Ilegalizando al franquismo, desde México

mexico-republica-espan%cc%83ola-loquesomosCristina Calandre Hoenigsfeld. LQSomos. Septiembre 2016

El día 2 de septiembre de 2016, el investigador de Historia de la Ciencia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (IH,CCHS-CSIC), Miguel Ángel Puig-Samper, ingresó en la Academia Mexicana de Ciencias como académico correspondiente.

El acto tuvo lugar en la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma de México (UNAM).

Puig-Samper, dictó una conferencia titulada “Ignacio Bolívar Urrutia, patriarca de las ciencias naturales en España y fundador de la revista Ciencia en México”(1).

En la página 33, nos dice:

“ …Poco después, el 19 de mayo de 1938, el ilegal gobierno franquista decretaba el cese de las actividades de la JAE, pero la Junta mantuvo sus actividades en Valencia, apoyada por el gobierno legítimo republicano y posteriormente se trasladó a Barcelona… Además se mantuvo la actividad en Madrid gracias al nombramiento en octubre del mismo año del Dr. Luis Calandre, entonces director del Hospital de Carabineros, situado en la Residencia de Estudiantes, como Subdelegado de la JAE, en la capital, lo que finalmente le costaría cárcel y exilio interior…”

A pie de página pone una nota, la 58, haciendo referencia a mi artículo: “El Dr. Luis Calandre Ibáñez y la Residencia de Estudiantes “que publiqué en un libro colectivo dirigido por Puig-Samper, “Tiempos de Investigación JAE-CSIC…” editado por el CSIC en el año 2007, en donde ya explicaba que el Dr. Calandre Ibáñez había sido subdelegado de la JAE en Madrid (2).

Más o menos lo que dice Miguel Ángel en su conferencia, puede oírse y verse en un video colgado en la Red, en donde explica en el minuto 48 todo este tema del decreto ilegal conferncia-puig-samper-loquesomosfranquista, de la JAE y del Dr. Calandre (3).

De todos es conocido que México fue el país que más exiliados republicanos acogió tras la Guerra civil española, y especialmente médicos, como podemos leer en el monumental libro del Dr. Francisco Guerra, “La medicina en el exilio republicano”.

Algunos de ellos, pertenecieron a la Junta para Ampliación de Estudios o se formaron con sus pensiones (becas) en el extranjero.

Tal fue el caso de Rafael Méndez que tuvo un puesto importante en la Republica del Frente Popular, también José Puche… y muchos otros.

Los médicos se situaron en su gran mayoría en defensa de la legalidad republicana, siguiendo el ejemplo del Dr. Juan Negrín, presidente del gobierno y director de uno de los laboratorios de la JAE situados en la Residencia, junto a otros más, como el del Dr. Calandre, el del Dr. Pío del Río Ortega, etc.

Luego, los franquistas se ensañaron con la depuración de los médicos, mediante la aplicación de la Orden antisemita ministerial de 6 de octubre de 1939 del Colegio de Médicos (BOE de 7 de octubre) firmada por el ministro fascista de Gobernación, y cuñado del dictador Franco, Ramón Serrano Suñer, que metió en el mismo saco a los médicos marxistas con los judíos. Esta orden antisemita, en cualquier otro país europeo, ya habría sido anulada por ir contra la legislación internacional (4).

La aplicación de esta orden, en el caso de mi abuelo, el eminente cardiólogo Luis Calandre Ibáñez, le supuso una de las penas mayores, la de no poder ejercer la medicina durante 5 años, y encima ese Colegio de médicos acusó a Calandre ante los Tribunales militares y de Responsabilidades políticas.

El Centro de Ciencias Sociales del CSIC, al que pertenece Miguel Ángel Puig-Samper, tiene diferentes posiciones ante la historia de la JAE, pues mientras por un lado defiende que dicha JAE siguió activa en la GCE, en los territorios republicanos de Madrid, Valencia y Barcelona, por otro lado, a través de algunos de sus investigadores, no reconoce el nombramiento de su Secretario, Tomás Navarro Tomás, que lo fue por el Ministro de Instrucción Pública, Francisco Barnes, en la gaceta de Madrid del 30 de agosto 1936, al comienzo de la guerra (5).

En cualquier caso felicito a Miguel Ángel por su nombramiento como académico correspondiente.

Y espero que todo esto contribuya a denunciar la ilegalidad del decreto franquista de 1938 disolviendo a la JAE y al régimen jurídico franquista en general, que todavía sigue vigente (y que se traslada a la Constitución de 1978 a través de la Jefatura del Estado, el Rey) yendo contra la legalidad de la Constitución republicana de 1931, que estuvo vigente hasta el final de la guerra, en abril de 1939, como se reconoce en la propia web del Congreso de los Diputados, en su diario de sesiones histórico (6).

Notas
1.– Miguel Ángel Puig-Samper (IH, CCHS-CSIC) ingresa en la Academia Mexicana de Ciencias como académico correspondiente
2.- JAE-CSIC: cien años de investigación en España
3.- Ignacio Bolívar Urrutia, patriarca de las ciencias naturales
4.- Boletín Oficial del Estado, nº 280
5.- Gaceta de Madrid, 30 de agosto de 1936
6.– Congreso de los Diputados. Diario de Sesiones. Serie histórica
-. Ciencia revista hispano-americana de Ciencias puras y aplicadas

Más artículos de la autora

Deja un comentario