¿Cuanto peor mejor?

Un comodín al que se recurre para desacreditar un sector de la izquierda es afirmar que no se comparte aquello de cuanto peor mejor, y se insinúa, que otros si lo comparten. Mi pregunta es: ¿quién?

Personalmente creo que la única manera de cambiar a fondo la vida de la gente es luchando por una revolución socialista, a pesar de saber que esto significa que en el camino habrá situaciones adversas. No veo, en cambio, que los que apostamos por la revolución tengamos interés de aislarnos de los beneficios económicos y sociales de los que todavía disfrutamos.

Generalmente hacemos lo contrario ya que somos los primeros en defenderlos, lo cual no quiere decir que no pensamos que bajo el capitalismo estos beneficios en cualquier momento se pueden esfumar. Si alguien tiene un argumento serio que contravenga estas afirmaciones, estaría ansioso por escucharlo. Pero nunca me lo han dado.

En este momento, miles y miles de ciudadanos están siendo desalojados de sus viviendas, otros ven como sus ahorros se esfuman mientras el paro crece y una parte de los parados se quedan sin subsidio de paro.

Desafortunadamente, no conozco ningún métrica social para cuantificar la miseria humana que se está acumulando por todas partes, junto con el enriquecimiento obsceno de los poderosos. En todo caso, contamos con muchos estudios que lo avalan y ponen al descubierto que el empeoramiento en la distribución de la riqueza es una constante dentro de este sistema.

No creo, en cambio, que ningún revolucionario vea esto como algo positivo. En todo caso, lo percibimos como una lacra a extirpar. Lo que pasa es que sabemos que el verdadero origen de todo se encuentra en la explotaciones de que son víctimas las clases trabajadores y en la acumulación de capital, dos elementos sustanciales del sistema dominante.

Los recortes recientes han alterado dramáticamente la vida de cientos de millas, e incluso de millones de personas y si prosperan las amenazas que ahora hay sobre nosotros, los ciudadanos de esta país nos quedaremos sin una serie de derechos imprescindibles para poder disfrutar de un nivel de vida medianamente digno. Pero, como decía antes, no somos los revolucionarios lo que nos despreocupamos de ello y mucho menos nos alegramos de lo que ahora está sucediendo.

Por el contrario, quienes se encuentran detrás de estas políticas regresivas son justamente los defensores del sistema. Precisamente son ellos lo que consideran que el EMPEORAMIENTO es una buena  medida por asegurar un  MEJOR funcionamiento del sistema y nos recomiendan que sólo nos preocupamos de nuestro propio bienestar desentendiéndose del de la colectividad.

Más artículos del autor

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar