación; un éxito, no obstante, momentáneo, pues horas después se marchó inesperadamente.

Fiesta de despedida de Sátur y Belén de Getafe
en noviembre de 2018. Cedida por Belén Martín

Esa marcha inesperada y temprana ha dolido sobremanera a su viejo amigo Moha, ya que compartieron numerosos y grandes momentos en la lucha vecinal y en la vida barrial. Para Moha, Sátur era un ejemplo, un hermano que siempre estuvo ahí para ayudarle. Moha, que se lamenta por no haberlo conocido antes, recuerda con mucho cariño las diversas noches que pasó divirtiéndose en su casa junto a su pareja, Belén, y su mascota, Pati, sus buenos y acertados consejos, sus intentonas por levantarle el ánimo, las visitas al Ramón y Cajal, las conversaciones mientras pintaban juntos su salón, o los momentos vividos en Bilbao, dada la nueva etapa que Sátur y Belén habían comenzado allí. Como en el caso de Sergio, Moha guarda con cariño lo mucho que aprendió de Sátur. De todo ello, resalta que la lucha por la vida y el barrio ha de realizarse con todas las fuerzas posibles, así como que la persecución de los objetivos vitales debe estar permeada por una valentía incesante. Le agradece, además, lo luchado, vivido y llorado por mejorar el barrio a través de las fiestas, la organización de actividades y las tareas de representación en la interlocución con el Ayuntamiento. Por todo ello, para Moha, Sátur fue una persona reservada y reflexiva, a la vez que un buen amigo, leal y con gran corazón; en definitiva, una persona maravillosa.

Sátur junto a Moha en Getxo en el 2018.
Cedida por Belén Martín

Andrés dice que Sátur representaba a la perfección al barrio de Las Margaritas. Humildad, dignidad y dar la mano al vecino. Desde la primera asamblea en la que participó en el barrio ahí estaba el primero. Apunta que se hace difícil recordar una actividad, una reunión o una asamblea en la que no estuviera. Recuerda pasear por el barrio y que le contara los secretos de cada esquina, esos que solo se aprenden con el observar silencioso y la escucha atenta. Sátur le hacía recordar de dónde venía, que los muros que la Universidad Carlos III levanta frente al barrio no le hicieran olvidar los valores de los que procedemos de familia obrera. Recuerda ir con él a entregar los papeles un caluroso día de verano para que La Regadera quedara constituida como asociación en el Ayuntamiento, algo de lo que al respecto si mal no recuerda, Sátur siempre tuvo dudas. Pero daba igual, ahí estaba el primero. Recuerda que siempre tenía en la cabeza la búsqueda de un espacio para nuestro Centro Social. Aquel espacio que floreció como los cerezos algunas primaveras, aquel espacio que contaba con una persona que ha dejado semillas.

Sátur junto a Andrés en la Puerta del Ayto. de Getafe en junio del 2016.
Tomada de las redes sociales de La Regadera

En el caso de Pano, amigo y compañero de Sátur en distintos movimientos vecinales durante muchos años, lo recuerda y recodará, porque «solo muere quien es olvidado». Unos recuerdos que lo sitúan como un ejemplo inigualable de lucha por los derechos de las más vulnerables de Las Margaritas. Pano subraya que Sátur fue un ejemplo mayúsculo de dignidad. Tanto fue así que compartir espacio de lucha con él fue un verdadero honor. Pero Sátur no solo fue un compañero junto al que luchar y reivindicar, también fue un amigo junto al que soñar. En este sentido, Pano recuerda los momentos vividos en la visita que realizaron al proyecto de Lavapiés Esto es una Plaza. De esa visita germinó el sueño común de que se desarrollase algo similar en Las Margaritas. Sátur es y será una persona central en su vida, y lo posiciona como un referente inolvidable para Las Margaritas y los movimientos sociales de Getafe. Por eso, el amigo de Sátur quiere que se refleje aquí que «si un pétalo de la margarita se cae, al resto nos toca guardarlo en el cajón de la memoria». A ese pétalo, estuvieron muy cerca de dejarlo caer las instituciones en 2014. Pues, como recuerda el propio Pano con rabia, aunque Sátur necesitaba la medicación (Sovaldi) urgentemente, no terminaba de llegar.

Sátur junto a Pano en Las Marchas de la Dignidad en 2015.
Cedida por Belén Martín

En esa lucha diaria contra la hepatitis, Sátur no estaba solo ni mucho menos. Tenía a su lado, entre otras personas, a los y las compañeras de la plataforma de afectados, a su hija, Synthia, y a su pareja, Belén. Fue Belén, precisamente, la que inició una huelga de hambre en el hospital Ramón y Cajal, a la que no puso fin hasta que no se le administró la medicación a Sátur. Según Belén y Synthia, el amor vivido en familia podría entenderse en esa línea, es decir, como el darlo todo los unos por los otros, llegando a poner en riesgo la vida propia si es necesario. Synthia y Belén sentían que Sátur las adoraba, y se sintieron apoyadas por él en todo momento, especialmente, cuando más lo necesitaban. Sátur, una persona que brillaba sin necesidad de estar en el centro de los focos, les transmitía seguridad, paz, tranquilidad y felicidad. Además, estaba ahí para ellas, incluso cuando el amor solo podía ser expresado a distancia y con un «apretón de ojos». Belén, lo explica mejor con las palabras que siguen: «me miraba y apretaba los ojillos fuertemente, como si con ello me abrazara y yo le hacía lo mismo. Lo hacíamos en público, era como nuestro secreto». Ese abrazo dado con los ojos tenía significados plurales para Synthia (dependiendo del momento y la situación): «te quiero, tranquila, todo va a salir bien, estoy aquí, te escucho…». Para ambas, ese gesto y el propio Sátur eran profundamente valorados y queridos.

Sátur junto a Synthia en Getafe en noviembre de 2018.
Cedida por Belén Martín

Queremos poner fin a este homenaje mandándole un último «apretón de ojos» a nuestro ya añorado Sátur. La esperanza que alberga ese guiño es, aunque sabemos de lo utópico de la misma, que las diferentes formas de mirar, pensar, hacer, sentir y vincularse de nuestro querido y admirado Sátur se transformen en una pequeña parte del sustrato de Las Margaritas. Para así, redirigir el futuro del barrio hacia un lugar más respetado y justo socialmente hablando; un espacio diferente, por tanto, al que se viene cultivando desde que enraizaron las primeras margaritas.

Sátur junto a Belén en Las Marchas de la Dignidad en el 2015.
Cedida por Belén Martín

«Solo muere
quien es olvidado»

* Centro Social de Empoderamiento Vecinal de Las Margaritas (Getafe)
Imagen de cabecera: Sátur, junto a algunas compañeras de La Regadera, reivindicando con su vestimenta ascensores para Las Margaritas en las Carnavalitas de febrero de 2017. Cedida por Juanma Villalón.

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar