El cráneo de Julia de Burgos, su florero, está

lleno de heliconias, de alacranes,

d’escorpiones. El cráneo de Julia de

Burgos está lleno de muertos. No importa

(te llamarán poeta, como tú has

llamado a la nada nietzscheanamente;

como tú has llamado a Dios atea, oscura,

suicida, homosexual, borrachamente). Tecata

de Dios, ¡no importa!, suicidada en las calles

de Manhattan: suicidada en tus orgasmos sucios,

arenosa, descosida. Julia de Burgos se ha

picado la lengua para masticas la nada.

¡Julia de Burgos se ha cortado el clítoris

para salpicar la mariposa ciega de su vulva!

II

El destino de tu esfínter enloqueció su alma.

Todos los días ibas al baño avomitar tu

esfinge. Julia de Burgos es la asesina

de Julia de Burgos (camino de la nada). Julia de

de Burgos, la extraña, la Selene del

espejo solitaria do das al amor

tu esfínter destrozado, tu voz destrozada,

y tus nalgas estilladas de beber en

los bares. Las mujeres te han convertido

en la ideología de la muerte: Julia

contra ti misma en los orgasmos. Julia

contra la rabia, Julia contra tu amor,

Julia contra tu mariposa envenenada:

¡Julia…contra los poetas del odio!

III

¡Así has vencido derrotada, así

has perdido en el olor de tu Chanel y

tu victoria! Julia extraviada, Julia

perdida y Julia ganada contra la Julia

de burgo que juega a la muerte en las ruletas

de las fiestas patronales. Julia contra el

Erebo de ser ella misma. Julia

contra Orfeo y contra Caronte. Julia

apostando su vulva contra los dados falsos.

Julia apostando su culo contra el Tarot

de su princesa sublime. Julia a pie

por los columpios rotos. Julia de pie

esperando a los Orgasmos. Julia sola. ¡Julia

celebrando el suicidio de su nombre!

IV

Los gnomos vinieron a robarte la poesía.

Y nadie creyó en ti cuando estabas viva,

y nadie, Parsífae, casi nadie, ninguna, creyó

en ti cuando estabas borracha, cuando

estabas poeta, bellaca, sensual, lasciva

traficando falos de vidrios, falos de astillas,

falos de gomas (de clavos, de alcayatas),

de aguja, de tachuelas, de busilis). Mientras te

sentabas infeliz contra ti ajena.

Y la discordia d’Eris no quiso abandonarte

en la basura. Biblis y Mirra te envidiaron, y tú

las codiciaste behemotamente

para que las féminas acuciosas

olvidaran tu nombre. Te acostaste…

V

con Astaroth (y le robaste madremente el zen

a Iván.) Filosofaste, rosa tras rosa,

falo tras falo, nada tras nada,

pezón tras pezón en donde oías la voz de Diaballó.

(Los pendejos te atacaban y te envidiaban

para apetecerte lírica y

clítorismente.) Tu traje de novia era

de ausencias. Y tu orgasmo era la nada. El

falo que te desgarraba el esfínter

era la nada. Nietzsche soñó con querer

tu coñode nada. Y prefirió querer a Lou

Salomé. Prefirió querer tu nihilismo de vulva (de

nada). Y preferiste a la muerte vacía y

anhelaste, tú, el falo de Cristo astillado.

VI

No había razón de ser. No hubo razón de nada.

El sueño de ti sólo fueron tus huesos.

Anhelaste a la muerte astillada del madero.

Leto te adoptó contra el suicidio. Leto

te adoptó contra Medusa. Preferiste a

la muerte, Idiota, de la nada. Agnósticamente,

deseaste las galerías de tu nombre borrado

en los corredores de tu vulva.

Tu nada budista, matospaolistamente, atea, y

tu nada negra, tu nada tiza, tu

nada de lapa, virgen, delató la nada de

los locos. Felaciaste contra las rejas de los que

escupen tu nombre. ¡Cunilinguísticamente,

los gnomos…vinieron a robarte la poesía!

 

Puerto Rico. Mayo de 2014

Otras notas del autor

http://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2014/05/poesia146.jpghttp://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2014/05/poesia146-300x300.jpgJazzPoesíaEl cráneo de Julia de Burgos, su florero, está lleno de heliconias, de alacranes, d’escorpiones. El cráneo de Julia de Burgos está lleno de muertos. No importa (te llamarán poeta, como tú has llamado a la nada nietzscheanamente; ...Cultura Libre, Comunicación Libre