Lo Que comemos

Al defender otro modelo de agricultura y alimentación, pensamos siempre en el papel clave de quienes trabajan la tierra y de quienes consumimos, pero olvidamos que en esta cadena, cada día más larga, que va del campo al plato se encuentran, también, otros actores que juegan un rol importante a la hora de apostar por unas prácticas de producción, distribución y consumo más justas. Cocineras y cocineros al frente de fogones y restaurantes varios tienen mucho que decir sobre qué cocinan y qué comemos.
 
El movimiento Slow Food les ha puesto nombre: Slow Food Km0. Y bajo esta "etiqueta" se agrupan cocineras y cocineros comprometidos con una agricultura local, ecológica campesina y de temporada. Como ellos mismos afirman, apuestan por alimentos "buenos, limpios y justos", o lo que es lo mismo comida de calidad, sin transgénicos y que defiende un mundo rural vivo. De este modo, en dichos restaurantes encontramos productos adquiridos a agricultores locales, con los que se establece una relación directa y de confianza, variedades antiguas y en riesgo de desaparición, alimentos elaborados a no más de 100km a la redonda, pescado de captura sostenible, etc.
 
Hace algunos días se entregaron, en Catalunya, las placas que acreditan a los restaurantes Slow Food Km0 de Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona. Chefs comprometidos con aquello que cocinan, en general de restaurantes pequeños repartidos por el territorio, pero, también, algunos en la ciudad de Barcelona, recogieron los galardones de las manos del campesino Josep Pàmies y del cocinero Joan Roca, que esta semana ha sido noticia porque su restaurante, El Celler de Can Roca, se ha convertido en el número uno a nivel mundial. Agricultores locales acompañaron, con una exhibición de sus productos, la ceremonia. Campo y cocina unidos, como no podía ser de otra manera, por una alimentación al servicio de las personas.
Por si todavía quedan dudas sobre la artificialidad de este tipo de comida basura, aquí esta el ejemplo de una hamburguesa que no se estropea con el paso del tiempo, como si fuera plástico, traducimos esta curiosa noticia publicada por “Le Nouvel Observateur”  esta claro que aparte de aditivos y de glutamatos, esta composición esta llena de conservantes que en esta ocasión han cumplido muy bien su función ¿te das cuenta de lo que te metes en tu cuerpo? piénsalo…
 
Una hamburguesa continua intacta 14 años después de su fabricación
 
Un americano ha encontrado en un bolsillo de su abrigo una hamburguesa del McDonald’s que había comprado en 1999. Y sorpresa! El sándwich no tiene ni una arruga
 
La hamburguesa esta todavía intacta después de su publicación (foto de escritorio: The Doctors)
 
¡La hamburguesa de McDonald’s la más antigua del mundo! David whipple un americano de L’UTAH ha hecho un extraño descubrimiento en uno de los bolsillos de su abrigo: Una hamburguesa comprada en 1999 en un Fast Food McDonald’s. Y 14 años después el sándwich no ha cambiado. Ningún signo de moho, ningún olor, únicamente el pepinillo ha sufrido el paso del tiempo y se ha descompuesto.
Creo que el pan es el alimento que resulta más caro y en la mayoría de los casos más  insatisfactorio para los celiacos. El pan es un alimento habitual en nuestra dieta por razones culturales, los asiáticos lo sustituyen por el arroz, pero en la cultura occidental está casi siempre presente como complemento.
 
Considero que incluso los panes sin gluten que se venden por las marcas comerciales son bastante insípidos y no se consigue un tueste que deje la corteza crujiente y oscura.
 
Las recetas de pan normales no sirven porque la harina de trigo tiene distinta consistencia, reacción química y necesidad de cocción que las de harinas sin gluten. Hay recetas de pan sin gluten para todos los gustos, unas sólo con harina, agua y levadura, otras introducen preparados panificables, leche en polvo, huevo, manteca, etc. Ninguna de ellas me ha servido de mucho por sus imprecisiones.
 
Me puse manos a la obra para hacer mi propio pan sin gluten. Me llevó varias semanas hacer un pan sin gluten comestible,  la verdad es que es más complicado de lo que pensaba, porque las recetas que he visto suelen ser imprecisas en cuanto a los ingredientes, las cantidades, los tiempos, o la temperatura de cocción.
Los incas la consideraban “el cereal madre”. En toda la región andina, era uno de los pilares de la alimentación, junto al maíz y la patata. Los españoles hallaron en América alimentos que se convertirían en los pilares de la gastronomía europea, desde el maíz al chocolate o el cacahuete y, sobre todo, la patata. Pero la quinua (o quinoa) pasó desapercibida hasta hace muy poco. Extraña entender por qué: es el alimento perfecto. Eso, al menos, dice la FAO, y por eso ha querido dedicar el año 2013 a la quinua.
 
Las propiedades nutritivas de este cereal son apabullantes: alto contenido en proteínas, fuente de hierro, fósforo y calcio, libre de gluten, rico en fibra. Idóneo para dietas vegetarianas, celíacas o de deportistas de élite. Alimento básico para erradicar la desnutrición, por su alto nivel calórico y nutritivo, y apropiado también en dietas de adelgazamiento, por su reducido nivel de grasas. Preventivo del colesterol por sus grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. El único vegetal que posee todos los aminoácidos esenciales, vitaminas y oligoelementos que necesita el ser humano. Un alimento de los dioses. Hasta la NASA la escogió para sus astronautas. 
 
La FAO valora también sus virtudes curativas: analgésico dental, calmante y desinflamante, cicatrizante, diurético, cáustico para las heridas y recomendado frente a afecciones hepáticas, catarro y otras enfermedades. Todavía más: actúa como depurador del cuerpo y liberador de toxinas, por su alto porcentaje de fibras, y se utiliza para controlar parásitos gastrointestinales. Parece mentira, tantas cualidades en un solo cereal.
 
La historia de la quinua nace, probablemente, hace unos 7.000 años en las orillas del Lago Titicaca, que separa Perú de Bolivia. La quinua puede crecer en terrenos al nivel del mar y hasta 4.000 metros de altura, y soporta temperaturas desde 5 bajo cero a 38 grados. Se cultiva en los grandes salares y en la selva, en valles secos y húmedos, de toda la región andina.
Los aditivos son otra componente inseparable del alimento industrializado. Necesidades productivas, comerciales y de conservación, hacen que se utilicen gran cantidad de sustancias químicas en el procesamiento de los alimentos masivos, las cuales aportan significativamente al ensuciamiento cotidiano.
 
Los conservantes son un buen ejemplo de ello. Estos preservantes de alimentos actúan por inhibición de procesos enzimáticos (fermentación, putrefacción, etc.). Esto, que resulta benéfico para el alimento que debe conservarse en una góndola, una vez ingerido, continúa produciendo inhibición enzimática en nuestro organismo. Esto afecta a la flora intestinal y al hígado, cuyas funciones dependen de las reacciones enzimáticas que los mismos conservantes bloquean.
 
La prueba de la acción prolongada en el tiempo de estos conservantes, está dada por los problemas detectados en Estados Unidos con la preservación de los cadáveres humanos. Al exhumar féretros de cierto tiempo, los cuerpos se encuentran intactos y deben ser cremados, a causa de la inhibición que generan los conservantes alimentarios sobre los microorganismos encargados de su natural descomposición. Los conservantes utilizados alimentos y bebidas, pueden ocasionar exacerbaciones de asma, dermatitis, alteraciones sanguíneas (metahemoglobinuria) e incluso, ser uno de los factores desencadenantes de problemas vasculares y angioedema [1].
Qué lindo hubiera sido que se hubiera declarado el Año Internacional de la Quinua y la Castaña para promover dos alimentos virtuosos de Bolivia, uno de occidente y otro de la Amazonía. Hubiera expresado la complementariedad de los pisos ecológicos, la interculturalidad de sus productores, lo verdaderamente plurinacionalidad de Bolivia.
 
Lo cierto es que por iniciativa del Estado Plurinacional, la ONU  lanzó el Año Internacional de la Quinua  en un acto especial.  Nos alegramos por ello, creemos que es lo que se debía hacer. Sin embargo se podría haber aprovechado al mismo tiempo para lanzar otro producto originario de nuestra Amazonía como es la castaña o almendra que también tiene propiedades nutritivas extraordinarias además de tener un alto valor  ecológico y ser una de las principales nueces consumidas en el mundo.
Banner
  • ACTUALIDAD
  • GENTE
  • HUMOR

Spanish "Marches for Dignity"

Pablo Hasél,,, Isabel Aparicio

En El Metro

Jueves, 14h30. Habla el Presidente del BCE, Mario Draghi. El Consejo ha dejado igual los tipos de interés. Dice Draghi que la perspectiva de una baja inflación está basada en una economía débil y que si hace falta, el BCE estaría de acuerdo en aplicar medidas no convencionales, la famosa compra de activos (estímulos monetarios) de los que veníamos hablando aquí..

 

LA VIÑETA

INFOGRAFÍA

#MarcaEspaña

Últimos Comentarios en Amasando

  • cual es el porcentaje de población ... .
    hector
  • Cifras impactantes sobre el hambre ... .
    Xiomara
  • SI LA COCA COLA NO ES GRASA, LA DEL... .
    CREADOR DE LA GIMNASIA BIOLOGICA
  • QUIEN QUIERE BAJAR DE PESO ? CUERPO... .
    CREADOR DE LA GIMNASIA BIOLOGICA
  • ¡Ojo! Las galletas Oreo, tan adicti... .
    Sindey Mur

HABLAMOS

Arabic Basque Catalan Chinese (Simplified) English French Galician German Greek Italian Portuguese Russian

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons

Homepage-Sicherheit