Arturo del Villar*. LQSomos. Diciembre 2017

El 15 de diciembre un centenar de amigos y discípulos del profesor Julio Rodríguez Puértolas nos reunimos en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, para recordar su figura humana y literaria. Todos los que intervinimos comentamos su entrega total a la docencia, no solamente en la cátedra, sino prolongada a las reuniones en su casa, en donde picábamos algún postre y bebíamos vino tinto, mientras analizábamos un texto castellano para entenderlo en todas sus posibilidades comunicativas, que él nos revelaba.

Su tarea de enseñante en la Universidad Autónoma de Madrid y en las varias universidades americanas en la que fue profesor invitado, se prolonga en los ensayos que publicó sobre aspectos esenciales de la literatura española. Son obras de consulta imprescindibles, que abarcan desde las coplas medievales de sátira política hasta la literatura fascista reciente. Algunas deben encontrarse en las bibliotecas de todas las personas cultas, aunque no se dediquen a la enseñanza, porque enriquecen la comprensión no sólo de nuestra literatura, sino también de nuestra historia.

Tres lecturas necesarias

Las que prefiero son, editadas en 1968, Poesía de protesta en la Edad Media castellana (1), porque nos hace ver cómo desde los inicios de la literatura española escrita existe un deseo de denunciar las corrupciones de los poderosos, los reyes y sus servilones, por lo general con carácter anónimo, porque entonces como ahora el poder no tolera censuras, de modo que las castiga duramente, y más todavía si se canalizan en verso, al parecer la mayor amenaza para los tiranos.

Debe calificarse de acontecimiento editorial la aparición en 1979 de la Historia social de la literatura española (2), en lengua castellana, escrita en colaboración con Carlos Blanco Aguinaga e Iris M. Zavala, aumentada en sucesivas ediciones. Por primera vez en la bibliografía española se analizan las obras literarias en su contexto histórico, social y político, de manera que la historia de la literatura se convierte en historia de España, con una intención recurrente de crítica contra el poder establecido en cada momento, que suele ofrecer unas connotaciones parecidas. Por ser tan importante esta edición tuvo muchas críticas adversas, como es obligado en España, por considerar que el estudio metodológico de la literatura se hacía desde una reflexión marxista. Aunque ya estaba muerto el dictadorísimo, las ideas fijas recurrentes durante tantos años de tiranía pesan sobre la inteligencia de algunas personas hasta anularla. Por lo demás, Rodríguez Puértolas era marxista, como es lógico en una persona de tan vasta cultura.

Y es obligado recomendar su Literatura fascista española (1986-87), con dos volúmenes, uno para trazar su historia y el segundo para presentar una antología de sus textos más característicos (3). Es una obra de gran trabajo, con acopio de referencias, que pone en su debido sitio a los escritores servidores de la dictadura. Por ello dio lugar a polémicas, y algunos de los autores seleccionados se ofendieron. Había empezado ya el revisionismo de esos años trágicos en la historia de España, que no puede equivocarnos a quienes los padecimos, pero sí a las nuevas generaciones de jóvenes educados fuera de aquella siniestra asignatura obligatoria en el bachillerato y en la enseñanza universitaria titulada Formación del Espíritu nacional. Se han reeditado algunas obras lamentables típicas de ese período, presentándolas como retratos fidedignos de la época, sin conectarlos con la ideología de los autores. Esto hace recomendable que este ensayo se difunda, para que se clarifiquen las posiciones ideológicas de los escritores que adoptaron una posición en la extrema derecha al servicio del partido único, por lo que obtuvieron premios y prebendas. Es un libro necesario, también polémico, que dividió a los críticos en dos bandos, como sucedió durante la guerra, y no tuvo la repercusión merecida por eso mismo, aunque se ha reeditado recientemente.

Galdós y poesía

No es posible hablar de Rodríguez Puértolas sin mencionar a Pérez Galdós, uno de sus autores predilectos, sobre el que ha publicado páginas iluminadoras. En ellas analiza las obras desde el aspecto social en el que fueron escritas, lo que las convierte en crónicas sociológicas de su tiempo. Es el motivo de que la Iglesia catolicorromana lo persiguiera con saña, hasta el punto de impedir que se le concediera el premio Nobel que ya tenía asignado. La coincidencia en el ideario político de Pérez Galdós y de Rodríguez Puértolas facilita una comprensión íntima de su ideario estético respectivo, apreciable en los ensayos escritos con atención y devoción.

Una inquietud menos conocida de Rodríguez Puértolas es la escritura lírica. Parece que no puso interés en publicarla, y por eso causa sorpresa a muchos intelectuales descubrirla. Organicé un ciclo de lecturas poéticas en la galería de arte madrileña Orfila, y le propuse que la clausurase para que tuviera un digno colofón. Algunos de los habituales concurrentes se asombraron cuando anuncié su lectura, y me preguntaban si se trataba del mismo autor de la Historia social de la literatura española, porque me decían que resultaba extraño imaginarse al autor de ensayos tan ampliamente documentados escribiendo versos. Claro está que al escuchárselos recitar se convencieron de que era un excelente poeta, profundo conocedor del oficio. Está incluido en la antología que recopila el ciclo, titulada con poca imaginación Ut pictura poesis (2009).

Las jornadas republicanas

Aunque he el comentario para el último lugar en este recordatorio de los trabajos realizados por Julio Rodríguez Puértolas, una de sus actividades preferidas y preferibles lo constituye la organización de las Jornadas sobre la Cultura de la República, que anualmente se han venido celebrado en la Universidad Autónoma desde hace quince años, en fechas próximas al 14 de abril. Durante los primeros años se estuvieron recogiendo las ponencias en gruesos volúmenes de actas, pero la crisis económica ha apla-zado la edición de las últimas. Las de 2010 estuvieron dedicadas a comentar “La cultura de la III República” tal como deberá ser, y es penoso que no se hayan publicado, porque a este paso se va a proclamar la III antes, y ya no tendrán interés.

Confiemos en que la muerte del organizador no paralice la continuidad de esta obra, en la que tanto empeño puso y que tan óptimos resultados ha obtenido. Ya que los libros de texto oficiales ignoran en la actualidad la sublevación de los militares monárquicos en 1936 y su deriva en la dictadura fascista, es necesario que la Universidad amplíe su función docente con unas sesiones como éstas, en las que se pase revista a los acontecimientos de aquellos años de horror y crímenes.

Siguiendo a Manrique

Mi contribución al homenaje fue un breve poema. Teniendo en cuenta la atención de Rodríguez Puértolas a la poesía medieval, y tratándose de una velada necrológica, imaginé las coplas que podría dedicarle Jorge Manrique, con el mismo espíritu que le inspiró las ofrecidas a la muerte de su padre. Pienso que podrían ser algo así:

Hizo un estudio cabal
para la literatura
castellana,
de la copla medieval
hasta la atroz dictadura
tan cercana.

Y en todo dejó memoria
de buen hacer cuidadoso
bien contado,
con la nota aclaratoria,
comentario generoso
y acertado.

Qué escritor comprometido
con su tiempo ciudadano
de dogales,
qué profesor tan querido,
y qué gran republicano
de ideales.

Usaremos su enseñanza
como lección competente
y ejemplar,
y ésa será su alabanza:
ser modelo permanente
que imitar.

Notas:
1.- Poesía de protesta en la Edad Media castellana
2.- Historia social de la literatura española
3.- Literatura fascista española
* Presidente del Colectivo Republicano Tercer Milenio. Poeta republicano.

http://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2017/12/Julio-Rodríguez-Puértolas-loquesomos.pnghttp://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2017/12/Julio-Rodríguez-Puértolas-loquesomos-150x150.pngLQSomosArturo del VillarQuioscoReflexiónJornadas sobre la Cultura de la República UAM,Julio Rodríguez Puértolas,literatura española,Pérez Galdós,Universidad Autónoma de MadridArturo del Villar*. LQSomos. Diciembre 2017 El 15 de diciembre un centenar de amigos y discípulos del profesor Julio Rodríguez Puértolas nos reunimos en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, para recordar su figura humana y literaria. Todos los que intervinimos comentamos su entrega total a la docencia, no...Cultura Libre, Comunicación Libre