Es una bebida tradicional y milenaria, fermentada, refrescante, saludable y curativa, cuyo sabor recuerda ligeramente a la sidra de manzana un poco avinagrada.

Un familiar antiguo de la simbiosis de bacterias y levaduras es el hongo del té llamado Kombucha o Compuja. Proviene de Asia Oriental y llegó a Europa desde Rusia a finales del siglo XIX. Este antiguo remedio casero es un hongo formado por una membrana gelatinosa y dura con forma de disco aplanado. Vive en una solución de nutrientes de té y azúcar, en la que se multiplica constantemente a través de la germinación.

El disco del hongo, al principio, se esparce en toda la superficie del té y después se espesa. Cuando se trata el hongo correctamente, éste crece, germina y acompaña a su propietario toda la vida.

Durante los procesos de fermentación y oxidación, el hongo lleva a cabo diferentes reacciones en la sedimentación del té. El hongo del té se alimenta del azúcar y, a cambio, produce otras sustancias valiosas que cambian dentro de la bebida: Ácido glucurónico, Ácido láctico, vitaminas, aminoácidos, sustancias antibióticas y otros productos.

Modo de Preparación

Calentar 2 l de agua hasta la ebullición.

Poner té (4 cucharadas de café ó 4 bolsitas). Apagar.

Tapar y dejar de 6 a 12 h en reposo.

En un recipiente de acero, vidrio o cerámica (esmaltada para que no se corroan las paredes), lavar y enjuagar con un poco de vinagre.

Echar el agua del té (colado, si es a granel)

Disolver 5 cucharadas soperas de azúcar blanca.

Poner el hongo.

Tapar con un trapo.

Dejar 3 ó 6 días (cuantos más días, más fuerte) sin mover, en lugar oscuro, temperatura ambiente, sin humos. Ya está hecho.

Colar el líquido y separar los hongos en recipientes de vidrio cubiertos de té y tapados con un trapo hasta una próxima utilización.

El hongo se conserva largo tiempo invernado en la nevera, siempre con agua de te hecho y azúcar.

Dosificación Sugerida

Al principio la media normal de ingesta es de 2 a 3  pocillos por día. Comenzar los primeros días tomando uno por la mañana y otro por la noche, con los días, aumentar la dosis bebiendo uno por la mañana, si lo desea antes del desayuno, otro a mediodía y otro por la noche. No exceder en las dosis recomendadas pues podría aumentar la propiedad laxante del té en el organismo.

Efectos del hongo del té

  • Aparato digestivo:

Regulador de la actividad del tubo digestivo. Estimula la función excretora logrando la desaparición del estreñimiento.

Cura úlceras estomacales.

También en casos de colitis actúa con éxito.

Cura enfermedades internas del intestino grueso y delgado.

  • Circulación sanguínea y problemas del corazón:

Ayuda a la regeneración de las paredes celulares contribuyendo a la eliminación de las arteriosclerosis, baja los niveles de colesterol.

Evita la acumulación de grasas favoreciendo la pérdida de peso.

Previene las enfermedades coronarias, arteriales y paros cardiacos.

Contribuye al mejoramiento de la irrigación sanguínea.

Elimina la urea en 3 meses tomándolo diariamente.

Estabiliza los niveles de glucosa en sangre.

  • Enfermedades propias de la vejez:

Contribuye a mejorar la movilidad en las extremidades en casos de artritis.

Colabora en la recuperación muscular cuando haya problemas de tensión o dolores de hombros, cuello y músculos.

Quita las manchas de la piel propias del avance del tiempo.

En las fases primarias del cáncer puede hacer remitir a esta enfermedad.

Disminuye notablemente las molestias de la menopausia.

Colabora en la elaboración de hormonas haciendo recuperar el vigor sexual y glandular general.

Limita el agotamiento mental, stress, dolores de cabeza.

Es muy apreciado en los tratamientos de cataratas y otros problemas visuales.

Ayuda a los riñones y vesícula, limpiándolos para su mejor funcionamiento.

  • Problemas del aparato respiratorio:

Las amigdalitis desaparecen con el té. Refuerza el sistema inmunológico estimulando su funcionamiento.

Alivia bronquitis y casos de asma.

  • En las enfermedades relacionadas con la piel:

A veces puede eliminar la psoriasis por completo. Cuando no, notará una mejora pronunciada.

Es excelente en los tratamientos contra el acné, pues mejora sensiblemente el aspecto y la frescura de la piel.

Contribuye a mantener la piel fresca y tersa no formándose arrugas.

Si deseas hongo de compuja, puedes pedirlo en lacestabasica@nodo50.org

* Fuente: La Garbancita ecológica

http://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2010/09/compuja.jpghttp://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2010/09/compuja-300x300.jpgJorge IzquierdoLo Que comemosMÁS AUTORESHongo del té (Compuja)Es una bebida tradicional y milenaria, fermentada, refrescante, saludable y curativa, cuyo sabor recuerda ligeramente a la sidra de manzana un poco avinagrada. Un familiar antiguo de la simbiosis de bacterias y levaduras es el hongo del té llamado Kombucha o Compuja. Proviene de Asia Oriental y llegó a Europa...Cultura Libre, Comunicación Libre