Pueblo maya q’eqchí: ¡Frenar la barbarie de Florentino Pérez!

Agencia Mp3. LQS. Agosto 2019

La construcción del complejo hidroeléctrico Renace sigue fraguando la perdida de caudal del río Cahabón. Así lo siguen viviendo en el día a día de sus tierras cerca de 30.000 indígenas q’eqchí en Alta Verapaz (Guatemala)

De momento y tras una larga lucha, la Corte Suprema de Justicia de Guatemala ha ordenado realizar una consulta previa a las comunidades indígenas afectadas por una hidroeléctrica sobre el río Cahabón que construye el grupo español Cobra-ACS, encabezado por Florentino Pérez, y subcontratada por la propietaria Corporación Multi Inversiones (CMI). Esta resolución obliga a realizar “una consulta previa, libre e informada” a las comunidades afectadas por el proyecto Renace.

La lucha ha dado su fruto y eso en un país con datos preocupantes: en Guatemala se ha quintuplicado los asesinatos de líderes y activistas ambientales en los últimos doce meses, sobre todo indígenas (1).

Esta movilización lleva más de tres años de denuncia y protestas. En noviembre de 2017 se entregaron 25.552 firmas recogidas por todo el mundo en la sede del grupo ACS, con estas firmas se pedía la suspensión de la participación del Grupo en Renace IV y Renace V hasta que no se consultara a la población autóctona, según se establece en la legislación internacional asumida por Guatemala, y no se realizara una evaluación exhaustiva sobre los impactos sociales, económicos y ambientales de la totalidad del complejo hidroeléctrico Renace.

Este destrozo medioambiental ha sido denunciado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos; el Pacto Mundial, entidad de la que ACS forma parte y que le compromete a respetar los Derechos Humanos y el medioambiente; Punto Nacional de Contacto de las Líneas Directrices de la OCDE español establecido en el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad para favorecer la eficacia de las Líneas Directrices para Empresas Multinacionales en relación a la conducta empresarial responsable; Parlamento Europeo, en el cual se ha denunciado a Florentino Pérez ante la Comisión Europea por hacer desaparecer un río en Guatemala, como una “violación de las cláusulas de protección medioambiental contenidas en el Acuerdo marco entre la Unión Europea y Centroamérica”; el Foro de Davos; el Parlamento y el Senado español.

Ante las presiones, el Grupo ACS-Cobra siempre ha mirado para otro lado, excusándose en ser subcontratista, y que las cuestiones de derechos humanos en este proyecto no les compete.

Sin embargo, esto no es así. Tal y como expone el numeral 14 de los Principios Rectores de la ONU sobre las Empresas y los Derechos Humanos, el principio de la debida diligencia en el respeto de los derechos humanos se extiende a todas las empresas, no diferenciando entre las empresas financiadoras o empresas participantes (contratistas y subcontratistas).

Por tanto, la participación del Grupo ACS en la realización de las obras de RENACE hace que dicha empresa sea cómplice de las vulneraciones que se están cometiendo.

La consulta previa, libre e informada a los pueblos indígenas en relación a la explotación de los recursos naturales en su territorio es una exigencia que establece Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre pueblos indígenas y tribales, en vigor en Guatemala desde el año 1996.

En medio de esta lucha y nuevas resoluciones, no se debe de olvidar que Bernardo Caal uno de los líderes q’eqchí, sigue preso desde el pasado 31 de enero de 2018 (2), encarcelado por defender el río Cahabón frente a los megraproyectos hidroeléctricos.

La lucha sigue y es necesario seguir señalando y recordando a Florentino Pérez que los negocios no pueden ir en contra de los derechos ni de los recursos naturales.

Notas:
1.- Las comunidades indígenas, las más castigadas por la defensa de la tierra y sus recursos
2.- Campaña de libertad para Bernardo Caal
Guatemala-LQSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario