Diego Farpón. LQS. Octubre 2018

Hasta agosto del presente año las muertes por accidente laboral ascienden a 419. La clase trabajadora no sólo existe, sino que muere produciendo

Cada mañana a las ocho entro a trabajar a una fábrica. Una fábrica es un espacio en el que se producen mercancías. La fábrica en la que trabajo está en un polígono industrial. Un polígono industrial es un lugar en el que hay muchas fábricas. Cada una de las fábricas que hay en el polígono industrial produce mercancías. Cientos de personas trabajan en mi fábrica y en las fábricas que hay junto a ella, cientos de mercancías son producidas cada día.

Quienes trabajamos en esas fábricas no poseemos el control de los medios de producción, que son privados. Los medios de producción son aquellos elementos que nos permiten fabricar mercancías: taladros, soldadores, tornos… en el polígono industrial al que voy a trabajar hay cientos de medios de producción que pertenecen a muy poquitas personas. Nosotras, quienes vamos a trabajar, poseemos nuestra fuerza de trabajo. Por eso vamos a las fábricas: alquilamos, cuando podemos, nuestra fuerza de trabajo a las personas que tienen los medios de producción, y fabricamos mercancías para ellas. Estas personas venden en el mercado sus mercancías.

En el Estado español, y en todo el mundo, se producen más mercancías que nunca en la historia. Entonces, ¿cómo es posible que haya imbéciles supremos que son capaces de decir que la clase trabajadora no existe? ¿Acaso no existe el polígono industrial al que acudo a trabajar? ¿No existe la fábrica? ¿Seré yo quien no existe?

Es un hecho que desde las aulas de las universidades esa gentuza que da clases de economía sin saber siquiera qué es la plusvalía, o que da lecciones de política sin saber qué es el estado, o que enseña historia sin saber qué es la lucha de clases, o que imparte filosofía sin saber que de lo que se trata es de transformar el mundo… desde esas aulas es fácil decir cualquier estupidez. Esas aulas no son la realidad, aunque la quieran hacer pasar por ella. Incluso es fácil decir tales sin sentidos fuera de las aulas: esa gentuza, promocionada por la burguesía –que tiene las fábricas en las que la clase trabajadora producimos mercancías y también el control de los medios de comunicación- puede decir cualquier estupidez y creerse incluso teórica. Son imbéciles, loros que piensan que hablan y no hacen más que parlotear y repetir aquello que la ideología dominante les ha inculcado. Confunden su mundo con el mundo, su realidad con la realidad.

En el Estado español el 68% es clase trabajadora, frente a un 28% que es clase media. Es, por lo tanto, la clase dominante -4%- en alianza con la clase media quien construye el relato, quien dice que la clase trabajadora no existe, aunque sea la mayoría. Hasta agosto del presente año las muertes por accidente laboral ascienden a 419. La clase trabajadora no sólo existe, sino que muere produciendo. El siglo XXI, pese al fin de la historia, pese al fin del trabajo y la teórica sociedad del ocio, pese a las ocurrencias de quienes han renunciado a la lucha de clases y a la transformación social, es, como el siglo XIX, un siglo bajo el capitalismo y sus leyes, un siglo de explotación, un siglo en el que la mayoría de la población, se quiera o no, es, objetivamente, clase trabajadora.

Más artículos del autor

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

http://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2012/06/diana95.jpghttp://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2012/06/diana95-300x300.jpgLQSomosDemocraciaDiego Farpónaccidente laboral,fuerza de trabajo,La clase trabajadora,la mayoría social,Lucha de clases,medios de producción,plusvalía,transformación socialDiego Farpón. LQS. Octubre 2018 Hasta agosto del presente año las muertes por accidente laboral ascienden a 419. La clase trabajadora no sólo existe, sino que muere produciendo Cada mañana a las ocho entro a trabajar a una fábrica. Una fábrica es un espacio en el que se producen mercancías. La...Cultura Libre, Comunicación Libre